Los nuevos RYZEN de AMD ya no necesitan una Tarjeta Gráfica

 

Algo que muchos hemos querido por años, es tener un procesador – ya saben, como un Intel Core i5, Core i7 – que no sea tan patético cuando se trata de correr aplicaciones exigentes gráficamente, como juegos. Cómo es posible, por ejemplo, que cuando nos armamos una PC de escritorio y comparamos la calidad gráfica de ese mediocre Intel Integrated Graphics con un teléfono móvil, un dispositivo que está en nuestro bolsillo, y es de un tamaño minúsculo cuando lo comparamos con una PC de escritorio, sea el teléfono el que nos ofrezca mejores gráficos en algunos juegos?

La respuesta es sencilla:nuestros teléfonos utilizan lo que se denomina como un “SoC” o System on a Chip, que empaca todo – procesador, tarjeta gráfica, memoria de video y memoria del procesador – bajo un único chip, porque en un smartphone simplemente no tenemos espacio para nada más, y ya vimos como todos los intentos de hacer un teléfono modular, han fracasado. Las PCs? Las PCs requieren que compremos cada componente por nuestra cuenta y hasta ahora, si no comprábamos una tarjeta gráfica además del procesador, pues nuestra flamante y veloz computadora iba a quedar en ridículo cuando lanzáramos cualquier juego.

Por fin, AMD nos presentó hoy una solución  que unifica ambos y  ya se encuentra en el mercado. Era algo tan lógico, que sólo nos queda decir: “Por qué demonios se tardaron tanto?“. No olvidemos que AMD compró a ATI hace muchos años atrás – empresa que se encargaba de hacer tarjetas gráficas – por lo que desde hace mucho, mucho tiempo, ha podido combinar ambos y ofrecer algo que Intel, debido a su debilidad en procesamiento gráfico, jamás habría podido alcanzar. Sin embargo es recién ahora, en el 2018, que el Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G traen una tarjeta gráfica integrada que nos a un rendimiento bastante decente para muchos juegos de eSports (DOTA2, LOL, Overwatch), además de varios juegos populares como The Witcher 3, Rocket League, Battlefield 1.

 

 

Así es, con el Ryzen 3 2200G o Ryzen 5 2400G ya no tenemos que invertir en una tarjeta gráfica aparte para poder tener un rendimiento decente al menos en los juegos más populares. Por supuesto, este performance está aún por debajo de lo que podríamos obtener de una tarjeta de video dedicada (como una Nvidia 1070), pero está a miles de kilómetros de distancia de la mediocridad ofrecida por Intel con sus “Integrated Graphics”, que año tras año nos decepcionan.

 

La gran desventaja? Que al ser una tarjeta gráfica integrada, depende de nuestra memoria RAM para funcionar. Es decir, si tenemos 8 GBs de RAM, tendremos que asignarle un porcentaje de esta memoria a la tarjeta para que esta funcione. Y no sólo eso: necesita RAM DDR4, y mientras más rápido sea este, mejor será el performance. Esto, por supuesto, termina subiendo el costo de nuestro setup, pues ahora la memoria RAM está algo cara.

Sin embargo, esta me parece una excelente opción para la situación actual. Como vimos hace unas semanas, ahora es el peor momento para comprar un GPU (una tarjeta gráfica)  debido a que los precios se han disparado. Con una Ryzen 3 o Ryzen 5, no tenemos necesidad de comprar esta tarjeta gráfica, al menos de momento, porque la tarjeta gráfica integrada funciona bastante bien.

https://67.205.129.107/tip-no-compres-una-tarjeta-de-video-gpu-por-ahora/

 

Ya pueden encontrar estos procesadores en los diferentes puntos de retail de Perú. Planeo armarme una “budget gaming PC” pronto, y creo que optaré por esta Ryzen 3 2200G. Ya les contaré que tal me van

Más Noticias
Los teclados de Android deberían copiarse del del iPhone