Dumb Little Man tiene un muy buen artículo sobre meditación, en el que nos detalla maneras de meditar, aprender a hacerlo y utilizarlo, pero específicamente diseñado para personas impacientes y algo escépticas al respecto.

La idea es, pues, dedicar las actividades mencionadas en el post, a limpiar nuestra mente, dejarla “en blanco”

Aquí, algunos puntos interesantes que realmente me llamaron la atención:

Meditación de baño

La próxima vez que se duchen  o tomen un baño, creen su propio spa simplemente apagando el switch de nuestra mente. Abandonar todos los límites: sin límites temporales, ni de temperatura. Respirar hondo. Cerrar los ojos, sentir el agua. Sentir los efectos que ésta produce en nuestro cuerpo. Permitir que el agua nos cure, al transformar el “tiempo de baño” en meditación. Concentrarnos eexercise_medn nuestra respiración y cómo nuestro cuerpo se siente. Si pensamientos sobre el pasado o futuro vienen a nuestra mente,simplemente hay que observarlos y olvidarnos de ellos.

nota arturogoga.com : De hecho, el baño siempre lo he considerado como mi “tiempo de meditación”. No hay nada más relajante y estimulante como un buen duchazo en la mañana en el que podemos dedicarnos, simplemente, a nada. Y así estemos acostumbrados a darnos un duchazo nocturno, siempre es recomendable, en mi opinión, darse uno en la mañana temprano, pues también es un gran motivador.

 

 

Meditación musical

music_med Esta es otra actividad que la mayoría de nosotros hace a diario. Escuchar música nos trae, naturalmente, al momento presente. También puede traernos buenas memorias o sueños del futuro. Podemos aumentar la experiencia meditativa al notar cómo nos sentimos mientras esuchamos.

Otras ideas con la música son, por ejemplo, coger ese instrumento que no tocamos hace tiempo. Ni preocuparse si lo sabemos tocar bien o no. El punto, es simplemente involucrarse con él y disfrutarlo. También pueden probar cantar o tocar perscusión junto con nuestra música favorita. No tienen una batería? Hagan una. Cualquier objeto puede volverse un instrumento de percusión. Sólo empiecen a tapear! Por último, consideren ir a un evento musical y disfrutarlo. Estarán inmersos en la meditación sin ningún esfuerzo. Por algo nos gusta tanto la música!.

 

Si todo el resto falla – La meditación de 10 minutos en un cuarto oscuro

Si no tuvieron nada de tiempo para ninguna de las actividades superiores, aquí hay una simple rutina de meditación de 10 minutos que incluso los más impacientes pueden acomodar en su agenda.

  • Ir a un cuarto oscuro y sentarse en una posición cómoda. Cerrar los ojos
  • Si se sienten bien, cubrir nuestros ojos con las manos por unos momentos, o sobar nuestras sienes.
  • Empezar por tomar 10 profundos respiros. Mantener cada uno por un periodo de tiempo que resulte cómodo y luego soltarlo lentamente.
  • Después de esto, simplemente respiren normalmente. Fíjense en su respiración. Fíjense de cada parte de su cuerpo desde los pies hasta la cabeza.
  • Notar cada parte. Enviar una intención de sanación para cada parte que lo necesite.
  • Luego centrarse en un mantra simple, cualquier palabra que elijan. Evitar que entren pensamientos ajenos, que no tengan nada que ver con la meditación. Los 10 minutos pasarán rápidamente.
  • Al final, abrir los ojos, hacer unos cuantos estiramientos, y tomar unos cuantos respiros hondos.

 

El resto del artículo, lo pueden leer en Dumb Little Man. El artículo, fue escrito por K. Stone, autor de Life Learning Today, un blog sobre mejoras en nuestro modo de vida. Y fue encontrado en Lifehacker.

 

Ahora, meditar siempre es importante porque es una forma de liberar nuestra mente de preocupaciones. Es una forma de sanación, gratuita y simple. La idea, es no buscar una gratificación instantánea, pues a veces toma tiempo.

Entre otros tips meditativos, uno que particularmente me agrada, aparte del baño, son los que mezclan un poco de ejercicio. Salir a caminar o a correr, hacer algo de pesas, o incluso a pasear al perro, por ejemplo, son mis “momentos zen”. Momentos en los cuales puedo limpiar mi mente, durante el día. Y claro, nada mejor, que combinarlo con algo de música.  Esto lo vimos más al detalle, en el artículo “Cómo tener una mañana productiva