Rampage es una película divertida, la típica “Blockbuster Movie” que logra su objetivo por no tomarse las cosas en serio. Tiene un buen balance entre escenas de acción y comedia, con Dwayne Johnson en su rol de siempre – fornido sujeto con bastante carisma y one-liners de sobra.

En serio, me gustaría saber a qué ejecutivo se le pasó por la mente algo como: “oye, sabes qué franquicia deberíamos revivir? Rampage! Ese juego del Arcade de los 80s con 0 trama pero bastante destrucción. Para tener eso como base, la película hace un buen trabajo de que sintamos algo por los personajes, especialmente por uno de los kaiju o monstruos que son el eje del film.

La película nos presenta a Davis Oyoke, un “primatólogo” del zoológico de San Diego a cargo de unos Gorilas en cautiverio, donde se nos presenta a “George”, un simpático gorila albino con quien comparte un lazo especial. Un experimento fallido – como siempre – ocasiona que George, junto a otros animales más, se vean infectados con un virus que los vuelve agresivos y los hace crecer desproporcionadamente y, bueno, la escena está puesta para el espectáculo.

Y el film no decepciona en este sentido. Al humor se le unen escenas de acción que, evocando al juego, causan una gran destrucción en la ciudad. Recuerdo haber jugado Rampage bastante de pequeño y me gustó como lograron varias de las mecánicas del juego, como el comer gente, por ejemplo, o la caída de edificios.

Sobre este tópico, me sorprendió el nivel de violencia del film, el cual fue adecuado. Esperaba ver unas escenas de acción censuradas al nivel que solemos ver en las películas de Dwayne Johnson (apta para todos) pues no sabía mucho del film y me llevé con la sorpresa de ver que varias de las escenas del film tenían sangrientas consecuencias. Pero minutos después nos estábamos riendo con otra irónica escena.

Ese, creo yo, es el mayor logro de Rampage: logra conseguir entretenernos durante el transcurso de la película. Sin importar los agujeros en la trama, sin importar que, baleado y golpeado, the Rock parece sentir algo afín a una ligera molestia estomacal en lugar de representar la severidad de sus heridas.

Como lo establecimos al inicio: es el típico “Blockbuster de verano” de los que solíamos ver antes y que ya no abundan,

evocando éxitos noventeros que seguían una misma fórmula, como Independence Day, Armageddon, Men in Black. Films creados principalmente con el objetivo de entretenernos, sin tomarse las cosas en serio ni rellenar los minutos con explicaciones sosas o tramas complicadas. Rampage es un film al que uno va no a cuestionarse la moralidad del experimento o buscar una trama coherente, sino simplemente a comer canchera y pasar 90 entretenidos minutos, como antaño.

Puntos débiles: Los “malos” son aburridos, versiones extremas, caricaturescas que desentonan con la película. Dwayne Johnson.

Puntos fuertes: los efectos especiales estuvieron geniales, sobre todo la caracterización de “George”, el mono. Buenas escenas de acción, fusionadas con momentos cómicos. Dwayne Johnson.