En una sorprendente acción, Samsung recogerá todos los teléfonos Note 7 repartidos alrededor del mundo, juego de descubrir que un porcentaje de equipos tiene una batería problemática. Y por problemática, nos referimos a que pueden estallar.

Múltiples reportes han reportado que el Note 7 puede estallar bajo diversas circunstancias, y el problema ha sido rastreado hacia la batería. Según la fuente oficial: “los productos instalados con la batería problemática suman menos de 0.1 por ciento del volumen de dispositivos vendidos. El problema es resuelto simplemente al reemplazar la batería”.

El problema, por supuesto, es que la batería del Note 7, al igual que la del S7 (y también la del S6) no puede ser reemplazada por los usuarios, requiriendo una visita al soporte técnico de Samsung. Por eso es que se ha iniciado un recall internacional de dispositivos. Es decir, se recogerán todos los equipos repartidos a nivel mundial, para reemplazarlos por otros y así tratar de evitar más accidentes.

Los detalles sobre este recall no han sido dados aún, pero se espera que ocurra en el transcurso de las próximas semanas. “Discusiones globales están sucediendo sobre cómo lidiar con los productos enviados a los dealers. Los resultados de la investigación y contra-medidas relevantes serán hechas públicas este fin de semana o la próxima semana, a mas tardar”.

Esperemos, también, que sea sencillo identificar los modelos anteriores – con baterías no reemplazadas – de los nuevos equipos. Sobre todo, porque muchos Note 7 han sido ya distribuidos alrededor del mundo.

via BGR