Utilizar Gmail como un “pro”, haciendo uso de las diferentes características que el webmail tiene, es ahora más fácil, gracias al tutorial que Lifehacker ha publicado sobre el tema.

Con éste, aprendí varias cosas que no sabía, como los útiles scripts de Greasemonkey disponibles, y demás.

Nuevamente, estoy usando más el cliente de Gmail, que Outlook, para revisar mi correo.