Filmado por Dziga Vertov, The Man with a Movie Camera,  es considerado como uno de los films que más ha influenciado al mundo de la cinematografía y que, si llevaron algún curso de cine en la universidad, probablemente vieron.

Lanzado en 1929, la cantidad de efectos que fueron prácticamente inventados por Vertov (y que hoy en día vemos muy seguido en el blog) como el slow motion, cortes rápidos en edición, close ups extremos, stop motion, doble exposición, entre otras cosas, hacen de este uno de los cortos que, obligatoriamente, tenemos que ver.

Aquí, pueden ver el original:

 

Jamie Stuart decidió crear una suerte de homenaje llamado Man in a Blizzard / Idiot With a Tripod. Contento con el resultado final, Stuart se lo envió por mail a Roger Ebert (famoso crítico; y sí, es una de las primeras reseñas que leo antes de pagar mi entrada en el cine), quien ha publicado, en su blog, que debería “ganar el premio de la academia por mejor corto live-action”.

Filmado con una Canon 7D y editado en Final Cut Pro, Stuart nos cuenta las técnicas utilizadas durante la filmación, que pueden leer completo en el Sun Times de Chicago. Yo, los dejo con el corto: