La historia de Vivian Maier es definitivamente apasionante. John Maloof se encontraba un día visitando una subasta de antigüedades y muebles. Entre las coas subastadas, se encontraban miles de rollos de film, los cuales le pertenecían a una tal Vivian Maier.

Sin pensarlo mucho, Maloof puso una oferta y ganó, haciéndose acreedor de alrededor de 100,000 negativos. Al revelar algunos, Maloof se llevó una sorpresa: las fotografías eran increíbles, con retratos muy expresivos de habitantes de Chicago, la ciudad de Maier.

 

CHI-732.jpeg

Poco a poco, y entusiasmado por lo que iba encontrando, Maloof tomó clases de fotografía. Poco a poco, mientras mejoraba como fotógrafo, empezó a visitar los mismos lugares de Vivian, y hasta logró comprar una cámara idéntica. Fue aquí cuando John se dio cuenta del peculiar ojo artístico de Maier, y de lo bellas que eran sus fotos.

3468.jpeg

 

Con cada rollo revelado, Maloof iba aprendiendo un poco más de la historia de Vivian Maier, quien, a pesar de tener una verdadera pasión por la fotografía, nunca llegó a presentar ninguna. De hecho, muchos de los negativos, seguían todavía en rollos sin revelar. Así, John pudo aprender que Vivian trabajaba de niñera para una familia en Chicago, y los niños de esta familia aparecen en varias de las fotos.

 

Screen shot 2011-01-14 at 9.15.28 PM.JPG

 

 

Llegó a dar también con Central Camera, una tienda de fotografía que lleva en el negocio 110 años, y el dueño pudo darle un poco más de información, ya que Maier usualmente se dirigía a la tienda cada vez que necesitaba un film nuevo. De lo que le contó, pudo aprender que Vivian era una mujer que prefería mantener cierta distancia de los demás, pero que también no temía en dar su opinión en voz alta. Le encantaban las películas extranjeras, y no tenía nada de interés por las películas norteamericanas.

 

59-461.jpeg

 

Con el revelado de más y más rollos, John encontró que Maier había viajado bastante en 1959. Visitó y fotografió lugares como Egipto, Bangkok, Tailandia, Taiwan, Vietnam, Francia, Italia, Indonesia, entre muchos otros sitios. Lo curioso, es que el viaje lo hizo sola.

color 3.jpeg

 

Y esto es lo que conocemos de Vivian Maier, street photographer, hasta ahora. Su historia ha ido generando, poco a poco, mayor interés, apreciendo en Chicago Tonight

 

Desde entonces, Maloof  -el que encontró las fotos – ha conseguido organizar una exposición (que empezó el 8 de enero y estará hasta el 3 de abril) en el Chicago Cultural Center. PowerHouse publicará también un libro con sus mejores fotografías, y se espera tener un documental de su historia y su arte, pronto.

De momento, sin embargo, pueden dirigir sus navegadores hacia vivianmaier.blogspot.com y maravillarse con las fotos publicadas.

 

  • natalio

    hola, realmente es increible la noticia, encontrar tanto material, el trabajo de decadas, es asombroso, pero tambien hay otra cosa que debemos destacar, el hizo ese hallazgo en el año 2007 y Vivian Maier murio en el año 2009, digamos que Maloof en dos años podria haberla encontrado para decirle que tenia todo su material de tantos años y sinembargo, Vivian murio sin nada de todo eso, algo que le correspondia, y Maloof ahora se queda con toda su herencia, es para pensar me parece.