Utilizando los huesos de nuestros brazos para conducir el sonido, esta curiosa instalación en Brühlsche Terrasse en Dresden, Alemania, nos permite oír el ataque aéreo que ocurrió en 1945.

Bone Conduction: Es la conducción del sonido hacia el oído interno, a través de los huesos del cráneo. Es la razón por la cual la voz de una persona le suena diferente, cuando la escucha reproducida en algún aparato, pues la conducción ósea tiende a amplificar las frecuencias bajas.

Lo curioso, aparte de usar nuestros brazos como una suerte de audífonos orgánicos, es que, para el resto de personas que no apoye los brazos en la baranda, no escucharán nada.

boneconductionhearing"touched echo” es una intervención mínima mediática en un espacio público. Los visitantes son llevados a la terrible noche del ataque aéreo del 13 de febrero de 1945. Se ponen en el lugar de las personas que se taparon los oídos del ruido de las explosiones. Mientras se reclinan en el balcón, el sonido de aviones y explosiones es transmitido del mismo, a través de los brazos y directamente al oído interior.

 

Aquí el video:


touched echo – intervention in public space from MaUdK on Vimeo.

 

Definivamente, algo que deberíamos experimentar.

 

via techeblog

  • interesante.. hoy me puse a hacer eso.. y a probar pero en vez se apoyarme a la badanda como en la imagen.. me apoye a la mesa.. interesantes resultados

  • Interesante… es básicamente el mismo principio del teléfono con hilos y dos vasos… (siempre quise tener uno… ;( )

  • Julio

    Precisamente en esa cualidad ósea está la gran diferencia entre la música formato MP3 y la normal, en el MP3 es cierto que se eliminan las frecuencias que el oído humano no puede percibir, pero también se escucha con los huesos y con la carne, por eso la experiencia sonora en vivo es tan apabullante…

  • Pero, no entiendo, de dónde sale el sonido? O_o

  • @Elias: de la baranda