Screenshot 2013 10 22 13 42 55

 

Hoy es un terrible día para nosotros peruanos, pues la Ley de Delitos Informáticos fue Promulgada hoy, entrando en vigencia el día de mañana. La Ley de Delitos Informáticos no es más que una re-escritura de la Ley Beingolea, la cual ha sido escrita y aprobada con tanto apremio que no sólo contiene errores, sino Artículos con definiciones tan vagas, que pone en riesgo la libertad de todo ciudadano peruano.


Un claro ejemplo?

2013 10 22 14 37 07

Según el artículo 3 de dicha Ley, por modificar algún “dato informático”; es decir, por borrar o cambiar cualquier archivo de una PC, uno podría ser enviado a la cárcel hasta por 6 años (siendo 3 años la menor cantidad). Esta ley, sin embargo, no especifica en qué circunstancia debería ser puesta en acción o debería ser aplicada, dejando su interpretación en manos de cualquiera y poniendo en riesgo la libertad de expresión.

Difícil de Creer? Imposible? Aquí está la Ley en cuestión, aprobada el día de hoy, donde encontraremos más irregularidades y atentados contra la libertad de expresión en Internet

Ley de Delitos Informáticos

 

 

 

Si la Ley todavía no ha quedado muy clara, esta excelente infografía de Hiperderecho nos muestra, de manera sencilla, 5 Cosas que debemos conocer sobre esta Ley:

Infografia ley beingolea

 

Es importante, pues, dar a conocer los nefastos efectos que tendrá esta Ley, ya que dada la vaguedad de los artículos que forman la Ley, ésta podría manipularse o interpretarse de maneras perjudiciales para todos los peruanos.

 

via 

  • Yuan

    Al usuario final se vaya a la cárcel. Los abogados tendrán mucha carne que rebanar con esta ley, cuando no serán los primeros en sacar provecho de la “ley”… pero que hay del gobierno o delitos que hacen gobiernos externos? no hay claridad en “la ley”…

  • Sí, eso, exactamente, Arturo, cualquiera se puede ir a la cárcel. No hay un ente consultor que tenga expertos en ver si se ha copiado o modificado algún archivo, solo el demandante puede argüir el delito, pero no probarlo. Con estas leyes cojudas, no sé a dónde pararemos los peruanos.