Hace poco compré un nuevo celular, buscando reemplazar el ladrillo que utilizaba como móbil antes. Básicamente, quería algo barato, a colores, y barato (énfasis en lo económico). Así que bueno, vi por casualidad un anuncio del Sony Ericsson t290, así que decidí darle un vistazo.

A primera vista, me gustó bastante (por ello lo compré), sobre todo por el pequeño tamaño que tenía, lo liviano que era, y porque tenía las funciones básicas de cualquier celular.

Y luego de un mes de estarlo probando, puedo decir que estoy satisfecho con él, dado lo que pagué. El precio total fue de alrededor de $60 (dólares), en plan prepago (nada de contratos).

Pero bien, empecemos por las características. Como mencioné anteriormente, es un teléfono bien pequeño (101.5×43.5x19mm), y pesa alrededor de 79 gramos. La pantalla, a colores, puede mostrar 4,096 tonalidades diferentes, en una resolución de 101×80 (pequeña, eso sí). Se pueden ver hasta 7 líneas de texto en el display, lo cual es bastante, pues la mayoría de teléfonos económicos tienen tan mala resolución, que muestran solo 3 o 4.

Lamentablemente, la calidad de imagen de la pantalla deja mucho que desear. Hey, hasta mi ladrillo mostraba imágenes más claras (bueno, en realidad no, pero mi ladrillo tenía como 3 años). Cuando el sol cae directamente sobre el display, es casi imposible ver algo en ella. Ya en la sombra, o con un poco menos de luz, es posible discernir el texto, etc.

Otro problema que me sigue molestando algo, es el teclado que tiene. No sé de qué material esté hecho, pero es duro, e incómodo. Oh, seguro durará más que los demás, pero no dan muchas ganas de escribir en él. Al menos, hasta acostumbrarse. Este problema incrementa debido al hecho de que la interfaz del usuario (donde accedemos a la lista telefónica, juegos, mensajes, etc), tiene una ligera demora cuando apretamos el botón. Es decir, como si el celular no fuera lo suficientemente capaz de correr el sistema operativo. Eso es quizás lo más molestoso del teléfono, pues esa demora lleva a la confusión.

En fin, creo que ahí terminan los aspectos negativos. En cuanto a positivos, nuevamente, tenemos al precio. Creo que dentro de ese rango, es casi imposible encontrar un celular mejor (al menos en Perú), que ofrezcan una pantalla a colores.

Otras características son el navegador WAP rápido y eficiente, que nos permite descargar ringtones gratis (siguiendo la guía aquí publicada), fondos de pantalla y demás. Los sonidos son polifónicos, se escuchan bien y fuerte. El teléfono viene con alrededor de 500 kbs libres para el usuario (pueden obtener más borrando algunos juegos)

La capacidad de memoria del mismo celular es de 250 entradas, así que es más que suficiente para la mayoría.

La calidad del sonido en llamadas es, sorprendentemente, muy bueno, pudiéndose entender con claridad las conversaciones. Algo no muy común en celulares tan baratos.

Otros extras que vienen, son la típica alarma, el cronómetro, una detallada agenda, un grabador de voz, y uno que otro juego (el único que quizás tenga algo de interesante es V-Rally 2).

En conclusión, es un celular que cumple la función original de éstos, llamar y recibir mensajes, muy bien; pero que tiene algunos defectos (el tecladooo! el maldito teclado!) que le impiden llegar a ser más. Sin embargo, dado el rango de precio en el que se encuentra, es una muy buena compra, si se busca un celular barato y a colores.