Nuevo estudio demuestra los dañinos efectos de irse a dormir con el smartphone en mano.

 

Screenshot 2014 01 27 13 04 33

 imagen: Twin Design via shutterstock

Que utilizar un smartphone antes de dormir produce insomnio es algo que ya conocemos. Después de todo, el tinte azul que vemos en todas las pantallas LCDs, combinado a, bueno, tener una fuente de luz en primer lugar frente a nosotros “engaña” a nuestro cerebro haciéndole pensar que todavía es de día, mitigando así el cansancio. Además, otro estudio, llevado a cabo el 2008, ha mostrado que la exposición a señales inalámbricas de 884 Mhz afectan componentes del sueño importantes para la recuperación del trajín diario, además de causar un mayor porcentaje de dolores de cabeza.

 

Pues bien, ahora un estudio -en base a encuestados, no un estudio médico – parece mostrar que la calidad de sueño se deteriora considerablemente por el uso de smartphones antes de dormir. El estudio, publicado en “Organizational Behaviour and Human Decision Processes”, constó de dos partes: 

En la primera, se encuestó sólo a administradores de alto rango (un total de 82) durante dos semanas, todos los días. Las preguntas estaban relacionadas a su uso de smartphones para el trabajo, calidad y horas de sueño. Las encuestas eran entregadas todas las mañanas a las 6 a.m y 4 p.m todas las tardes. La investigación reveló que el uso de smartphones después de las 9 de la noche estuvo relacionado con una inferior calidad de sueño durante la noche, la cual, a su vez, estuvo asociada con cansancio al día siguiente, afectando el trabajo. Se realizó también un modelo matemático para que la causalidad no estuviese involucrada (es decir, que el mayor uso de smartphones era provocada por tener menor interés en el trabajo), encontrando que estar concentrados en el trabajo no está relacionado con el uso subsecuente del teléfono en la noche. Es decir, usar el smartphone en la noche empeora nuestra concentración laboral al día siguiente, pero la poca concentración laboral al día siguiente no implica que usaremos más el smartphone.

Shutterstock 158413916 

foto: wavebreakmedia via shutterstock

En la segunda parte del estudio, los investigadores encuestaron a 161 empleados que trabajaban en varios campos (de dentistas, a contadores), similar a la pregunta anterior. En este estudio, sin embargo se examinó el uso de otros dispositivos electrónicos (laptops, tablets, TVs) para ver cómo éstos afectaban al sueño y cansancio en el trabajo. Lo que encontraron, fueron resultares similares: es decir, el uso de otros dispositivos electrónicos también causaban cansancio al día siguiente y menor concentración laboral. Pero lo interesante es que el usar tablets, laptops o TVs antes de dormir no eran tan problemáticos como los mismos teléfonos. 

via

 

La solución?

Si son de las personas que suelen ponerse al día con sus redes sociales antes de dormir; revisan sus correos o navegan entre sus feeds antes de cerrar los ojos, quizás sea momento de re-plantearse esta estrategia.

No sólo se trata de la iluminación del LCD lo que nos quita el sueño; estar constantemente leyendo o recibiendo información de esta manera nos mantiene ocupados y, pero aún, hacen que “despegarnos” del teléfono sea un difícil proceso, haciéndonos sentir que nos estamos desconectando del mundo cuando, irónicamente, es recién cuando soltamos el teléfono, tablet o lo que sea que estemos sosteniendo, que nos volvemos a conectar al mundo real.

Desconectar o apagar el teléfono por completo es algo que resulta imposible en esta época. Pero usar estos dispositivos antes de dormir, es una peor idea. Lo mejor que podemos hacer? Simplemente dejarlo en nuestro cajón de la mesa de noche o, de ser posible, en otra habitación por completo. Y usar un dispositivo desconectado y con una pantalla más “amigable” e-ink, por ejemplo, como en un Kindle o, por qué no, un libro.