Motorola Moto G 2014, Review en Español

IMG_3309El 2013 fue un año importante para Motorola. A pesar de que haber tenido importantes éxitos y ser una de las empresas pioneras de la era móvil, la falta de éxitos recientes tras una era en donde sus smartphones dejaban mucho que desear, terminó poniendo en serios aprietos a la empresa norteamericana. Éxitos como el Razr inicial, o el primero Droid / Milestone que básicamente consiguieron que Android fuera popular, fueron opacados por otros años de productos poco innovadores, demasiados modelos que dificultaba la diferenciación, y nada que los hiciera resaltar.

El 2013, sin embargo, se marcó un cambio notable: en lugar de lanzar una docena de diferentes modelos, Motorola redujo su catálogo de ofertas a 3 modelos: el Moto X, Moto G y Moto E. Los tres teléfonos compartían algo en común: en lugar de seguir la corriente de tratar de brindarnos “skins” o versiones de Android personalizadas al extremo (con características que prácticamente nadie usa), como ocurre con Samsung o LG, Motorola optó por brindarnos una versión de Android que se mantenía muy similar a la visión original de Android, la misma visión que Google comparte con nosotros a través de sus dispositivos Nexus. Sin duda debido a que en aquel entonces, Motorola formaba parte de Google, la línea de teléfonos lanzados por la empresa era una excelente alternativa a obtener un teléfono con una versión de Android “limpia”. La gran ventaja? Que al no recargar la memoria del teléfono con funciones inútiles y aplicaciones que jamás usaremos, como hacen otros fabricantes, teníamos una versión de Android mucho más ligera, más veloz y más estable

 

Pero el Moto G destacaba no sólo por traer esta versión “vainilla” de Android, sino que, por primera vez, se daban las condiciones necesarias para que un teléfono de rango medio fuese una opción viable. En años anteriores al Moto G, comprar un teléfono “low end”, o de gama media-baja en Android era una terrible idea. Android de por sí es un sistema pésimamente optimizado – el “Windows Vista” de los móviles, si lo comparamos a iOS o Windows Phone, que trabajan *mucho mejor en hardware más sencillo*. Si combinamos esta falta de optimización a los cambios de software hechos por empresas que no destacan, precisamente, por el software que desarrollan, haciendo de Android más pesado, junto a procesadores limitados, poca memoria disponible, y almacenamiento paupérrimo, tenemos una receta para una terrible experiencia final: teléfonos lentos, que se ponen aún más lentos con el tiempo, que conllevan a una experiencia muy frustrante.

IMG_5334

Teléfonos con terribles pantallas de baja resolución, cámaras que no requieren de filtros para sacar fotos “vintage”, y superficies táctiles que no responden bien a nuestro tacto, eran la orden del día. A tal punto, que valía la pena esperar y comprar el modelo de bandera del año anterior, en lugar de lidiar con teléfonos de gama baja.

Es importante conocer este panorama, para saber cómo el panorama cambió en el 2013 para que el Moto G fuese posible. Desde entonces, Android maduró y se volvió un sistema operativo más estable. Google se esforzó, en versiones subsecuentes, en mejorar el rendimiento, llegando a reducir el consumo de memoria de Android con KitKat (Android 4.). El precio de los componentes se hizo más asequible. Y todo esto, le permitió a Motorola lanzar el Moto G.

IMG_5341

Este teléfono tenía poco que envidiarle a su “hermano mayor”, el Moto X – o a cualquier otro teléfono de gama alta – en cuanto a funcionalidades. Con una pantalla de 4.5″ HD, un procesador Quad Core Snapdragon y 1GB de RAM, el smartphone dejaba mordiendo el polvo al resto de competidores como el S4 Mini y similares, al ofrecernos un paquete completo, a un mejor precio. No dudé en recomendar el Moto G a varias personas, pues por el precio, lo que ofrecía era imbatible.

Un año después, y tenemos con nosotros al Moto G (2014). Motorola ha optado por mantener el nombre del equipo. Pero son las mejores ofrecidas, suficientes para justificar la compra de este modelo?

 

Hardware

IMG_5355

La respuesta es sí. Y por una sencilla razón: el Moto G (2014) trae el cambio más solicitado por todos: almacenamiento expandible. Así es, por fin podemos llenar una SD card de música, videos, lo que sea, y no estar limitados por los escasos 8 / 16 GBs del equipo.

Aparte de este significativo cambio, tenemos también una pantalla mucho más grande (5″ contra 4.5″ del modelo anterior). A pesar del salto a las 5 pulgadas, se sigue mantienendo la resolución de 720p. No, no es QHD o siquiera Full HD como muchos otros teléfonos en el mercado. Y tampoco es la mejor pantalla en cuanto a ángulos de visibilidad, brillo o saturación de color. Pero se ve bastante bien si es que no están en la cacería de encontrar pixeles.

Otro cambio importante, es que Motorola ha optado por colocar parlantes estéreo frontales en el equipo. Esto es un cambio sumamente bienvenido, porque una vez que disfrutan de parlantes frontales (como los que encontramos en el One M8 de HTC, por ejemplo), cuesta volver a los que están a los lados, o hacia atrás. El nivel de volumen es mucho más alto, haciendo que la experiencia multimedia (junto a la pantalla más grande) sea superior.

IMG_5368

La cámara también es una mejora considerable al sensor que teníamos el año pasado. El Moto G 2013 traía consigo una cámara de 5 megapixeles con un sensor que prácticamente nos aseguraba fotos oscuras y borrosas de noche. Esta vez, tenemos una cámara de 8 megapixeles y “tweaks” o mejoras en software que nos da fotos mucho más aceptables. No, no se compara a la del Moto X, o compite con las mejores cámaras móviles del mercado, pero sí es una cámara con la que podremos obtener fotos aceptables. No soy muy fan del software de Motorola para tomar fotos (es demasiado simple; y en lugar de ocultar funciones útiles, simplemente no las ofrece por ningún lugar), pero es algo que podemos remediar rápidamente con una instalación de Camera FV-5 o similares.

Entonces, a pesar de que el Moto G sigue manteniendo varios componentes internos, ha hecho mejoras en puntos clave.

Características

ModeloMoto G (2013)Moto G (2014)
Pantalla4.5″ 1280x720p5″ 1280x720p
CPUSnapdragon 400Snapdragon 400
Núcleos44
RAM1 GB1 GB
Almacenamiento8 / 16 GBs8 / 16 GBs
ExpandibleNoSi, MicroSD
Cámara5 Mpx8 MPx
Batería2070 mAh2070 mAh

 

El único tema en el que el equipo es inferior al modelo del año pasado, es en duración de batería. Algo que siempre me gustó del Moto G (2013), es que su batería tranquilamente podía durar dos días, o día y medio de uso pesado. En esta oportinidad, el Moto G mantiene el mismo tamaño de batería, pero con una pantalla más grande, la duración de la misma se reduce. El teléfono llegaba sin problemas a durar hasta la noche (después de ser desconectado temprano en la mañana), pero sí noté una reducción en duración.

Otro punto negativo que se replica este año: el modelo con 4G / LTE llegará después. De momento, este equipo sólo cuenta con redes 3G.

 

Software

IMG_5333

A pesar de ya no ser parte de Google, Motorola ha decidido, afortunadamente, mantener la misma filosofía de darnos una versión de Android bastante limpia o ligera.

Por lo tanto, el teléfono se sigue comportando bastante bien con Android 4.4.4: la experiencia es sumamente veloz y estable con las apps con las que probé. Motorola sólo incluye pocas apps (Assist, que es bastante práctica, Migrate para migrar de otro teléfono y Alert, que nos permite contactar a personas de confianza en casos de emergencia).

El multi-tasking, debido a su gigabyte de RAM, es algo limitado, sobre todo en un sistema operativo tan “tragón” en temas de memoria. Es común ver cómo las apps son expulsadas de memoria, sobre todo apps pesadas como el navegador o Facebook. Por suerte, gracias al Snapdragon 400, volver a la app usualmente es un proceso más veloz.

IMG_5378

Motorola sigue manteniendo una versión limpia y ligera de Android que, en mi opinión, resulta mejor opción a las sobrecargadas interfaces propuestas por Samsung o LG. Si buscan una versión ligera de Android, la línea de Motorola es la que más se acerca a la visión original de Google, visión que comparte con nosotros a través de sus dispositivos Nexus (que, lamentablemente, son difíciles de conseguir).

Conclusión

IMG_33231

El Moto G (2014) no es un salto revolucionario frente al equipo del año pasado. Sin embargo, ha conseguido mejorar todas las principales quejas que teníamos con el modelo inicial, haciendo que su recomedación, sea algo sencillo.

El equipo sigue siendo la mejor opción, si buscan un smartphone que ofrezca excelentes características por el precio, que usualmente está en $180 (desbloqueado)

 

 

Fotos

No more articles