Luego de registrarse un terremoto de 7.8 de magnitud en el Océano Pacífico sur, a 143 kilometros de la costa de Tonga, el Miércoles a las 15:26 GMT, los pobladores de Nueva Zelanda y Fiji han entrado en alerta, por la posibilidad de que sus costas sean azotadas por un Tsunami.

Según el centro geológico norteamericano, este aviso se basa únicamente en la evaluación del terremoto, pues no han habido indicios, aún, de que dicho tsunami se haya generado.

En cuanto a las consecuencias del terremoto, han habido respuestas de 4 ciudades dentro de las islas de Tonga, con resultados desde “pequeños movimientos terrestres”, hasta fuertes sacudidas.

vía CNN

Si bien aún no han sido dadas las posibilidades de que un escenario similar al vivido el año pasado se repitan, al menos, afortunadamente, ésta vez se ha conseguido un aviso prematuro, para evitar mayores desastres. Esperemos, pues, que sea una falsa alarma

 

EDIT: Al parecer, todo ha permanecido el calma, y afortunadamente, el Tsunami nunca se generó