Así parece confirmarlo snopes. Originalmente se creía como una leyenda urbana, pero al parecer, en 1975, un señor de 50 años murió, en Norfolk, Inglaterra, luego de reírse a carcajadas con su programa favorito, The Goodies. Alex Mitchell, el afectado, no pudo dejar de reírse y, tras 25 minutos, dio su risotada final…

El site muestra otros casos similares, así que denle un vistazo.