Monitores de 144 Hz / 120 Hz. Cuánta diferencia hay?

 Vale la pena un monitor de 144 Hz o más? Qué tal es la pantalla del nuevo iPad Pro?

Con el lanzamiento del nuevo iPad Pro de 10.5”, y la actualización al de 12.9”, Apple nos trae los primeros paneles con un índice de refresco de 120 Hz. En esencia, esto significa que las animaciones y todo el contenido mostrado en estas pantallas puede superar los 60 cuadros por segundo a los que hemos estado atados por mucho tiempo. Apple es el primero en hacer esto en dispositivos móviles, pero ya hemos tenido en el mercado monitores de 144 Hz desde hace unos 3 o 4 años. Sin embargo, en una PC usualmente necesitamos una tarjeta de video de buena calidad, además de un monitor con un índice de refresco de 144 Hz, para poder aprovecharlo.

La pregunta que todos nos hacemos es: existe una gran diferencia entre una pantalla con 60 Hz, y una con 120, 144 o 240 Hz?

 Qué es 144 / 120 Hz? Cómo cambia al monitor?

Con un índice de refresco de 144 Hz / 120 Hz, nos referimos a que la pantalla se actualiza 144 o 120 veces por segundo. Durante muchos años, el índice de refresco (refresh rate) ha permanecido en 60 Hz, o 60 cuadros por segundo. Es decir, la pantalla se actualizaba un máximo de 60 veces por segundo. Recientes avances tecnológicos han permitido la creación de pantallas que pueden ser refrescadas 100, 120, 144 o 240 veces por segundo, por eso vemos monitor de 144 Hz, 240 Hz, o el reciente iPad Pro, que tiene una pantalla ProMotion con 120 Hz de Refresh Rate.

Pero para poder aprovechar estas pantallas, necesitamos un hardware lo suficientemente poderoso para mostrar contenido con este índice de refresco. Una tarjeta de video poderosa y un procesador veloz son necesarios para poder actualizar la pantalla 120, 144 o 240 veces por segundo.

Por eso es que el beneficio de este tipo de configuración es usualmente aprovechado por Gamers. Pero con el iPad Pro, un dispositivo móvil integral que ofrece estos 120 Hz sin necesidad de comprar nada extra, tenemos por primera vez este índice de refresco en un gadget que llegará a un gran porcentaje de personas.

 Es algo que se debe experimentar

La respuesta sencilla es sí: existe una enorme diferencia entre un monitor de 60 Hz, y uno de 144 Hz, o una pantalla de 120 Hz como la del iPad Pro. Esto lo he podido experimentar con el monitor gamer que Samsung me ha dejado para pruebas, el CFG70 que pueden ver en el video de arriba.

Apenas lo conecté, reemplazando la TV que usaba como monitor, la fluidez del mismo Windows resultó aparente. Las animaciones eran mucho más suaves, más precisas. Diría que fue, para mí, tan notable como el salto de 30 cuadros por segundo a 60 cuadros. En juegos también pude notar una gran diferencia en fluidez, pero creo que fue más notorio en toda la interfaz de Windows 10 y el proceso de navegación.

Con los nuevos iPad Pros, Apple está apuntando a un índice de refresco de 120 cuadros por segundo con sus nuevas pantallas ProMotion, pero que pueden adaptarse a 24 Hz o 48 Hz cuando vemos fotos o películas, respectivamente. Y nuevamente, la diferencia tiene que verse en persona para poder ver el drástico cambio en fluidez que puede percibirse.

Tenemos videos de demostración como este…

…que, al estar en slow motion, nos muestra cómo un monitor de 120 Hz o superior es mucho más fluido (genera menos escenas borrosas) que uno de 60 Hz. Pero como se los comentaba líneas arriba la verdadera diferencia la presenciamos cuando nos encontramos frente a un monitor de 144 Hz, o uno de los nuevos iPad Pros; resulta difícil regresar a una pantalla de 60 Hz.

En juegos, he podido notar la misma diferencia. Por supuesto, necesitan una tarjeta de video capaz de mover más de 60 cuadros por segundo, pero una vez que consiguen 120 cuadros por segundo o más, en un monitor de 144 Hz como el Samsung que les mencioné líneas arriba, volver a un monitor de 60 Hz, sobre todo en juegos competitivos o shooters en primera persona como Overwatch, Counterstrike: Global Offensive, entre otros, resulta difícil. Sentirán una suerte de “lag” en pantalla.

Como conclusión, entonces: sí, un monitor o pantalla de 144 Hz o 120 Hz ofrece una diferencia notable frente a las pantallas de 60 Hz a las que estamos acostumbrados. Y no sólo en videojuegos – que es donde obtendremos mayores ventajas, sobre todo en juegos competitivos – sino en toda la interfaz. Es un cambio importante, que sin duda veremos en los nuevos iPhones de este año. Y espero que sea algo que también veamos en Android a corto plazo, pues es en fluidez de animación donde Android sigue quedándose un poco atrás (con excepción de los teléfonos Pixel de Google / HTC).

No more articles