Por fin un servicio web 2.0 algo original. Ya nos cansamos de ver tantos clones de Powerpoint, Office Suits online, ToDos, y demás. Así que hoy, les presento CrowdSpirit.

Qué es?

Imagínense un Digg, pero de ideas de productos. Y si no conocen Digg, entonces pasemos a la “versión larga” de la explicación:

Imaginen que tienen una idea de un producto dándoles vuelta a la cabeza, porque creen que realmente funcionaría. Quizás un despertador que nos suelte descargas eléctricas para levantarnos velozmente? Un carro “Hazlo tu mismo”? O cualquier cosa que les esté perturbando el sueño porque saben que podría ser “la siguiente gran cosa”?

Pues en CrowSource, pueden enviar la idea, detallando qué problema (o necesidad) resuelve, cómo lo resuelve, y demás detalles que puedan considerar pertinentes.

Una vez hecho esto, aparece en la página de CrowdSource, en donde será sometida a votación por la misma comunidad, en donde ellos aportarán detalles (que pueden o no ser agregados al proyecto) y dirán si es algo práctico, o simplemente, una tontería.

De ser aceptada, o de encontrar a algún inversionista interesado, la idea pasa a la siguiente etapa, en donde se puede financiar el proyecto. Luego, la idea pasa a ser un prototipo para ser probado.

Y una vez lanzado, el creador se queda con un porcentaje de las ganancias generadas.

 

Ahora todo suena bastante bonito, no? Sobre todo, porque al fin y al cabo se puede convertir en un verdadero paraíso de productos nuevos.

El problema está en que nuestras ideas están a la vista de todos. Es decir, basta con que uno se de una vuelta por ahí (alguien con suficiente dinero como para invertir en algo que le parezca interesante) y… qué le impide empezar a producirlo por su cuenta, sin siquiera molestarse en contactar con el que generó la idea? Y he ahí lo que todavía no entiendo de CrowdSpirit. Cómo se protege el material intelectual?

CrowdSpirit_FrontPage Como dije, todo suena bastante bonito y, de hecho, es un interesante nuevo servicio web 2.0, pero en mi opinión, ofrece demasiados riesgos para inventores y demás, por el hecho de que no hay una verdadera forma de proteger nuestras ideas. Oh, claro, se puede argumentar que eso pasa con todo producto (basta ver lo rápido que salieron las copias chinas del iPhone, por ejemplo), pero qué pasa si alguien empieza a producir el producto cuando aún se encuentra en la etapa “vaporware” o, mejor dicho, en la etapa abstracta de “idea” nada más? No es más probable que la “copia”, que saldrá antes al mercado, sea finalmente reconocida como la original?

Así que recomiendo CrowdSpirit más que nada para eso, para ver las nuevas ideas que varias personas están poniendo en el lugar. Pero en cuanto a poner nosotros mismos ideas de proyectos, pues mejor siempre hacerlo como en antaño: confiarlas solamente a amigos cercanos.

Link

via appscout