howtocloseapps1

 

Uno de errores más comunes que he visto en usuarios de iPhone y iPads es que, apenas terminan de usar una app, presionan dos veces el botón de “Home” y luego deslizan la app hacia arriba, cerrándola. Varios usuarios más lo hacen periódicamente, deslizando las apps hacia arriba, como si fueran tarjetas, para cerrarlas. Esto se debe a que muchos de los usuarios piensan que, deslizando las apps hacia arriba, están cerrándolas para liberar memoria y así evitar que la batería se consuma tan rápido.

Pues bien, cerrar las apps de esta manera no ayuda. De hecho, tiene un impacto negativo en el rendimiento, y en la duración de batería de nuestros gadgets

 

Por qué?

 

A diferencia de una computadora tradicional, los smartphones, inicialmente, tenían mucho menos memoria (RAM) para ejecutar aplicaciones. Esto ocasionó que sistemas operativos para teléfonos como iOS o Android recurrieran a tácticas para asegurarnos una experiencia libre de “lag” o retrasos.

Por lo tanto, si en una PC toda aplicación que abrimos se mantiene abierta hasta que nosotros manualmente la cerremos, en un smartphone, el sistema operativo cierra estas aplicaciones cada vez que necesita memoria para ejecutar aplicaciones nuevas. Es decir, el teléfono hace el trabajo de cerrar las apps por nosotros, cada vez que se queda sin memoria. Por lo tanto, las apps están diseñadas con esto en mente (las buenas, al menos) y cada vez que salimos de ellas, auto-guardan la información. Así, cuando volvemos a abrir la aplicación, tras una breve demora (mientras vuelve a ejecutarse), podemos seguir trabajando en ello.

Los smartphones pueden hacer esto debido a que volver a lanzar una aplicación desde 0 toma muchísimo menos tiempo de lo que tomaría en una PC tradicional. Esto, porque el tipo de almacenamiento de un teléfono es mucho más veloz que un disco duro tradicional (lo que se conoce como memoria “flash” o de estado sólido).

Por lo tanto, es mucho más práctico y aconsejable dejar que iOS maneje el tema de memoria, cerrando apps cada vez que necesite el RAM suficiente para lanzar una aplicación, en lugar de estar cerrándolas manualmente, por nuestra cuenta. 

Al tener que volver a carga la app del almacenamiento en lugar de RAM, estamos forzando al CPU / GPU del teléfono, haciendo que éste trabaje más y, por lo tanto, consumiendo más de la preciada energía.

iOS tiene una manera bastante severa de limitar las tareas en ejecución para conservar batería y mejorar el rendimiento, para mantener una experiencia fluida.

Si una app que está en ejecución no está activamente trabajando – por ejemplo, reproduciendo música, utilizando el GPS para guiarnos (como Uber o Waze), realizando llamadas (como Whatsapp, Facebook Messenger o Skype) – iOS la cerrará a los pocos minutos.

Además, con iOS 7 se implementó el “Background App Refresh”, un sistema que permite que apps se actualicen cada cierto tiempo. Lo que sucede, es que estas apps que se mantienen entre nuestra lista de apps recientes, a pesar de no estar en ejecución (no están consumiendo memoria), pueden revisar si hay contenido nuevo y actualizarse en segundo plano, y volverse a cerrar, asegurándonos que tendrán contenido nuevo cuando volvamos a ejecutarlas.

 

La situación en Android

image

En Android, el manejo de memoria varía bastante de teléfono en teléfono, debido a la gran variedad de versiones de Android que existen en el mercado (versiones de Android modificadas por Samsung, LG, Motorola, etc).

Si bien en la mayoría de casos el manejo de memoria funciona bien, Lollipop, la última versión de Android, trajo severos problemas de “fugas de memoria” o memory leaks que se encontraban en ediciones iniciales. Esto ocasionaba que el sistema operativo no liberase memoria cuando ésta era necesaria, ocasionando que todo el sistema se pusiera super lento. Usualmente, era necesario reiniciar para liberar la memoria. Si les ocurre esto, lo mejor que pueden hacer es reiniciar le teléfono de vez en cuando o cada día, y esperar una actualización a Lollipop 5.1.1.

El problema es que Android no fuerza la salida de apps, por lo que muchas veces, algunas aplicaciones mal programadas pueden mantenerse en ejecución, consumiendo batería constantemente. De hecho, existen apps que, incluso después de haberlas cerrado, vuelven a auto-ejecutarse nuevamente. Lo mejor que podemos hacer en estos casos, es detectar de qué apps se tratan, y eliminarlas. Para ello, vale la pena ir a Configuración / Batería, donde podrán ver un resumen detallado de las apps que podrían ser las culpables. En un uso común, la pantalla debería ser la que más recursos consuma.

Android-5.0-Lollipop-Battery-saver

 

Android M, la siguiente versión de Android a lanzarse este año, promete por fin grandes mejoras en el control de consumo de batería y monitoreo, implementando con “Doze” un sistema similar al que hemos visto desde iOS 7 con el Background App Refresh. Con Android M y la característica de “Doze”, Android automáticamente pondrá a las apps a “dormir” cuando detecte que está con la pantalla apagada y el teléfono sin movimiento, activándolas nuevamente cuando encendamos la pantalla. Esto mejorará significativamente el tiempo en “standby” de Android, que siempre ha sido bastante bajo.

 

  • luisfbn

    Entonces en el iOS, actualizar la aplicación de fondo ¿no consume batería?

    • consume, sí, pero de manera regulada por iOS, gracias al Background App Refresh, que se lanza cada cierto tiempo, no está ejecutándose permanentemente

  • gusmpena

    y que pasa con el consumo de datos de las aplicaciones que siguen activas?