Dejando el titular estilo prensa amarilla de lado, Cnn Money reporta cómo Akin, un mocoso de 14 años común y corriente, cuya madre hace $30 dólares en limpieza, ha logrado hacer una pequeña fortuna.

Cómo, pues? comprando cosas en línea – laptops, camaras, Tvs planas, utilizando tarjetas de crédito robadas. Los envía vía FedEx a depósitos en Europa, donde amigos lo envían a Lagos, Nigeria, para ser vendidoes en el mercado negro.

Su oficina? Un café de internet, donde pasa hasta 10 horas al día, 7 días a la semana, encorvado frente al monitor.

Pero no está solo. Alrededor suyo otros púberes, en vez de jugar counter-strike, gunbound, o demás, hacen exactamente lo mismo que Akin.

Las estafas online en Nigeria han crecido desmesuradamente estos últimos años, y continúan haciéndolo, debido a la falta de control que existe.

vía digg