Terrible nombre, interesante tecnología

Vamos Razer, en serio no podías buscar un nombre mejor que “Project Linda”? Project Linda revive los sueños que tuvimos muchos en los inicios de la era móvil, donde pensábamos que el poder de nuestros smartphones sería suficiente para convertirse en el núcleo de una PC; es decir, usar nuestro smartphone como tal, y tener un “Dock” en forma de laptop, todo pantalla, teclado y batería, que convirtiese nuestro teléfono en, bueno, una laptop.

En el 2017 vimos los primeros intentos de hacer de nuestro teléfono nuestro único dispositivo computacional, con alternativas de Samsung con Dex, y el “PC Mode” del Huawei Mate 10 Pro. Ambos funcionan muy bien, con amplia compatibilidad en aplicaciones, pero es algo “molestoso” tener que estar cargando un adaptador USB-C a HDMI, teclado y mouse para poder utilizarlo. Sin mencionar, claro, que tenemos que tener un monitor a la mano para utilizarlo.

Aquí es donde el Project Linda – en serio, no me acostumbro al nombre – entra en juego. Imitando lo que Motorola trató de hacer en un inicio, se trata de un dispositivo – en estado prototipo, como esa laptop de 3 pantallas que Razer presentó el año pasado – que, en esencia, es un “cascarón”, donde todo el poder de procesamiento ocurre en el teléfono; en este caso, el Razer Phone, que cuenta con un Snapdragon 835. La laptop / cascarón, cuenta con una pantalla de 2560×1400 de resolución (QHD), con 120 Hz de refresh en 13 pulgadas (nada mal). Tenemos también un puerto USB-C, USB-A, además de 200 GBs de almacenamiento incorporado y una batería de 53.6 Wh, todo en un paquete que pesa 1.3 Kgs.

Y el teléfono donde va? Pues de manera ingeniosa, lo usamos como un trackpad / touchpad cuando está en modo PC, así que no queda en des-uso por completo. Al tratarse de un prototipo aún, hay varias cosas que Razer quiere agregar, como una pantalla táctil, además de una salida HDMI para usarlo con monitores más grandes.

Teniendo en cuenta lo bien que Dex y el modo PC funcionan con Android, la idea de Android como sistema operativo de escritorio no es tan descabellada como hace algunos años atrás.

Excelente Hands on de Michael Fisher

Y otro de Windows Central