Filmado enteramente con una Canon EOS C300, la nueva cámara de video de Canon con lentes intercambiables, y con efectos especiales exquisitamente elaborados, este pequeño corto demuestra lo que es posible hacer, hoy en día, con un presupuesto mediano.

No se trata de uno de esos cortos ultra lowbudget (pero que sorprenden por su calidad), porque después de todo la C300 está a $20,000, pero si es una demostración del tipo de film que podemos conseguir con cierta inversión. Y por supuesto, con la experiencia de Stargate Studios.

Los creadores de este corto, después de todo, son los encargados de realizar los efectos especiales de Walking Dead.

Aquí un Making Of:

 

 

 

Bonus!

Tampoco se pierdan Möbius, creado también con la C300