Realmente no es muy recomendable comprar un monitor de segunda, pues generalmente, los venden porque tienen ya varios años de uso. Mi experiencia personal ha sido más o menos con ellos. Hace como 4 años, compré un monitor de 17” Dell de segunda, el cual sigue funcionando hasta hoy. Sin embargo, hace año y medio, compré un Nokia (si, ni idea que hacían monitores) de 21”, recontra barato, pero, bueno, murió hace poco. Y recientemente, debido al fallecimiento del anterior, tuve que comprar otro, de 21” también. Así que veremos que tal me va; a la tercera va la vencida.

Pero siempre es bueno tener en cuenta ciertas guías, a la hora de comprar un monitor de segunda, así que aquí van unos tips.

  • Primero, asegúrense que el exterior del monitor esté en buen estado. Con tanto transporte en barco, y tanto movimiento por tierra, es posible que sufra arañazos, golpes, zamaqueos, etc. Y a nadie le gusta ver una pantalla con un rayón enorme al medio, no? Así que denle un buen vistazo al monitor, con lupa, se podría decir.
  • Luego, tenemos que ver si tiene, digamos, desperfectos “internos”. Con ello, me refiero a las imágenes “quemadas” en la pantalla del monitor. Muchos de estos monitores, provienen de bancos, empresas, qué se yo; donde dejan la pantalla prendida, con una imagen de fondo, por mucho rato. El resultado? Que la imagen termina “pegándose” al monitor. Y si vemos alguna imagen, película, cualquier cosa que contenga bastante blanco, la imagen se verá, cual fantasma, translúcida. Este es uno de los problemas más comunes de los monitores de segunda, por el simple hecho de que la mayoría vende sus monitores debido a este problema.
  • Aparte de los rayones, debemos verificar el año de antiguedad del monitor. De nada nos sirve comprar un monitor que tenga ya 6–7 años de uso, pues nos durará, realmente, bien poco. Y casualmente, esto sucede “justo” cuando la garantía ha expirado.  Si van a comprar un monitor de segunda mano, que tenga máximo 3 o 4 años de uso. Esto pueden verificarlo en la parte posterior del monitor. Generalmente, en los datos que aparecen ahí, saldrá también una fecha de fabricación.
  • Debemos fijarnos también en la nitidez, contraste y brillo total que puede mostrar un monitor. Esta es quizás la prueba más dificil de hacer, pues no hay manera de verificarlo, si no tenemos otro monitor al lado, pero es también importante. Asimismo, vale la pena probarlo en la resolución máxima que vamos a utilizar. Quizás compremos un monitor de 21”, para darnos cuenta, al llegar a casa, que la pantalla no puede llegar a 1600×1200 (resolución máxima del de 21”). de qué nos sirve un monitor tan grande, si al final tendrá la misma resolución que uno de 17”?
  • Cual es la mejor manera de probar el monitor? Pues poniendo la pantalla, con un blanco bien blanco. Para lograr esto, podemos abrir el navegador de internet, y maximizarlo, o si la PC que estamos probando tiene Power Point, abrir el programa, crear una nueva presentación, y presionar F5. Aquí, podremos ver la mayoría de los posibles desperfectos que pueda tener el monitor.

 

Como ven, comprar un monitor de segunda realmente es algo complicado y fastidioso, y a veces no vale la pena. Si bien se ahorrarán bastante, a corto plazo, terminarán gastando más en posibles reparaciones y reemplazos.

  • solo te falto una recomendacion:

    no hay que comprar de todas maneras alguno asi tengamos la plata en el bolsillo..

    aveces solo por que ya fuimos y tenemos la plata en el bolsillo terminanos comprando algo que no nos gutso al 100% y despues estamos refunfuñando. Es mejor comprar sin apuro, y si hay que ir dos veces al sitio.. habra que hacerlo… con tal si no salimos 100% conformes, mejor compramos uno Nuevo

  • Juan

    Pues yo compre un monitor de 2da el 2006 y hasta hora no me ha fallado un CRT VIEW SONIC de 17″ totalmente plano por delante y que alcanza una resolucion maxima de 1600×1200 me salio barato y aun lo uso al momento de escribir este comentario.