Personajes Tecnologicos: Mark Shuttleworth

Mark Shuttleworth es, definitivamente, el ultimate geek. Vamos, quién más, a los 35 años (recién cumplidos, por cierto), puede decir que ha conseguido, por primera vez, hacer que Linux por fin suene “cool”, logrando tanta atención positiva en medios especializados, como la negativa que consigue Microsoft? Y si eso no les basta, pues qué les parece haber logrado cumplir su sueño, entre los proyectos fundados, al viajar al espacio?

 earth-shuttle-docked

Pero vayamos por orden cronológico. Tras estudiar financia y tecnología de información en la Universidad de CapeTown, Sudáfrica, Mark fue rápidamente atraído por los avances que la web estaba teniendo.

Como muchos jóvenes empresarios de la época, decidió, pues, fundar su propia compañía. Thawte se especializó una empresa que se dedicaba a ofrecer seguridad en el comercio electrónico, todavía en su infancia durante la segunda mitad de los 90s (pero que ya mostraba indicios de lo que el comercio electrónico traería a corto plazo).

Sin embargo, Mark Shuttleworth hizo algo que quizás muchos hubiesen descartado por completo (vamos, la primera compañía es siempre como un bebé; imposible desprenderse de ella): vendió la compañía. Thawte, la única empresa que daba el servicio de certificación digital fuera de Estados Unidos, pasó a manos de VeriSign en 1999. Esto no sólo le dio a Mark $575 millones, sino que básicamente, le ahorró el dolor de cabeza de tener que lidiar con  la explosión de la "burbuja dot com"

Con el dinero obtenido, Mark terminó fundando HBD Venture Capital, una incubadora de negocios, 200px-Mark_Shuttleworth_by_Martin_Schmitt además de ShuttleWorth Foundation, una organización sin fines de lucro dedicada a la innovación social, además de fundar proyectos de software open source (FOSS, o “Free Open Source Software”).

Sin embargo, con el dinero obtenido por vender su primera compañía, Shuttleworth pudo concentrarse y financiar el sueño de todo Geek: Viajar al espacio. Tras entrenar en Star City, en Rusia por varios meses, Mark pudo despegar de Baikonur en Kazakhstan, convirtiéndose en el primero Africano en el espacio.

Fueron básicamente 8 días de realizar diferentes actividades, pero vamos; cualquier tarea, para alguien que ha soñado estar siempre en el espacio, debe haber parecido un juego, o a lo mejor, todo un sueño.

 

Ubuntu

Y Shuttleworth no estaría aquí, si no fuese por este proyecto. Tras el viaje espacial, Mark no perdería mucho tiempo, pues para el 2004, fundaría Canonical, y marcaría, quizás, uno de los pasos más importantes para Linux, como sistema operativo para el escritorio.

jaustin_saturated_full_logo_021_trans

Firme creyente del FOSS (Free Open Source Software), Shuttleworth sabe que Linux es, para él, el futuro de los sistemas operativos.

Ubuntu viene de la palabra Zulu “Ubuntu”, que puede traducirse libremente como “humanidad”, o “Una persona solamente es, a través de otras personas”.

Ubuntu, como la gran mayoría de distribuciones basadas en Linux, es totalmente gratuita. Pero también “libre”, lo que significa que todo el mundo tiene acceso al código fuente (la estructura del sistema operativo), y puede modificarla a gusto.

Sin embargo, lo que hizo a Ubuntu destacar del resto de docenas de distribuciones de Linux, puede concluirse de su slogan, que dramáticamente, enfatiza: “Linux para seres humanos”. Por fin, una distribución se jactaba de ser simple, y la mostraba como una característica, no una desventaja.

Sus bien planteados objetivos son el de ofrecer una versión actualizada constantemente del sistema operativo, que sea estable y usable para el usuario promedio.

Desde la primera versión lanzada en Octubre del 2004 hasta el día de hoy, Ubuntu no ha hecho más que intentar mejorar el punto clave en sistemas operativos para escritorio: usabilidad. Además de venir con una larga lista de muy buenos programas gratuitos, la interfaz de Ubuntu ha sido diseñada de tal manera, que sea simple y rápido acceder a la mayoría de opciones disponibles.

ubuntu_desktop

Ubuntu es, de hecho, la primera vez en la que realmente me animé a probar Linux “en serio” (aunque gracias a Compiz, realmente…). Y si bien todavía no creo que esté totalmente lista para destronar a Windows (o, en mi caso, OS X) como Sistema Operativo de escritorio, se está acercando peligrosamente con cada nueva versión.

Es decir, si Linux llega algún día a crecer no sólo en popularidad mediática y entre nichos geek, sino entre las masas, probablemente lo haga de la mano de Ubuntu y, por lo tanto Canonical. Al día de hoy, de todos los usuarios de Linux, Ubuntu (y sus variantes), se encuentran en aproximadamente 30% de los escritorios.

Así que si ya están hartos de Windows, quieren probar algo nuevo, o quieren saber de qué trata todo esto de Linux, Ubuntu es una genial primera opción.

Y Ubuntu, además de ser la más popular distribución de Linux, ha logrado, probablemente, cementar los sueños de este sudafricano: pasar de ser un exitoso hombre de negocios, a un “viajero espacial”, para convertirse, finalmente, en el fundador de la distribución que por fin puso Linux, en manos de personas que jamás se hubiesen atrevido a probarlo, dándoles a conocer a muchos, pues, las ideas detrás del software Open Source. Si es que Linux llegase a tener, algún día, un futuro en los escritorios de la mayoría de las PCs, mucho se le deberá, pues, a Canonical y Shuttleworth.