Microsoft nos dio ayer un primer vistazo de lo que será Windows 8. Y los cambios, son realmente significativos.

De hecho, es un cambio radical al clásico Windows, el cual no ha sufrido modificaciones en la interfaz realmente importantes, desde Windows 95. Denle un vistazo, por ejemplo, a la pantalla de Inicio

Screen shot 2011 06 02 at 12 28 58 PM

Obviamente inspirada por “Metro”, la interfaz gráfica de Windows Phone (el sistema operativo móvil), lo que Microsoft está tratando de hacer es lograr que toda la interfaz sea amigable a pantallas táctiles. Esto, junto con el anuncio de que Windows 8 correrá sin problemas en procesadores ARM (que dominan el mercado de tablets / smartphones), apunta claramente a cómo Microsoft planea usar este OS para todo tipo de dispositivos; ya no sólo laptops / desktops.

Esto, por supuesto, genera un problema

Screen shot 2011 06 02 at 12 34 51 PM

Aparte de la nueva interfaz, tenemos también a la antigua, que prácticamente es idéntica a la que tenemos en Windows 7. Esto quiere decir que aplicaciones no escritas específicamente para la nueva interfaz, nos devolverán a la interfaz clásica, que no es nada amigable para pantallas táctiles.

Mantener la compatibilidad con aplicaciones pasadas es definitivamente vital para el éxito de este OS, pero esta “doble personalidad” quizás termine complicando las cosas para Microsoft a futuro. Windows 8 definitivamente será un paso transitorio, y no me sorprendería que Windows 9 traiga sólo la nueva interfaz – inspirada en Metro – por defecto.

Aún así, es bueno ver a Microsoft tratando de innovar en el concepto de cómo debe funcionar un sistema operativo, además de tratar de convertirlo en un OS capaz de funcionar en tablets.