Mientras otros científicos se preocupan por perfeccionar los gestos faciales en rostros humanoides (como los escalofriantes Geminoids), la idea aplicada por el Instituto de Sistemas Cognitivos (ICS) de TU München en Alemania podría mostrarnos otra manera de conseguir el objetivo de crear robots lo más parecido a nosotros.

En lugar de pasar por el laborioso proceso de fabricar un rostro, incluyendo todas las posibles animaciones faciales y músculos para que puedan verse reales, aquí se está utilizando un retro- proyector para crear el rostro, como pueden ver en la imagen y en el video

 

Maskbot might b

Esto tiene la ventaja de poder recrear todo tipo de gestos vía software, evitando así crear complejos rostros de manera física. Y por supuesto, es posible también intercambiar el rostro sin mucha dificultad.

El “Maskbot” también cuenta con mecanismos para mover la cabeza, y con los avances en software que ya existen, se podría crear más fácilmente un rostro real, enfocando entonces los esfuerzos en la movilidad de los robots. Aquí otro ejemplo de un robot humanoide, con un rostro “físico”:

 

via