…Pero sí sabe cuando compartimos material ilegal

Screenshot 2014 03 31 12 08 38

La noticia del día y que probablemente termine saliéndose del tema y explotando en sensacionalismo – como suele suceder con este tipo de historias – sobre todo después de lo ocurrido con Microsoft la semana pasada[1], está relacionada a un tweet, retuiteado ya más de 3,500 veces, sobre la imposibilidad de compartir un archivo en Dropbox debido a temas de derechos de autor (DMC takedown).

Lo que sucede es lo siguiente: alguien quiso compartir un archivo que tiene derechos de autor en Dropbox. Dropbox le impidió al usuario compartir dicho link, debido a que el archivo era uno que, bueno, no se podía compartir por temas de derecho de autoría. Es decir, podría ser un Mp3 de una canción, como una película, ebook, o lo que sea. El pánico se genera al asumir que Dropbox tiene acceso a nuestros archivos y, de manera similar a lo ocurrido con Microsoft (ver notas a pie de página), se trata de un caso más de una empresa que está espiando nuestros archivos. Lo cual no es cierto

Pero cómo Dropbox puede ver un archivo, sin “verlo”?

Cómo, entonces, sabía Dropbox que se trataba de un archivo imposible de compartir, si no está espiando constantemente nuestras cuentas? Es senciilo: a través de “hashes”, algo que Dropbox viene haciendo desde hace tiempo, en un afán de evitar que su servicio termine siendo utilizado con fines ilegales.

Me explico:

  • Todo archivo digitial tiene una firma única de archivo, una serie de caracteres y símbolos que lo identifica, lo cual es denominado “hash”
  • Si el archivo es modifiicado de cualquier manera, el “hash” o identificador cambia totalmente. Ejemplo: Un libro electrónico tiene un identificador como “5f93654”. A este ebook, le añadimos una “ñ” en cualquier lugar. El resultado? Un identificador totalmente nuevo, que podría ser “79fa45kly”
  • Dropbox tiene una “lista negra” de hashes o identificadores, enviados por diferentes estudios cinematográficos, productoras de música, editoras. Dropbox, por lo tanto, no sabe qué es lo que tenemos, pero sí sabe si tenemos un documento que no podemos compartir, en base a estos identificadores. Dropbox no sabe el contenido de los archivos (porque Dropbox sólo conoce a los “hashes” o identificadores) , pero sí puede ubicarlos entre los millones de usuarios.

Los hashes funcionan, de cierta manera, como huellas digitales. A través de una huella digital no podemos conocer o identificar inmediatamente de quien se trata, pero sí podemos hacerlo una vez que tenemos una lista o algo con qué compararlo. Es por eso que los estudios de cine y demás dueños de derechos intelectuales envían una lista de estos identificadores, y Dropbox sólo se encarga de evitar que sean compartidos.

Screenshot 2014 03 31 12 17 40

 

Vale la pena aclarar algo más: el archivo no fue borrado de la cuenta del usuario. El archivo permanece tal y como estaba en un principio. Lo único que se impidió, fue que éste archivo fuera compartido.

Moraleja? Pueden usar Dropbox para todo tipo de contenido, legal e ilegal, libres de derechos de autor, o con derechos de autor. Pero si desean compartir un documento con el mundo con derechos de autor, mejor utilizar otro servicio.

 

 

via techcrunch


  1. Una persona robó información secreta de Microsoft y, para probarlo, Microsoft abrió la cuenta de Hotmail del acusado sin un warrant o petición formal para hacerlo, simplemente porque en sus términos y condiciones del servicio, pueden hacerlo. Buen recordatorio de por qué tener un servicio de correo alojado con terceros no es siempre la mejor opción.  ↩
  • LUCHA

    BUENA RECOMENDACION. GRACIAS POR ELLO

  • Alejandro Martinez

    Entionces mejor usar Mega, que tiene 50 Gb libres, envriptado y con app en ios y android