nota: pueden activar los subtítulos en español, presionando el botón “CC” en YouTube


Durante todo este año, vamos a escuchar, bastante, sobre cómo se acabará el mundo. A través de eventos catacliísmicos, el 21 de Diciembre del 2012, día del solsticio de Diciembre, el mundo arderá en llamas. O se estrellará contra otro planeta. O será engullido por un agujero negro.

Todo esto, proviene de una hipótesis lanzada algunos años atrás, cuando se descubrió que un ciclo de 5125 años del calendario Maya de la cuenta larga llegaba a su fin. A diferencia del calendario actual, el Maya no se repite, no es cíclico. No hay diciembre 2011, diciembre 2012, diciembre 2013. El calendario de cuenta larga es linear, donde tenemos unidades como:

  • uinal : 20 días
  • tun : 18 unials (360 días)
  • k’atun: 20 tuns (7,200 días, o casi 20 años)
  • b’ak’tun: 20 k’atuns (144,000 días, o 394 años).

 

En Diciembre, llegamos al final del 13avo b’ak’tun, que coincide también con el final de una era. Y.. eso es todo lo que sabemos. De hecho, al igual que tenemos teorías del Fin del Mundo, también tenemos teorías positivas del inicio de una nueva era, donde, según los que apoyan dichas teorías, los seres humanos pasarán por una transformación positiva espiritual o física.

De hecho, no hay mención alguna en lo recopilado de la cultura Maya que sugiera algún tipo de catástrofe, ninguna profecía maligna que señale el fin del mundo. Incluso el fin de un “Gran Ciclo”, según estudiantes de la cultura Maya, son invenciones modernas. De hecho, según Sandra Noble, directora ejecutiva de la Fundación por el Avance de los Estudios Mesoamericanos, para la cultura Maya el llegar a un fin de Ciclo era causa de celebración


Las Teorías del Fin del Mundo

Nibiru

Pero por supuesto, a los medios y a un gran número de personas, les encanta el escándalo. Y nada más pavoroso, que un posible fin del mundo. Es por eso hemos tenido no sólo varios documentales pesimistas, sino incluso una película entera, la típica película de desastres naturales, basado en la profecía (“2012” del maestro de películas de destrucción, Roland Emmerich).

Las tres teorías predominantes sobre cómo acabará el universo, es la aparición del “Planeta X” o Nibiru, que colisionará con la Tierra. Es una teoría que venimos escuchando desde 1995, ganando bastante tracción en el 2003 cuando se creía que en Mayo, Nibiru se estrellaría con la Tierra. La fecha vino y se fue, y las teorías, por supuesto, desaparecieron, sólo para regresar este año.

Melancholia, la excelente película de Lars Von Trier, explora una teoría similar. Pero no la confundan con el desastre de Emmerich; es principalmente, un íntimo vistazo dentro de la depresión, y los últimos momentos de algunos individuos, que de alguna manera se ven influenciados por la caída del planeta. Se trata de los cada uno de los personajes, con la catástrofe como escena. Y es una de mis películas favoritas del 2011. Véanla!

 

Reversión Geomagnética

La otra teoría, es que tendremos una reversión geomagnética, quizás debido a una erupción solar. Sin embargo, este tipo de fenómenos tomarían miles de años en suceder, es decir, después de un largo periodo, no en una fecha específica.  De las tres teorías predominantes, esta es la que parece haber inspirado a Emmerich a hacer la película.

 

 

Alineamientos Galáticos.

La última teoría tiene que ver con un alineamiento con un agujero negro al centro de nuestro Sistema Solar. De alguna manera, cuando el alineamiento ocurre, crearía un efecto gravitacional entre el Sol y el agujero negro (Sagitario A*), que de alguna manera destruiría toda la Tierra. El problema de esta teoría, es que dicho alineamiento ya ocurrió, en  1998. La lejanía de Sagitario A* (30.000 años luz de la Tierra) le impide generar alteraciones gravitacionales. De hecho, tendría que estar 6 veces más cerca para siquiera tener una leve alteración. Pero como comentábamos, es algo que ocurrió hace 14 años.

 

Esas son, pues, las teorías predominantes sobre el posible fin del mundo. Todas sin mucho fundamento o, en algunos casos, repeticiones de antiguos presagios (recuerdan el probable “Fin del Mundo” del 2000? El Rapture de Harold Camping en Mayo – y Octubre – del 2011?) … Sí.)

 

  • “De hecho, al igual que…”
    “De hecho, no hay mención…”
    “De hecho, según Sandra Noble…”

    Hay otras menciones de la expresión, pero esas tres resaltan por su uso en muy pocos enunciados de separación. Se sienten como muletillas. Solo es una observación.

    “al igual que tenemos teorías del Fin del Mundo, también tenemos teorías positivas del inicio de una nueva era”

    Pero nos decantamos por el lado fatalista de las cosas.

  • El mundo no se va a acabar.
    Aunque merecería que se acabe.

  • Mira esta infografía que puse en mi tumblr respecto al tema.

    http://www.enriqueulloa.cl/post/14931499200/apuesto-plata-a-que-el-mundo-no-se-acaba-el-2012

    Saludos