Primero lo último. Disculpen esta falta de actualizaciones durante los días Domingo y Lunes, pues estuve con acceso a internet un poco restringido, que me prohibió bloggear como es debido. Pero en fin, eso quedó ya atrás, y ahora si, a retornar a la regularidad de posteos. 

Ahora, sobre la encuesta anterior, antes de que fuese reemplazada por la nueva publicada, muestra algunos detalles interesantes. Contra todo pronóstico, aún 244 personas (54% de los votantes) opina que la página sigue cargando rápido. Aunque también, el 40% la considera lenta. Y aparentemente, el look actual, o theme de la página, parece que es del agrado de la mayoría todavía, porque fueron pocos los votos que deseaban que lo cambiara (aunque bueno, como que es pregunta es mezclar un poco manzanas con naranjas, pero en fin..). El total de votantes para esta encuesta abierta el 14 de Julio, fue 448.

Y en cuanto a la nueva encuesta, por qué ni siquiera aparece el PS3? Bien, sucede que es una encuesta algo más personal. Lo que pasa es que he caído, irremediablemente de nuevo, en el gaming. Así es… después de un año de realmente no haber jugado nada “en serio” (salvo uno que otro por ahí en la PC… nada como Company of Heroes), he decidido que es hora de renovar mi consola (actualmente, un Xbox con identidad de Media Center, pues lo utilizo más como reproductor MP3 o de películas en DivX que otra cosa). Así que por eso suelto esta pregunta, a ver si me ayudan a decidir. Xbox 360 o Wii? Una cosa a tener en cuenta, es que probablemente termine comprándome los dos (si, cuando me da la fiebre de gaming, regresa con fuerza), pero probablemente pasen algunos meses entre una y otra compra… así que… hey! Buena oportunidad para que decidan cual consola terminará en mi hogar primero. Si, indeciso 100%, lo sé….

 

 

Y ya que estamos en un post bajo la categoría “arturogoga.com“, hablemos un poco sobre la influencia que los videojuegos han tenido, pues, en mí.

Mi primera consola, fue un Atari 2600, obtenida por canje con mi tío… ya ni recuerdo por qué objeto, porque ni fui yo quien realizó el canje… así que si a alguien hay que culpar mi afición por los videojuegos, es, pues, a mis padres (y mi tío, por comprarse la bendita consola en primer lugar). Fueron épocas de descubrimiento y familiarización, pues con los escasos 4 años que debo haber tenido, zas, ya estaba agarrando el mando de la consola. Y, como era lógico, juegos clásicos como Pitfall, Frogger, Space Invaders, han quedado grabados en mi memoria.

Bien, luego pasé por una etapa confusa, pues como que le perdí el interés al asunto. Pero investigando en la tan confiable y querida WikiPedia, con un juego como referencia (Spy vs Spy), me parece que era una Apple II (vaya, y yo que pensaba que jamás había tenido algo de Apple en mis manos..)

En fin, todo el gaming volvió con fuerza, pues, cuando apareció la invasión japonesa en el mercado de los videojuegos con Nintendo. Y clásicos conocidos por todo el mundo y su abuela como Mario,  BattleToads, Double Dragon, Castlevania y un largo etecé (que empiezo a recordar, nostálgicamente, en JPJuegos) fueron los que poblaron gran parte de mi infancia.

Porque sí, fue medio geek desde enano.

Pero en fin, fue el Super Nintendo, ya cuando tenía alrededor de 10-12 años, lo que realmente me hizo apreciar más a los videojuegos que antes. El motivo? Final Fantasy II (IV en Japón). Ok, ok, Zelda estuvo primero (o fue el Final Fantasy I de NES?), pero hey, no había internet en esa época, no sabía inglés, así que imposible entender mucho el juego, no?  Así que volvamos a Final Fantasy II. Este juego realmente fue un “mind opener”, pues me hizo descubrir que un juego no necesariamente tenía que tratarse de high scores o de boss fights (ok, boss fights siempre están presentes). Sino que, en el internedio de tanta pelea y tanta táctica, se podía contar una buena historia.

Y es por eso que sigo considerando que esa fue la era dorada, al menos para mí, en cuanto a videojuegos. Luego de Final Fantasy II, vino un empacho total de RPGs, con juegos como Legend of Mana, Secret of Evermore, el mismo Zelda para SNES (y claro que regresé a jugar los Zelda para NES), o Final Fantasy III (VI en Japón), por cuyo cochino cartucho pagué como $90.

Además de los RPGs, estaban otros clásicos como Mario Kart, o esos torneos con amigos de colegio de Street Fighter, o la emoción enfermiza de ver tanta sangre y tanto destripamiento en Mortal Kombat II (porque, aceptémoslo, Nintendo realmente nos ofendió sacando el primer juego de la saga tan censurado).

Y de ahi? Pues de ahí, creo que todo fue en declive. Tuve mi N64 y esperar a que saliera un juego bueno, aunque sea uno, me terminó hartando, así que conseguí un PSX (el Playstation original).

Esos fueron buenos momentos, lo admito. Para empezar, Final Fantasy VII (y el verdadero motivo de mi “swtich”, supongo). Pero ahí no queda la cosa. Metal Gear Solid fue espectacular, como también Syphon Filter, un juego poco apreciado. Y lo mismo se puede decir del amado Winning Eleven, o de Castlevania Symphony of the Night, o de los cientos de juegos de calidad que salieron. Pero ya no era lo mismo que el Super Nintendo.

Antes de pasar al Playstation 2, volví a regresar a Nintendo, comprandome nuevamente un N64, sólo para jugar Majora’s Mask (y el Ocarina of Time, que había terminado, pero alquilando consolas los fines de semana en Blockbuster). Y luego del N64, vino el Dreamcast. Una genial consola de SEGA que no supo marketearse y fue arrasada por Sony y su avalancha del PS2 (luego de la enorme popularidad del PSOne que, de verdad, llevó a los videojuegos a las masas y lo hizo algo “cool”). Pero los propietarios de esta consola, saben lo que tuvieron en sus manos, y lo buenos que fueron algunos de esos juegos.

Pues bien, la historia con el Ps2 fue similar a la del PsOne. Muy buenos juegos, eso sí, pero simplemente ya no era lo mismo.

Y finalmente, llegamos, pues, al Xbox. Decidido a tener una consola de todas maneras, pero que me permitiese darle otros usos, como el papel de Media Center que está cumpliendo ahora, decidí deshacerme de mi Ps2 y conseguir un Xbox…

Pues bien, que pasó con el gaming? O en realidad, que pasó conmigo? Supongo que, después de un tiempo, empecé a ver todo repetitivo. Es decir, según lo vivido, fue durante la época del SNES en la que  hubo un matrimonio perfecto entre calidad gráfica, gameplay, e historias. Y desde ahí, todo me ha causado la misma sensación que ver repeticiones de, digamos, Seinfeld. Gracioso y divertido, pero ya no tiene la “magia”.

Pero hey, parece que esto va a cambiar. No sólo porque es una nueva generación de consolas (a la que estoy entrando, er, 2 años después), sino porque, al menos, este periodo de descanso de videojuegos me ha devuelto un poco la fe en los mismos. Y por ello, la decisión de probar suerte con una nueva consola.

Así como lo ven, los videojuegos, quiérase o no, han tenido gran influencia en mi por  este ya casi un cuarto de siglo de existencia. Me arrepiento de haber “invertido”, por ejemplo, 50 horas en Final Fantasy III? Nah, fueron 50 horas entretenidísimas, con gran jugabilidad, personajes entrañables y, como un buen libro, una memorable historia.

Y… wow, otra vez me la pasé divagando. Pero en fin, creo que extrañaba escribir.

 

Así que no se olviden de votar, y de dejar sus opiniones!