Moto G5 Plus Review en Español. Un sólido teléfono de Gama Media

Cuando salió al mercado, el Moto G hizo que todos nos detuviéramos y le prestáramos atención a esta nueva línea de teléfonos de Motorola. Por primera vez en el mercado había un teléfono económico de buena calidad. En el 2013, con la frenética evolución de smartphones año tras año, sólo la gama alta era la que realmente valía la pena. Comprar un teléfono de gama baja, era resignarse a una experiencia lamentable, lento hasta ara hacer llamadas. El Moto G cambió todo eso, dando origen a una gama media de calidad.

Casi 4 años después del lanzamiento del original, hoy tenemos con nosotros al Moto G5 Plus. A pesar de que el catálogo de Motorola nuevamente se ha vuelto a poblar de teléfonos – muchos de ellos innecesarios – el Moto G5 Plus sigue siendo la mejor alternativa en su gama.

Moto G5 Plus Hardware superior, a un precio bastante cómodo

Después de un tropiezo con el Moto G4 / G4 Plus1, Motorola nuevamente regresa al mando con el Moto G5 Plus. El año pasado nos quejamos de que no habían suficientes diferencias entre el modelo “normal” y el Plus. Este año es totalmente diferente: hay tanta diferencia entre el G5 y G5 Plus, que no recomendaría el primero en ningún caso.

Moto G5 Plus

El Moto G5 Plus ofrece no sólo una pantalla más grande, más almacenamiento sino una batería de mayor capacidad y sobre todo, un mejor procesador. Así es, ahí donde el Moto G5 tiene un procesador Snapdragon 430, el Moto G5 Plus nos ofrece al súper eficiente y veloz Snapdragon 625, el mismo procesador que tenemos en el Moto Z Play.

Otro punto crítico? El teléfono también nos da 32 GBs de almacenamiento interno que podemos expandir vía MicroSD. Las apps que usamos a diario – incluyendo las de redes sociales – han crecido en tamaño considerablemente con el paso de los años, así que 16 GBs resulta, muchas veces, demasiado restrictivo. Sobre todo porque Android suele llevarse 4 o 5 de esos 16, dejándonos sólo con 11 o 10 GBs para nuestras apps, fotos, videos y juegos. 32 GBs nos deja respirar mucho más, y nos da menos preocupaciones. Sí, podemos expandirlo vía MicroSD, pero ya saben cómo es esa historia en Android: no todas las apps pueden mudarse a la memoria externa, y el rendimiento y consumo de batería aumenta si lo hacemos.

Lo que el Moto G5 nos ofrece, entonces, es un muy buen rendimiento en todo sentido. La única gran limitación con el modelo latinoamericano, es que sólo contamos con 2 GBs de RAM, en en lugar de los 3 o 4 GBs que podemos ver en otros mercados. Usándolo como teléfono principal, esta limitación se hizo presente cuando intentaba mantener 4 o 5 apps en memoria; en muchos casos, la app tenía que volver a cargarse desde cero. Pero errores comunes en los Motorola no se hicieron presentes, como la interrupción de música (Spotify) si es que el dispositivo se quedaba sin memoria, por ejemplo.

Si, me hubiera gustado ver un modelo con más RAM, pero teniendo en cuenta el costo del teléfono, y la necesidad de mantener diferencias con la línea “Z”, es comprensible.

 Batería

El Snapdragon 625 es notorio por ser uno de los procesadores más eficientes del mercado, superando en duración incluso a varios de los teléfonos de gama alta (que, por ser más poderosos, consumen más). Esto nuevamente queda en evidencia con el Moto G5 Plus, donde, gracias a este procesador y su batería de 3,000 mAh, me duró tranquilamente todo un día de uso intenso.

El Moto Z Play (la primera generación, del 2016), sigue siendo superior, gracias a que tiene una batería más grande. Pero el Moto G5 Plus nos ofrece una autonomía similar, a un menor precio.

Esto, combinado con el hecho de que el teléfono viene con un Turbocharger de carga rápida, lo convierten en una de las mejores opciones para aquellos que valoran la batería en un smartphone.

 Un botón que lo hace todo y los siempre bienvenidos extras de Motorola

Otra cosa que me agradó bastante del Moto G5 Plus, es su sensor de huellas dactilares / botón. En lugar del Moto G4 Plus, cuyo sensor no ofrecía mucha utilidad más allá de identificarnos, el Moto G5 Plus nos permite usar al sensor como reemplazo a los botones de Android.

Así podemos ganar espacio en pantalla, pues podemos desaparecer los botones por software de Android y usar el sensor para ir hacia atrás (deslizando nuestro el dedo hacia la izquierda), mostrarnos las apps recientes (deslizando hacia la derecha) o volviendo a “home”, simplemente dejando nuestro dedo encima. Es intuitivo y una vez activado, mucho más conveniente que los botones por software de Android.

Además, tenemos también todas las pequeñas mejoras que Motorola suele hacer a Android, como el Moto Display, que nos muestra las notificaciones en la pantalla en el “Lock Screen” sin tener que encender el teléfono. Y si, a pesar de que LG y Samsung ambos han sacado alternativas similares, la de Motorola sigue siendo la mejor, pues nos permite interactuar con dichas notificaciones, no sólo verlas.

 La Cámara, el punto débil

Teniendo en cuenta la cantidad de promoción que Motorola, creo que mis expectativas con la cámara del G5 Plus estaban demasiado altas. Esperaba un performance capaz de rivalizar con la gama alta pero, en su lugar, me topé con una cámara que cae, redonda, dentro del promedio de la gama.

Se trata de una cámara que sí, consigue buenas fotos de día, como todas, pero que de noche, en un bar, en un pub, en el parque, sufre bastante enfocando, nos da bastante ruido, y una lenta velocidad de obturación. Tampoco tenemos estabilización óptica de imagen.

El Moto G5 Plus no destaca por su cámara en absoluto, pero creo que es algo a lo que nos hemos llegado a acostumbrar en los teléfonos de Motorola, en general. Podemos esperar buenas fotos del sensor de 12 Megapixeles, siempre y cuando tengamos buenas condiciones (buena iluminación, sobre todo)

Conclusión

Lo que tenemos, entonces, es un teléfono sumamente sólido donde las únicas grandes decepciones, son la falta de opciones en cuanto a RAM2, y la cámara de fotos y video.

Si embargo, por el precio por el que podemos conseguir el teléfono, resulta difícil no recomendarlo. Un Snapdragon 625 con 3,000 mAh nos asegura no sólo excelente rendimiento en todas las apps y la mayoría de juegos, sino también autonomía.

Eso sí, busquen al Moto G5 Plus, en lugar del Moto G5 “a secas”, pues ofrece demasiados beneficios para ignorar.

  1. Teléfonos que no tuvieron mucho que aportar, además de toda la confusión armada por ambos equipos y una cámara nada especial.
  2. en Latam sólo tenemos el modelo de 2 GBs, cuando en otros mercado se ofrece el de 4 GBs
No more articles