Las ventas de iPads (de 9.7” o superior) están en aumento, según data de Fiksu

Todos hemos oído ya la historia de “Las Tablets están Muertas”, ya pasaron de moda, porque a todo el mundo le gusta una historia trágica. Pero como actual, ferviente usuario de una como máquina principal, he podido ver cómo las tablets (o, específicamente, el iPad, porque en Android, lamentablemente, no se ha hecho mucho al respecto) han evolucionado considerablemente.

Y si bien no se llega al volumen de ventas que tuvimos en el apogeo de tablets, durante el 2012 (dos años después de que el iPad fuera presentado), lo que podemos ver, según data de Flksu, es que es el iPad Mini (de 7.9”) el que ha empezado a reducir considerablemente su ventas, mientras que el iPad de 9.7 (y el de 12.9), han empezado a aumentar las ventas de estos dispositivos. Cifra que probablemente siga en aumento con el lanzamiento del nuevo iPad de 9.7” de bajo costo

via 9to5Mac

Y tiene bastante sentido; cuando el iPad Mini fue presentado y lanzado, su popularidad fue extrema; teníamos una tablet más portátil y económica, más fácil de transportar. Esta tablet, sin embargo, existía por un motivo principal: los iPhones de ese entonces tenían una pantalla de 4 pulgadas, nada más. Con el lanzamiento del iPhone 6 y 6 Plus, con pantallas de hasta 5.5”, tener un iPad Mini cobró mucho menos sentido.

Esto, junto al poco interés que mostraba Apple en mejorar al sistema operativo para tablets, nos hizo pensar a muchos que la era de las tablets había llegado a su fin. Con la llegada de iPhones y celulares de mayor tamaño y software casi idéntico, existían pocas razones para adquirir una. Fue con la llegada del iPad Air 2 y iOS 8, sin embargo, donde empezamos a ver nuevamente el interés de Apple por diferencia las tablets de sus smartphones, al darnos la posibilidad de correr dos aplicaciones en simultáneo en la pantalla del iPad. Y esto, lo cambió todo; de la nada, la estabilidad, velocidad y calidad de Apps de iOS se combinaba con un nivel de productividad similar al que podemos obtener en una PC de escritorio. Bajo esta premisa, se lanzaron también las nuevas tablets, el iPad Pro de 9.7 y 12.9 que se enfocaban en ello; en convertirse en un verdadero reemplazo de una laptop.

 La clave está en el multi-tasking

Y este es el ángulo que Apple le está intentando dar a sus tablets ahora: reemplazos de laptops; enfatizado aún más con el nuevo iPad. Muchos usuarios siguen aún perdiéndose de la esencia que hace al iPad especial ahora, que es la posibilidad de correr dos apps en simultáneo. Puede parecer un pequeño detalle, pero es lo que convierte al dispositivo de un simple gadget de consumo, una herramienta sencilla, a una verdadera máquina de trabajo.

Debido al típico ciclo de vida de un iPad, muchos usuarios se mantienen aún en el iPad Air 1, en el iPad 4, 3, o en las primeras generaciones del iPad Mini. Todos estos usuarios siguen sin poder correr dos apps en paralelo debido a las limitaciones en RAM (dispositivos antiguos tenían 1 GB de RAM, nada más) y esto limita considerablemente la experiencia, la manera en la que vemos al iPad como dispositivo computacional.

El iPad de este año ha sido creado para permitirles a todos estos usuarios actualizar a un nuevo iPad, y ver cómo la plataforma ha cambiado. Ahora, habrá que ver si este nuevo iPad logra convencer a las personas a actualizar a este nuevo iPad, o de probarlo por primera vez.

Y ustedes, si ya tienen un iPad de generaciones anteriores, actualizarán a este? O si no han tenido un iPad nunca, consideran al iPad como una posible primera compra?

  • Conmovedor tu entusiasmo, pero en esta evolución del iPad apenas destaca el multitasking (dual tasking?), porque del resto… sigue siendo un dispositivo de consumo exclusivo de Apple. Sin un explorador de archivos, sin puerto usb, sin la posibilidad de integrar otros medios de almacenamiento en la nube que no sea de la marca… pfff… sigue siendo un juguete muy bonito y con aplicaciones muy bonitas, todavía lejos de ser el reemplazo de una laptop/pc principal.

    Al sistema operativo aún le falta evolucionar, pero una evolución verdadera, que no solo se basa en mejoras del hardware, porque desde el iPad 1 hasta el iPad pro, los cambios a destacar solo son apenas detalles estéticos, o cosas como: es 160% más rápido haciendo tal cosa de su predecesora.

    Si bien es genial para bloguear, navegar, redactar un documento, editar vídeos caseros… su versatilidad siempre tendrá la limitación propio del sistema exageradamente cerrado. Algo que están probando en los macbook Pro, que de pro no tiene nada con esa purga de puertos.

    • Es un problema asociativo, creo yo. Todo lo que exiges para que el iPad sea “competitivo”, son cosas que han ido quedando obsoletas en el mundo moderno; no sólo hablo de tablets, sino también de dispositivos como Chromebooks, que están demostrando que el esquema tradicional ya no es necesario para la gran mayoría.

      El iPad (y el iPad Pro), son las computadoras “para la gran mayoría”. Soy el primero en admitir que todavía tiene sus limitaciones (editar video sigue siendo un dolor de cabeza a falta de apps competentes), pero también considero que, para el usuario promedio moderno, lo que tu consideras necesario (puertos, explorador de archivos) son características totalmente irrelevantes.

      Y ojo: Dropbox, OneDrive y demás se integran sumamente bien con iOS, como lo comentaba en el artículo sobre Workflow; no es necesario usar iCloud.

      Por supuesto, el iPad no es para todos. Usuarios que todavía requieren constante acceso a memorias USB, a un explorador de archivos y otras funcionalidades se sentirán más en casa con una PC tradicional. Yo sigo usando mi iMac o Macbook Pro para editar video, por supuesto. Pero son casos especiales, o de un nicho de usuario.

      Como bien dices, es genial para bloguear, navegar, redactar documentos, editar vídeos caseros. Y añadiría también editar fotos, leer, tomar apuntes, entre otras cosas. Que es, casualmente, lo que el 90% de los usuarios hacen, y un iPad lo hace, en mi opinión, mejor que una laptop tradicional.

      • No exijo mejoras para que sea competitivo; en esta misma publicación se demuestra la posición del iPad como tablet top del mercado, y bien ganado, con sus límites y su escasa evolución a destacar, el sistema operativo es intuitivo y pulido en los detalles; solo expongo de que aún es una tablet, todavía necesita algunas cosas para poder ser un verdadero reemplazo de un computador de escritorio.

        Porque si hablamos del mercado, el iPad la tiene fácil con las tablet de Android que tiene un sancochado de las funciones de su versión para smartphones muy mal adaptadas. La competencia del iPad son los celulares Android, que por cierto, según Statcounter ya sobrepasaron a Windows como sistema operativo más usado.

        No tengo muestras estadísticas para rebatir que el iPad es la computadora para la gran mayoría, o que los usuarios promedios no consideran necesarios: un explorador de archivos y los puertos para conectar sus otros gadgets sin pasar por la montaña de adaptadores. Pero sí dudo que sean características irrelevantes.

        Y sí, es muy bonito para hacer las tareas que el 90% (?) de los usuarios hacen, pero es justamente eso, tareas propias del concepto tablet.

        Workflow es la respuesta a que el iPad aún le falta funciones para integrar un sistema operativo completamente versátil. Que necesarios son los atajos para dropbox, youtube, descargas, ¿no?