El día de ayer, Internet estaba en llamas. La razón? Una supuesta guerra sucia por parte de Facebook contra Google, a través de una agencia de Relaciones Públicas, Burson Marsteller.

Antes de publicar nada, por supuesto, preferí esperar respuesta oficial por parte de todos los involucrados. Y ahora que tenemos statements de los involucrados, creo que podemos darnos una mejor idea de lo que sucedió.

 

Qué sucedió?

Al parecer, Burson Marsteller (BM), conocida agencia de Relaciones Públicas, fue contratada por Facebook para iniciar una campaña contra Google, plantando noticias negativas por una posible invasión de la privacidad.

Esta campaña utilizaba material ya publicado (es decir, no se fabricó información), pero igual apuntaba claramente a crear un ambiente de desconfianza y de invasión de privacidad.

Una de las personas contactadas, fue Chris Soghoian, blogger e investigador de seguridad y privacidad, el recibió una serie de e-mails por parte de John Mercurio, de BM (que pueden ver aquí) explicando el tema y los puntos a tratar.

Ahora, agencias de Relaciones Públicas suelen brindar información, pero usualmente, esta información es sobre sus clientes (y sus productos / servicios), no sobre posibles actos injustos o invasivos de otra empresa.

Sospechando algo extraño (quizás en parte porque, durante el intercambio de emails, no se quiso revelar el nombre del cliente), Soghoian decidió no compartir la información con los medios, sino justamente este intercambio de mails.

Estos datos fueron publicados inicialmente por Dan Lyons en The Daily Beast (a quien quizás recuerden como el creador del blog del “falso” Steve Jobs) en su columna, quien fue el primero en acusar a Facebook de dicha campaña. Soghoian no fue el único contactado, sin embargo. Como pueden ver, tanto Lifehacker como Gawker publicaron artículos al respecto, basándose en la información otorgada con el título “Cómo Google espía en tu cuenta de Gmail, en cómo prevenirlo”.

 

 

Cual era el tema?

2011 05 13 10 24 20

Se trata del “Social Circle” De Google, que pueden ver aquí.

Esto es parte del Social Search que Google lanzó en Octubre del 2009. La idea? Tratar de crear un índice de nuestras conexiones sociales a través de múltiples servicios para poder utilizar esta información.

Un claro ejemplo es este:

2011 05 13 10 31 27

Como pueden ver, no sólo se muestran los resultados de búsqueda en Google, sino si es que alguien ha compartido el link en Twitter, u otro servicio social, lo veremos como una recomendación durante nuestra búsqueda.

Todo esto se basa en la información que ponemos en Google Profiles . Cuando “linkeamos” cuentas, como la de Twitter, por ejemplo, todos los amigos y conocidos de dicha red social serán agregados como nuestros “amigos” en el Social Circle, efectivamente creando un gráfico social para Google.

 

Tiene Facebook razón?

El problema que señala Facebook (a través de Burson Marsteller) es que dicho Social Circle luego busca en las páginas que hemos señalado, en búsqueda de otros perfiles que hayamos agregado de manera pública.

Un ejemplo: En el Google Profile agregamos una página web que nos pertenece y nada más. Pero esta página contiene links a nuestro perfil de Facebook, Twitter, y LinkedIn. Utilizando esta información (públicamente disponible, por cierto), Google puede deducir que se trata de cuentas asociadas a pesar de no haberlas asociado a través de Google Profiles. Y si algo de lo que publicamos en dichas cuentas es público (nuestro estado en Facebook, por ejemplo), éste quedará reflejado, también, en Google Profiles.

De hecho, olvidándonos momentáneamente de lo terrible que ha sido esta jugada, la información compartida en el email por John Mercurio de BM revela interesante datos. Según lo explicado por Mercurio (tras haberle quitado el sensacionalismo. Pueden leer el original en el email)

  • Los robots de Google buscan la web por conexiones sociales de personas en diferentes websites (…) Esta colección es luego minada, creando conexiones entre personas en diferentes websites, que dichas personas nunca desearon y no pueden controlar.
  • Google Social Circles automáticamente le permite a las personas a rastrear las conexiones de los contactos e información de perfil al buscar en los sitios que nuestros contactos usan, como Twitter, MySpace, YouTube, Facebook, y muchos otros.

 

Que es básicamente lo que describimos en el punto anterior. Es información que Google encuentra a través de los sitios que hemos linkeado en nuestro perfil, y que quizás no hayamos añadido personalmente. Como ejemplo, estas son cuentas que no he añadido a mi Google Profile, y que, sin embargo, aparecen como “Conteindo conectado de los links de arriba”, de links que ya había agregado (como mi cuenta de Twitter)

Screen shot 2011 05 13 at 10 59 55 AM

 

 

Problemas en la ejecución

Esto no justifica la manera en la que Facebook trató de hacer pública esta información, por supuesto. Recurrir a una agencia de Relaciones Públicas para tratar de plantar información en los medios es quizás el peor camino que se pudo seguir para revelar la información, motivo por el cual tanto BM como Facebook han quedado muy mal frente a los ojos del mundo. Es una movida que se esperaba más de un pequeño (y reconroso) competidor, no una empresa tan grande como Facebook.

Si Facebook hubiese salido a dar la cara (en lugar de esconderse, como se puede apreciar en el email) y soltado esta información de manera transparente y clara, el resultado hubiese sido otro.

Después de todo, los puntos que eleva Facebook al respecto son interesantes. No tanto por proteger nuestra privacidad, por supuesto (vamos, se trata de Facebook, quienes no son muy fans de salvaguardar nuestra privacidad, como ya hemos visto), sino más bien, porque de esta manera Google puede incursionar rápidamente en los aspectos sociales de la web: campo en el que Facebook preferiría dominar solo. A través de las conexiones sociales (y el futuro botón +1), Google puede mantenerse bastante vigente y relevante, ya que no sólo nos muestra información de nuestros contactos de Gmail, sino que puede utilizar el poder de otras redes sociales (como Twitter) para poder darnos recomendaciones a la hora de obtener resultados de búsqueda. Y por supuesto, porque de esta forma, Google está enriqueciendo su base de datos no sólo con nuestra información personal (a través de Google Profile) sino de nuestras conexiones y amistadas, a pesar de no tener una red social.

 

Finalmente, es un ejemplo de lo sensible que es nuestra información en la web. Este incidente nos mostró la horrible e inmadura manera en la que Facebook puede actuar (tratando de permanecer en las sombras al detallar este tipo de información), como reconocen en su posición oficial.

Y el escándalo armado al respecto por tomar este tipo de acciones, harán que este tema del Social Circle de Google y la manera en la que la compañía está armando una base de datos de nosotros y nuestros contactos (que, aunque preocupante, no tiene nada de ilegal ya que está haciendo uso de información públicamente disponible), quede en el olvido.

 

Quizás todo sería diferente, si Facebook hubiese publicado esta información de manera oficial.

 

Posición oficial por parte de Facebook:

“Ninguna campaña para “ensuciar” fue autorizada o pretendida. En lugar de ello, queríamos que terceros verificaran que las personas no aprobaban la recolección y uso de información de sus cuentas en Facebook y otros servicios para su inclusión en Google Social Circles – al igual que Facebook no aprobó el uso o recolección por este propósito. Nos contactamos con Burson-Marsteller para centrar la atención en este punto, utilizando información públicamente disponible que pudiese ser verificada independientemente por cualquier organización de medios o analista. Los puntos son serios y debimos presentarla en una manera transparente y seria.

Ustedes y sus lectoes pueden ver a la función y decidir si ellos han aprobado la recolección de datos y uso de la información al clickear aquí cuando sus cuentas de Google estén abiertas: http://www.google.com/s2/search/social .Por supuesto, personas que no tienen cuentas de Gmail están incluídos en la recolección de datos pero no tiene manera de verla o controlarla”

 

Posición Oficial Burson-Marsteller

Ahora que Facebook ha dado a conocer este tema, Burson-Marsteller está autorizado para confirmar que efectivamente manejó un proyecto para este cliente.

El cliente solicitó que su nombre se mantuviese confidencial, ya que sólo estaba solicitando se hiciera pública información que ya estaba disponible y que podía ser verificada de manera independiente por cualquier medio de comunicación. La información que se le presentó a los medios planteaba interrogantes razonables y de dominio público.

Sin importar las razones, éste no es un procedimiento habitual en Burson-Marsteller y va en contra de nuestras políticas. Nuestra relación con los medios está basada en estrictos estándares de transparencia y este incidente destaca la importancia de apegarnos a este principio.