Por qué NO COMPRAR una MACBOOK PRO? (Hasta que Apple solucione este grave problema)

El 2015, Apple presentó una nueva laptop, la Macbook de 12”. Esta laptop era extremadamente portátil, consiguiendo que hasta la Macbook Air se viera gigantesca. Para ello, Apple sacrificó rendimiento y para conseguir ahorrar la mayor cantidad de espacio posible, cambió el teclado por un nuevo mecanismo, llamado “Butterfly” o mariposa. Desde entonces, este teclado debutó en las rediseñadas Macbook Pro que se venden desde el 2016 hasta la fecha y, lamentablemente, es la razón principal por la cual no recomiendo comprar una Macbook Pro. Y esto, lo digo como usuario de Apple por más de una década, que cambió Windows por OS X – ahora Mac OS – hace muchos años atrás. Y que, justo debido a estos terribles nuevos teclados, me vi forzado a regresar a Windows casi a tiempo completo.

Pero… qué hace a estos teclados de la Mac tan terribles?

El teclado mariposa o Butterfly Keyboard trae este nombre porque el mecanismo que se activa cuando presionamos una tecla, en lugar del tradicional modelo de “tijera”, se dobla como si fueran unas alas de mariposa. Esta creación de Apple le permitió reducir el espacio vertical ocupado por el teclado por unos milímetros . Pero trajo consigo enormes problemas, no sólo en la comodidad a la hora de escribir – algo crucial, teniendo en cuenta el uso que la mayoría le damos a las laptops – sino también en temas de durabilidad.

Desde que se lanzaron, estas nuevas Macbook exhibieron un grave problema con el teclado: si algún trozo de tierra, o algún tipo de suciedad se atascaba debajo de alguna tecla, la tecla podía dejar de funcionar por completo. Al estar sumamente pegados a la base, las teclas podían quedar inutilizadas si es que algún tipo de suciedad lograba filtrarse por los debajo. A veces, era posible reparase en el hogar con un poco de aire comprimido. Pero para muchos, para miles de personas, un error de diseño tan tonto por parte de Apple ha significado un viaje a una tienda de Apple, o de representantes de Apple, de dejar la laptop por días, semanas, para reparar el error.

Imaginen pagar $1,500 o más por una laptop donde teclas cruciales, como la “E”, la “B” de la nada dejan de funcionar por horas, por días. O para siempre, hasta que sea arreglado por un técnico de Apple. La empresa se ha negado a reconocer el problema, el error en el diseño, pero, en silencio, ha intentado mitigarlo. El año pasado, por ejemplo, añadió una membrana de silicona debajo de las teclas para intentar evitar el problema, pero después de ver cientos de reportes de personas con una nueva Macbook Air y Macbook Pros renovadas continuar con teclados que dejan de funcionar súbitamente, esta membrana no es más que una “curita” temporal, a un error fundamental de diseño que sólo puede ser arreglado con un cambio radical del teclado.

Esta es una de las razones por las cuales no recomiendo, a nadie, comprar una Macbook de Apple. Al menos, ninguna de las fabricadas desde el 2015 hasta ahora. Lo cual es problemático porque como millones de personas, yo también soy fan de MacOS, el sistema operativo de Apple, y lo prefiero a Windows. Pero el problema del teclado es tan grave, y el teclado es una parte tan fundamental de la experiencia de una laptop, que me es imposible recomendar un producto que, en esencia, viene fallado de fábrica.

La otra razón de peso, que también tiene que ver con el teclado, es lo terrible que se siente. Este mecanismo de mariposa ha logrado disminuir un par de milímetros de grosor, si, pero el resultado es un teclado que se siente pésimo a la hora de escribir. El teclado reacciona tan poco que muchas veces se siente como si estuviéramos escribiendo sobre vidrio. He probado la Macbook de 12”, la Macbook Pro del 2017 y la del 2018 y todas siguen con este nivel táctil tan terrible, que hace que escribir largos documentos parezca una verdadera tortura.

 La solución?

La solución? Es simplemente abstenerse a comprar las portátiles de Apple, al menos las lanzadas desde los últimos 3 años, cuando Apple introdujo este mediocre rediseño.

Por suerte, parece que es un problema que Apple solucionará este año, presentando de manera apurada un cambio “radical” a la Macbook Pro que por fin se deshaga de este teclado tan desastroso. Rumores apuntan a un lanzamiento que podría venir a fines del 2019 o inicios del próximo año pero, hasta entonces, no les recomendaría comprar una Macbook de Apple. Un teclado es una parte tan esencial de la experiencia de uso de una laptop que comprar una con un teclado deficiente es, realmente, una mala idea.

Y eso que no hemos tocado otros de los varios problemas que las nuevas Macbook Pros presentaron, como el cable de pantalla que deja de funcionar después de cierta cantidad de horas de uso normal, y más. Apple metió la pata con este nuevo rediseño, que vale la pena evitar. Hay muchas laptops con Windows de buena calidad que podemos considerar pero si desean una opción con MacOS, yo les recomiendo esperar hasta fines de este año, o inicios del próximo, cuando Apple por fin se deshaga de su mediocre Butterfly Keyboard.

Más Noticias
Ikea y Sonos lanzan parlantes en forma de Muebles, con Symfonisk