Las ventas de iPhones han decepcionado, advierte Apple.

Por primera vez en mucho, muchísimo tiempo – tanto, que ni me acuerdo cuándo fue la última vez – Apple acaba de ajustar los ingresos esperados para el trimestre navideño. Un trimestre que inicialmente se esperaba, estuviera entre los mejores (impulsado por ventas del iPhone XS, XS Max y XR)  se ha convertido en lo que podría ser uno de los peores de la historia para Apple. El principal motivo? Las ventas del iPhone XS, XS Max y XR han decepcionado. 

Según Tim Cook, en una carta para sus inversionistas:

“Basándonos en estos estimados, nuestros ingresos serán menores que nuestra guía original para el trimestre, con otros ítems estando en línea con la guía.

En total, se espera que los ingresos sean de $84 mil millones de dólares, en lugar de los $89 a $93 mil millones de dólares. En el mejor de los casos, esto implica ventas por $5 mil millones de dólares menos de los esperados, una cifra bastante grande-  La carta se pone luego a sugerir posibles motivos (excusas) por las cuales la venta de los iPhones han decepcionado, y la respuesta es sencilla: muchos, muchísimos millones de personas han decidido no actualizar a esta nueva generación de iPhones, junto a una economía China que está en des-aceleración.

Pero Apple está lejos, lejísimos de estar en aprietos.

Apple tiene $130 mil millones en efectivo. Sigue siendo la empresa más valiosa del mundo. Está terminando este trimestre con $84 mil millones en ingresos.  Si, Apple está lejos, lejísimos de estar en aprietos o en problemas.

Pero es momento de que la empresa se de cuenta que no puede depender, para siempre, de la gallina de los huevos de oro que ha resultado ser el iPhone. El iPhone es, desde hace años, el más grande productor de ingresos, significando casi el 70% de los ingresos de la compañía, algo que ha ido en incremento año a año. Debido a las constantes actualizaciones a sus propios teléfonos y excelente hardware, combinado con el hecho de que, simplemente, ya no tenemos esos saltos exponenciales en rendimiento como en los primeros años de los smartphones – algo idéntico pasó en el mundo de las PCs – el mercado de los smartphones es uno que ya se encuentra en una etapa madura, donde los usuarios sienten cada vez menos la necesidad de actualizar. Y esto es más notorio en productos de Apple, que suelen mantener un excelente valor de reventa, además de ser actualizados constanemente (el iPhone 5S, que tiene 5 años, recibió la más reciente actualización a iOS 12; ningún teléfono con Android suele recibir actualizaciones después de dos años).

Esto, combinado con el aumento de precio en los teléfonos desde la salida del iPhone X, ha demostrado que el público en general no está dispuesto a pagar $1,000 por un smartphone. 

Ha llegado el momento para Apple de mejorar su diversificación en otros mercados, en mejorar los servicios ofrecidos. Pero sobre todo, de replantearse los precios de los iPhones. Yo estoy seguro que, si el iPhone XR estuviese en $600, y el iPhone XS empezara en $799 en lugar de $999, los teléfonos de este año se hubieran vendido como pan caliente.

El iPhone XS es el mejor smartphone que ha sacado Apple. Y tonterías como “Steve Jobs jamás hubiera aprobado el diseño del iPhone X” o “esto no hubiera pasado en la era de Jobs” son idealizaciones de personas que han optado por recordar selectivamente los mejores momentos de Apple. Para quienes usamos productos de Apple hace muchos, muchos años, recordamos no sólo los éxitos rotundos como el iPod, el primer iPhone, iTunes. Sino también productos como la primera y decepcionante Macbook Air, las primeras Macbooks blancas que perdían su color, el espantoso Mouse en forma de “puck” de Hockey, el desastroso G4 Cube. De hecho, diría que el iPhone X y su notch es justamente el producto que uno esperaría de Steve Jobs: uno que hizo una clarísima declaración, uno que prioriza la forma sobre la funcionalidad, en su afán de darnos una pantalla casi sin bíseles. La manera en la que Apple dobla la parte inferior del OLED sin ningún sentido práctico, sino sólo para darnos una parte inferior sin “barbilla” es lo que hubiera esperado que Steve Jobs aprobara de Jony Ive.

Repito: Apple no está en problemas. Pero sí debe corregir su rumbo pues está claro que el mercado ha rechazado el precio de los nuevos iPhones. O que, simplemente, el mercado ha madurado, ha llegado a un punto de saturación, y es hora de mirar más allá, de mirar hacia el futuro y productos o servicios nuevos.

Más Noticias
Ulysses, el mejor editor de texto para iPad, se actualiza con “Split View”