Screenshot 2014 07 17 08 31 11

El incomprendido Nokia X con Android

Satya Nadella, CEO de Microsoft, anunció el día de hoy dos importantes cosas en una nota de prensa

Despedirá a 18,000 personas, la más grande cantidad de despidos de todos los tiempos por parte de Microsoft. Es lamentable – ver cómo el talento queda fuera de la empresa siempre lo es – pero también es comprensible. Estos despidos vienen después de la adquisición de otro gigante, Nokia. Y para lograr la fusión necesaria y evitar los puestos repetidos, 12,500 personas de Nokia Devices perderán sus puestos en los próximos 6 meses. El corte de personal viene principalmente de la división de Nokia, con las personas restantes siendo asimiladas a la división de dispositivos móviles de Microsoft, uno de sus grandes enfoques de esta nueva compañía. 

Microsoft se encuentra en plena reestructuración tanto empresarial, como cultural. Su enfoque en Office y Windows como principales caballos de batalla está terminando, para dar paso a un enfoque más en Dispositivos con Windows (como hemos visto con el Surface 3, y la adquisición de Nokia para desarrollar teléfonos “in-house”) y en la Nube, con servicios como OneDrive. La idea de Microsoft, al igual que Google y Apple, es de convertirse en un ecosistema tan integrado, que no vamos a querer dejarlo por otro. Un cambio que debió haber empezado hace tiempo internamente, pero que me alegra que ya esté ocurriendo. Este nuevo Microsoft estará muy, muy interesante.

Por otro lado, Nokia X abandonará Android. Lo increíble, en realidad, es que siquiera haya sido lanzado. El Nokia X traía lo peor de Android y no nos daba acceso a lo que lo hace bueno (Play Store, servicios de Google). Todo, con un “skin” o plantilla para asemejarse a Windows Phone. Teniendo en cuenta que Windows Phone 8.1 es un sistema operativo muy capaz, con funciones que incluso superan a las de iOS y Android, no tenía sentido mantener Android como OS. Sobre todo porque Microsoft espera que más desarrolladores se entusiasmen con la idea de crear una sola app, que funcionará en varios dispositivos (la misma app de Windows Phone, puede correr en Windows 8, no es necesario desarrollarla nuevamente). Esto, esperemos, ayudará a impulsar el interés en el Store de Apps de Windows, el cual deja muchísimo que desear frente al de Apple o Google.

 

Se vienen meses de grandes cambios para Microsoft. Cambios que se verán reflejados también en nosotros, los usuarios finales