Un digno intento de evolucionar el formato de las tablets

IMG_5135

Hace poco mencionábamos cómo las tablets estaban destinadas a innovar o desaparecer, debido al auge y crecimiento en popularidad de teléfonos de gran tamaño que pueden cumplir ambos roles.

Comentábamos en aquel artículo:

Estamos a fines del 2014, y las tablets se encuentran en una posición incómoda. No son una buena herramienta de trabajo porque laptops son superiores en todo sentido para ello, y tampoco son una buen objeto para entretenernos, porque los smartphones son hoy en día, lo suficientemente grandes como para cumplir este rol.

Las tablets están mejor que nunca; el iPad Air 2 es el mejor iPad que ha salido, y el Galaxy Tab S 10.5 es la mejor tablet con Android que he utilizado, con una gloriosa pantalla. Pero resulta curioso ver cómo ambos dispositivos han quedado relegados a un “uso de sofá”; sólo las utilizo cuando, sentado en sofá, veo algo de tele, o pongo alguna serie de TV. En cualquier otro momento, me encuentro accediendo a redes sociales, la web, Reddit, apps de noticias, desde smartphones de 5 o 5.5″. Y me temo que éste finalmente será el futuro, o lo que nos depara en los próximos años: un cambio relativamente rápido de tablets hacia smartphones de gran tamaño como unidades computacionales principales. Y una laptop, como siempre, cuando queremos “trabajar en serio”.

La era de las tablets como las conocemos, ha llegado a su fin. Y están destinadas a evolucionar, o quedar relegadas al olvido.

 

IMG_5176

No hay duda de que las tablets tienen que evolucionar, y creo que el futuro más probable, es el que Microsoft ha planteado con la Surface; un dispositivo multifunción que podemos operar tanto como una máquina de trabajo cuando sea necesario (añadiéndole un teclado y mouse), o como un dispositivo táctil, compacto. Lamentablemente, Microsoft no ha conseguido darle en el clavo, debido a que Windows 8.1 todavía no es el sistema operativo adecuado – le falta madurar bastante – y porque el hardware simplemente no está disponible aún; o no es lo suficientemente rápido para reemplazar a una laptop, o no es lo suficientemente ligero para competir contra tablets con Android o el iPad.

Otro camino?

El de convertir a la tablet en un sistema de entretenimiento completo, como intenta hacer Lenovo con la Yoga Tablet 2 Pro.

Características únicas

IMG_5153

No encontrarán una tablet igual a la Yoga Tablet 2 Pro en el mercado. Esta tablet tiene un diseño único, con una “asa” que cumple el rol de stand. Es gracias a esta asa, que la tablet hace honor a su pedigree: la línea Yoga es conocida por permitir múltiples modos de uso, cambiando de ángulo como si estuviese en una sesión de, bueno, de yoga.

Gracias a esta asa – que, por cierto, se ve muy resistente – la tablet puede estar sostenida sobre si misma como un monitor, perfecto para disfrutar de Netflix o cualquier aplicación de video. Y sí que querrán utilizarlo para ello, ya que la tablet tiene una gigantesca pantalla de 13.3″ WQHD (2560×1440) con una nitidez y calidad de imagen excelentes.

Y por supuesto, está el punto más atractivo y único de la tablet: su proyector incluído.

En la asa, la Yoga Tablet 2 Pro cuenta también con un proyector LED capaz de proyectar una imagen de hasta 50″ con relativa nitidez y brillo. Así, si estamos en una reunión de trabajo y debemos presentar algún documento, o si estamos entre amigos y queremos turnarnos eligiendo un video musical en YouTube, la Yoga Tablet 2 Pro resulta una atractiva solución.

DSC03104

La duración de batería también es bastante buena, durando varias horas incluso con el proyector en funcionamiento. Lenovo menciona 15 horas de uso regular (el típico de una tablet). Personalmente, no tuve problemas en por un par de días de uso “pesado”, dejando todavía un 20% de batería en la tablet; muy similar a lo que consigo con un iPad. Con uso de proyector, sin embargo, las cosas cambian. Noté aproximadamente unas 3 – 4 horas de uso con el proyector encendido; suficiente para ver un par de películas.

Características

| Características | Lenovo Yoga Tablet 2 Pro
| —| —
| CPU | Intel Atom quad-core 1.8 Ghz
| Pantalla | 13.3″, 2560×1440
| RAM | 2 GBs DDR3
| Almacenamiento | 32 GBs
| Cámara | 8 MPx, 1 MPx frontal
| Tamaño | 333 x 224 x 25 mm
| Peso | 948 gramos
Que quede claro: esta tablet no es muy portátil. Con sus masivos 13.3″ de pantalla, ocupa igual de espacio que mi Macbook Air de 13″. Esta tablet parece haber sido creada, dentro de la línea de tablets de Lenovo, como una suerte de dispositivo de entretenimiento que mantendremos en casa; o en la oficina como herramienta de trabajo.

 

El proyector

 

IMG_5141

Quizás la característica más llamativa, es la del proyector incluido en la tablet. La idea me pareció genial, y definitivamente le encontré utilidad en el tiempo que tuve la unidad de prueba: fueron varias las reuniones que fueron animadas por nada más que la Yoga Tablet 2 Pro y un set de parlantes, donde todos se tomaban turnos para convertirse en el improptu “VJ”, pasando videos musicales de YouTube, proyectados sobre una cartulina blanca. Es práctico, y es divertido.

Sin embargo, el proyector trae consigo varias limitaciones. Para empezar, dada la poca cantidad de lumens que encontramos en un proyector LED, éste es sólo útil en un ambiente sumamente oscuro. Para otras ocasiones, es mucho mejor usar la misma pantalla de la tablet, que tiene mejor resolución y brillo.

Por otro lado, el proyector se encuentra en la misma asa, haciendo que el posicionamiento y colocación del proyector sea complicado o incómodo. Y como se trata de una tablet tan gigante, tratar de colocar al proyector en una zona ideal involucra dos cosas: ponerla en un lugar que proyecte bien, y colocarla de tal manera que sea cómodo manipular la tablet mientras proyectamos. Esto es mucho más complicado de conseguir de lo que se imaginan.

Algo que me parece un error, es que Lenovo no ha incluído ninguna especie de entrada de video. Hubiese sido genial implementar una suerte de app que emule al Chromecast para transmitir videos de otro dispositivo – relegando a la Yoga Tablet 2 Pro al rol de proyector nada más. O por qué no una entrada HDMI? Esto huibera sido genial, multiplicando con creces la utilidad de la tablet. Así como están las cosas, estamos limitados a utilizar el proyector sólo con lo que logramos sacar de la tablet. Hasta mayor versatilidad en el movimiento del proyector (colocarlo de tal manera que su posiciomiento sea más versátil / flexible) hubiese mejorado considerablemente la experiencia.

Por otro lado, el proyector no cuenta con una resolución muy buena. Son sólo 854×480 pixeles, así que la calidad de imagen no es la mejor. El contraste es doblemente notorio al compararlo con la pantalla que incluye la Lenovo Yoga Tablet 2 Pro, que es excelente.

El concepto de tener un proyector incluido en la tablet me parece genial. Y si pueden adaptarse a las trabas que el diseño de la tablet trae consigo en cuanto a la poca flexibilidad de uso (culpa de Ashton, sin duda), será un complemento interesante, sobre todo si usan sus tablets más para entretenimiento, que otra cosa (que es, casualmente, el rol que la mayoría de personas le dedican a la tablet).

 

Software

 

DSC03132

Lenovo viene con fuertes modificaciones a Android Jelly Bean (4.4.2). Aquí, por ejemplo, sólo podemos acceder a las opciones rápidas (Quick Settings) deslizando un dedo de abajo hacia arriba.

Todas las aplicaciones terminan directamente en el Home Screen, en lo que parece ser más una imitación de iOS, que una modificación propia de Android. Y estos cambios, hacen que el rendimiento sufra. A pesar de que trae un capaz procesador Bay Trail de Intel Atom, en mis pruebas me encontré con varias pausas y “lag” en la interfaz, en detrimento de la experiencia final.

Lo único positivo de esta modificación extraña de Android por parte de Lenovo, es que trae un modo multi-ventana bastante práctico que aprovecha el tamaño de pantalla / resolución de la Yoga Tablet 2 Pro. De esta manera, por ejemplo, podemos mantener una ventana flotante de navegador, calculadora, e-mail o galería de imágenes, mientras navegamos en otra App. No, por no ser algo nativo de Android, ésto no funciona con todas las apps; pero resulta muy práctico para mantener un browser mientras estamos trabajando en otra cosa.
## Conclusión

IMG_5143

Moría de ganas de probar la Lenovo Yoga Tablet 2 Pro. Después de saltar entre tantas tablets parecidas, que no ofrecen prácticamente nada nuevo, usar la Yoga Tablet 2 Pro fue como una bocarada de aire fresco. Por fin, una tablet que cuestiona su rol en nuestra vida tecnológica y se inclina por el tema del entretenimiento.

Sin embargo, errores en el diseño industrial, y no sacrificar lo suficiente para destacar su más resaltante característica, el proyector, hacen de esta una buena tablet. Pero no una tablet excelente. Sobre todo por el alto precio al que se comercializa ($500 en Estados Unidos, S/.1,999 en Perú)

Si están buscando una tablet que destinarán exclusivamente hacia el entrenimiento, les recomiendo que vayan a la tienda y prueben el proyector. A mí me atrajo bastante, como lo hizo también la excelente pantalla. Si pueden vivir con estas iniciales limitaciones – limitaciones que, sin duda, serán corregidas en una futura versión – entonces resulta una alternativa bastante única en el mercado. No hay nada igual, de momento. No hay otra tablet que cumpla tan bien el rol, de un dispositivo de entretenimiento.

IMG_5162

Pero si buscan una tablet más versátil, esta no es la solución. Y tampoco creo que esta sea la evolución, o el camino que las tablets deban tomar.

Pros
* Excelente pantalla WQHD, perfecta para ver Netflix, o películas
* El proyector incluído es una excelente idea y perfecto para reuniones
* Fuertes parlantes JBL
* El asa o “hinge” es sumamente práctico
Cons
* Limitados ángulos del proyector hacen que su manipulación sea complicada
* Falta de puertos de entrada para potenciar el uso del proyector (dónde esta mi HDMI In?)
* Versión de Android que deja que desear