Olvídense del OLED, pantallas curvas y demás. Queremos pantallas más anchas!

 

2014 12 22 image 12

 

LG está esforzándose en marketearnos sus teles OLED por todos lados. Por qué? No porque estén a precios razonables, ni porque la tecnología esté lista aún para consumo masivo (no lo está, sigue cara, y tiene problemas de “burn in” en pantallas grandes), sino porque es el único “check” en la larga lista marketera de funciones de una TV, que el resto de marcas no tienen. Así es, ni Sony, ni Panasonic, e incluso tampoco Samsung promocionan activamente estos televisores porque aún mantienen costos altos y problemas de “confiabilidad” en la producción.

No lo tomen a mal, el OLED sigue siendo una tecnología emocionante y sin duda beneficiará la calidad de imagen en TVs en un futuro. Pero comprar uno ahora, como parece hacernos creer LG, no es buena idea: todavía son demasiado caros para lo que ofrecen, y la tecnología OLED todavía presenta ciertos problemas, como con cualquier tecnología nueva, como el “burn in”, cuando la imagen se queda “impregnada” en la pantalla por dejar una por mucho tiempo, como sucedía con los primeros televisores plasma. Esto, casualmente, sigue aquejando incluso a pantallas OLED pequeñas, como sucedió con el Moto X (googleen “moto x burn in”)

 

Por qué no esforzarse en lanzar televisores “ultrawide”?

Eso es exactamente lo que me pregunto. En lugar de tratar de empujarnos características inútiles, como pantallas curvas, o interfaces “smart” que nadie utiliza, o en características que simplemente no están listas para ser implementadas masivamente (como el OLED), so pena de pasar a ser conejillos de indias para la marca, por qué no apostar por algo que está claramente funcionando en el mercado de monitores, y tendría bastante sentido también en nuestra sala?

 

Ultra-qué?

Screen Shot 2015 08 17 at 10 23 10 AM

Un monitor ultrawide es  también conocido como 21:9 (por su relación de aspecto o aspect ratio, término utilizado por primera vez por Phillips). Se trata de una pantalla mucho más ancha, dándonos más espacio horizontal. Como monitores, son excepcionalmente útiles porque nos permiten tener dos ventanas (o más) lado a lado, de alguna manera aliviando la necesidad de tener dos monitores en una PC.  Para juegos, un monitor ultra-wide nos da mayor visibilidad a los lados, aumentando el sentimiento de inmersión. LG es sólo uno de los que ofrecen estos monitores (donde también tenemos a Dell, HP y Asus como opciones), pero rápidamente se ha logrado posicionar como uno de los más importantes

Pero aparte de los beneficios que obtenemos de esta tecnología en monitor, tener un Televisor Ultrawide como opción sería una movida mucho más interesante, desde el punto de vista de nosotros, consumidores, que las inútiles pantallas curvas que los fabricantes han intentado vendernos a como de lugar en estos últimos dos años.

Aquí algunas razones.

 

 

Las películas se verían increíbles.

Screen Shot 2015 08 17 at 10 28 36 AM

A pesar de que hemos dado el salto a pantallas anchas hace ya más de una década (cambiando monitores con una relación de aspecto 4:3 a 16:9), muchas de nuestras películas favoritas siguen filmándose en un formato aún más ancho, conocido como anamórfico, o “anamorphic”. Esto resulta en las conocidas barras negras que tenemos en la parte superior e inferior.

Los monitores ultraide, o con una relación de aspecto 21:9, han sido diseñados para mostrar este formato anamórifco de 2.39:1 sin las barras negras, dándonos una pantalla donde, por fin, las películas pueden mostrarse como deben. Imagínense tener un televisor ultra-wide, con este aspecto, como panel dominante en nuestro Home Theater. Espectacular, verdad? 

21by9

 

Una pantalla grande (digamos, 60 pulgadas), ultrawide, sería una de las mejores maneras de poder apreciar películas. Una experiencia mucho más envolvente de lo que el 4K podría conseguir. Más envolvente que darnos una pantalla curva, o tonos “más vibrantes” que se consiguen con el OLED.

 

 

 

“Doble uso”

Aquí es donde el aspecto “semi-smart” entraría en efecto. No me refiero al hecho de rellenar a la TV con apps que nadie usará jamás, sino a darnos la posibilidad de mostrar dos entradas de video diferentes. Así, aprovechando lo ancha que es la pantalla, podríamos utilizar una mitad para ver una serie de TV, y hacer uso de la otra mitad para ver cualquier otra cosa, quizás stremeada desde nuestro teléfono usando un Chromecast o Apple TV conectado a la entrada de HDMI.

 

 

 

 

Puntos en contra

Hay, por supuesto, varios puntos en contra también. Para empezar, esta TV nos pondría bordes negros, pero verticales (a cada extremo) para contenido televisivo. Debido a que programas de TV están grabados en 16:9, esto sería inevitable, al menos de momento. Está la solución de “estirar” el contenido, por supuesto, pero no se vería bien. Y lo mismo sucedería con videos caseros, pues el formato 16:9 se ha arraigado bastante en todo tipo de dispositivos comerciales. Pero así como el 4:3 fue reemplazado, el 16:9 también podría dar paso, eventualmente, a camcorders y otros dispositivos que ofrezcan la opción de este formato ultrawide.

 

 

Conclusión

Existen algunas TVs ultrawide en el mercado. Philllips tuvo un par de intentos. VIZIO cuenta con algunos modelos en el mercado. Pero lamentablemente, ninguna de las “grandes marcas” aún se anima a lanzar un model comercialmente viables. Y es algo que, sinceramente, me encantaría ver.  

 

No es para todos, por supuesto. Aquellos que prefieren una TV para ver televisión en lugar de películas no vería beneficio alguno. Pero ofrecerlo como opción? Me atrae mucho más, que pantallas curvas. Y la tecnología ya está ahí, con el posible beneficio de ver televisores de buen tamaño sin prohibitivos costos como los impuestos por el OLED, o mejoras casi imperceptibles para la gran mayoría, como el 4K en una TV1.

 

Ojalá, pues, que la gran novedad del CES 2016, sea la presentación de este tipo de televisores, para consumo masivo.

 

 

 


  1. Una TV con 4K tiene poco sentido porque estamos acostumbrados a sentarnos demasiado lejos de los televisores. Por este motivo, a la distancia a la que nos sentamos, para nuestros ojos una resolución 4K es imperceptible. Los monitores, son los grandes beneficiados de esta resolución mayor. 
  • ErnestoVF

    De hecho LG tiene un televisor 21:9 4K. Es de 105 pulgadas y cuesta como 100 mil dólares. Lo trajeron a Lima para mostrarlo y tuvieron que ponerlo en un restaurante al costado de sus oficinas en San Isidro, simplemente porque no entraba por la puerta de estas. http://www.lg.com/us/tvs/lg-105UC9-led-tv

    Yo uso un monitor de 34 pulgadas LG 21:9 todos los días. Lo uso para trabajar, jugar y ver pelas/series. Todo bien con él, siempre y cuando me enfoque en las dos primeras actividades. Los programas de edición se ajustan bastante bien y los juegos que son compatibles con resoluciones de 2560×1080 en adelante se ven increíble. Pero cuando toca ver películas no todas te las encuentras en anamorphic. Y ni qué decir de las series de TV, que es al final lo que uno más consume. La gran mayoría, lógicamente, te da dos barras negras a los lados, lo que hace que un monitor de 34 en 21:9 como el mío parezca uno de 27 pulgadas en 16:9.

    Y eso creo que es lo que frenaría a muchos de querer adquirir una televisión así. Si bien hay miles de películas hechas en anamorphic, casi ninguna serie de TV, programa o transmisión deportiva se hace en ese aspecto. Es decir, gran parte de lo que uno ve a diario en la televisión. Además, si quieres jugar, estarías casi obligado a conectarle una PC, ya que en consola me parece que solo The Order 1886 de PS4 soporta 21:9 a una resolución de 1920×800.