Screen shot 2011 07 11 at 3 10 15 PM

El email es uno de esos servicios que, si bien sigue siendo imprescindible (principalmente por la omnipresencia que tiene, además de ser requisito para acceder a otros servicios; casi todos nos piden una cuenta de correo), es uno de los que menos ha evolucionado con el tiempo.

Y lamentablemente, sigue siendo un dolor de cabeza. Administrar una cuenta de correo para que ésta no termine con una bandeja de entrada con cientos de mensajes consume bastante tiempo. Peor aún si se trata de múltiples cuentas de correo. A diario, creo que le dedico aproximadamente 2-2:30 horas sólo a revisar y responder emails.

Me gustaría ver un cambio. Y parece que Shortmail podría ser un paso en la dirección adecuada.

Para empezar, Shortmail limita la cantidad de caracteres a 500. Trabaja de manera similar a Twitter, en ese sentido: tratar de limitar la cantidad de información, y de reducirla a lo más importante. De hecho, esta comparación con Twitter es importante, porque Twitter es necesario para sacar una cuenta. Utilizando OAuth, otorgamos los permisos necesarios a Shortmail para reservar nuestro username de Twitter, como nuestra cuenta de correo.

Pero necesitar una cuenta de Twitter para sacar una de Shortmail no significa que sólo podemos enviar correos a usuarios de shortmail. Al contrario, aparte de este límite de 500 caracteres (y una bonita interfaz), la cuenta de Shortmail funciona como lo hace cualquier cuenta de correo electrónico. Es decir, funciona con todos.

Otra interesante función, es que podemos utilizarlo con el protocolo IMAP. Esto significa que no necesariamente tenemos que entrar a www.shortmail.com para usar el servicio. Al contrario, podemos configurarlo con nuestro cliente de correo favorito (Mail, Thunderbird), e incluso revisarlo sin problemas desde dispositivos móviles. Las instrucciones necesarias están bajo Account / Advanced

Screen shot 2011 07 11 at 3 23 50 PM

 

La idea, como les menciono, es interesante. Algunas cosas no me agradan. En lugar de enviar sólo un pedazo del mensaje, lo que Shortmail hace es enviarle otro correo a la persona diciéndole que el email está demasiado largo. Podemos ver los “mensajes en cuarentena” bajo una opción, pero no se muestran en la bandeja de entrada. La idea es buena, pero son demasiados clicks para llegar a estos mensajes en cuarentena.

Por otro lado, todavía no tenemos un contador de caracteres para todos, así que es difícil saber cuando estamos o hemos pasado el límite de los 500 (para usuarios que no tengan Shortmail)

Por otro lado, cuenta con buenísimas ideas, aparte del límite de los 500 caracteres. Tenemos “Public Conversations”, que es más que una forma de publicar una conversación que haya sido realizada vía email, con un link corto. Perfecto para intercambios interesantes (siempre y cuando puedan ser compartidos públicamente, claro). Me agrada también el hecho de que es imposible enviar archivos adjuntos. Con tantos excelentes servicios en la web como Dropbox, por ejemplo, a veces resulta más cómodo recibir un link.

 

Triunfará Shortmail? Lo dudo mucho. Pero comentaba al inicio, es bueno que se esté intentando remediar el problema de la sobrecarga de emails, algo que, como mencionaba, no ha evolucionado mucho en años.

Pueden sacar sus cuentas y darle un vistazo desde

http://shortmail.com