A pesar de que los DVDs siguen aún en el tope de su popularidad (y con el inconveniente que los nuevos formatos de la siguiente generación, en realidad, no ofrecen un salto tecnológico tan amplio), la pelea entre el HD-DVD (High Definition DVD) y Blu-ray, está ya comenzando.

Temeroso de quedarte con el “Betamax” de esta lucha? Ricoh tiene una interesante solución al problema. Aparentemente, y según lo aseguran los mismos creadores, han logrado crear un componenete óptico que permite leer y escribir todo tipo de formato (Blu ray, HDDVD, además del tradicional DVD y CD), el cual sería mostrado este mes (y distribuido a terceros a fin de año)

Así que por qué saltar al vagón tecnológico tan pronto, cuando los reproductores aún están carísimos (y ni qué decir de los quemadores), y ni siquiera hay aún material que valga la pena (a menos que sean fanáticos número uno de Adam Sandler).

Si Ricoh, la compañía japonesa, logra cumplir lo que promete, realmente acabaría con el problema de decidir finalmente entre uno u otro formato.

Sin embargo, yo creo que la tecnología en sí, ya sea blu-ray o hd-dvd, tardará todavía bastante tiempo en estandarizarse. La calidad de los DVDs actuales es más que suficiente para la mayoría de televisores en el mundo (pues para disfrutar realmente de la calidad de los nuevos formatos, es imperativo tener un televisor de alta definición, o HDTV). Y hablando de HDTV, también es difícil que se vuelva algo standart a corto plazo, sobre todo si la mayoría de países aún no ofrece canales de televisión con dicha capacidad.

Quizás la mayor ventaja, viéndolo desde otro punto de vista, es el amplio espacio que estos formatos traerán (entre 30–47 Gigabytes por disco). Sin embargo, el tiempo estimado en llenar uno de estos discos es de 40 minutos, lo que lo vuelve algo impráctico (y me recuerda la época en que los quemadores de 2x eran lo máximo, y tardaban el mismo tiempo en llenar un disco de 700 megas), sobre todo si el tiempo promedio hoy en día para llenar un DVD es de 8–10 minutos.

Tomemos también en cuenta el factor costo. De momento, los reproductores solos están carísimos, y los quemadores, aún más. Y añadiendo a la mezcla el hecho de que no hay en realidad un standart definido (lo cual podría dejar a los compradores madrugadores de un formato u otro con un pedazo de hardware caro e inútil).

Así que en realidad yo, por mi parte, esperaré bastante tiempo, hasta si quiera pensar en adquirir alguno de estos dos… claro que si el panorama cambia con este nuevo lector, mi punto de vista podría variar también.

vía engadget