Si usas Windows 10, dale una chance a Microsoft Edge

MacOS me enseñó a amar al navegador que viene por defecto con el sistema operativo. Si, tenemos alternativas mucho más versátiles, más poderosas. Pero cuando se trata de compatibilidad, velocidad, consumo de recursos y, sobre todo, bajo consumo de batería, nada se le acerca al navegador nativo de la Mac, Safari. Por lo tanto, cuando empecé a usar la Matebook X Pro como mi laptop principal y así empezar mi transición de vuelta a Windows, decidí darle una chance a Microsoft Edge.

Ahora, esto requiere cierta “disciplina”, por así decirlo. Tenemos que olvidarnos lo terrible que fue Microsoft Internet Explorer por buen tiempo; lo pesado, lento y anticuado que era el navegador de Microsoft. Tenemos que repetir, cual mantra, “Edge es otra cosa, Edge es otra cosa”, para tratar de borrar, al menos en mi caso, todo mal recuerdo de Internet Explorer. Y saben una cosa? Cuando esto sucede; cuando somos capaces de borrar a IE6 y toda la legión de memes que lo acompañan y realmente usamos Microsoft Edge, puedo decirles, con confianza, que es un navegador muy recomendable

Screenshot_11.png

Cuando Microsoft lanzó Windows 10 con Edge, este navegador era súper sencillo. Más sencillo, incluso, que Safari – que ya de por sí es un browser espartano – No teníamos extensiones, no había soporte para algunos componentes de la web, etcétera. Desde entonces, Edge ha madurado considerablemente. Tenemos extensiones desde el Store de Windows (he instalado todos los que uso a diario, como Lastpass, uBlock Origins, y el imperdible “Save to Pocket”, entre otros). Tenemos soporte de notificaciones (muy útil para este blog, y para YouTube, por supuesto). Tenemos, en esencia, todo lo necesario para considerar a Edge un navegador sólido y veloz.

Y en mis pruebas, esto es exactamente lo que ha demostrado. Edge es muy veloz cargando páginas web de todo tipo; mucho más veloz que Chrome casi siempre y va a la par con Firefox, en mis pruebas. Además, el tiempo de carga del navegador – cuando le damos click al ícono para empezar nuestra rutina – es casi instantáneo.

Tiene sus cosas y defectos, por supuesto. Por ejemplo, nos quiere embutir Bing a como de lugar. Por suerte cambiar el buscador (yo uso DuckDuckGo) es tan sencillo como visitar la página (digitar duckduckgo.com en la barra) al menos una vez, y luego ir a configuración (los tres puntos) / Avanzado:

Screenshot_9.png

Y bajo “Buscadores”, verán que pueden elegir al que acaban de visitar.

Screenshot_10.png

 

Una vez cambiado el buscador por mi favorito, la experiencia estuvo casi completa.

 

Otro aspecto que me ha convencido a usar Edge para el 80% de mi navegación (el otro 20% más complejo, como descargas de video que requieren de extensiones especializadas, lo hago en Firefox), es lo eficiente que es con la batería. Puedo navegar por horas de horas y notar que sólo he tenido un “hit” de 10% de batería, mientras que, en el mismo periodo, con lo terrible que es Chrome en manejar RAM, hubiera perdido el triple. Firefox, diría yo, es casi igual de eficiente que Edge, pero hay ciertos “hipos”, ciertas pequeñas pausas súbitas de Firefox cuando lo estoy usando, que me terminan empujando hacia el navegador de Microsoft.

Y así, amigos, es como he terminado usando a Edge como mi navegador predilecto en Windows. Quizás por todo este bagaje de haber usado Safari – el navegador nativo del sistema operativo – por años, o quizás porque siempre estoy buscando una opción ligera, limitando mi uso de extensiones para no sobre-extender mi uso de RAM, es que he terminado en Edge como el elegido, a pesar de que tengo al menos otros 4 browsers instalados.

Y si, como yo, están buscando una alternativa ligera para navegar pero han desterrado a Edge por tener un ícono muy similar al de Internet Explorer que les trae malos recuerdos, entonces hagan como yo, repitan “Edge no es IE, Edge no es IE” como mantra, y atrévanse a darle click!

Más Noticias
Meizu en Perú. La marca china llega con tres equipos, el M5C, M6 y M6 Note