Hablar de comunicaciones inalámbricas de alta velocidad, smartphones y hasta smartwachs es ahora cotidiano, inclusive hasta banal y aburrido pero, se imaginan cuando fue que nacieron esas ideas? Estas ideas nacieron a principios de 1900 de la cabeza del gran Nikola Tesla, quien para muchos es el ser humano más brillante que pisó la tierra.

Para ponerlos en contexto, en 1902, cuando se empezó a construir la Torre Tesla o Torre Wardenclyffe, en Lima (Perú) teníamos una novedad llamada “electricidad” y solo 10 mil lámparas funcionaban, ya que en esa época la energía eléctrica era usada casi en su totalidad para iluminar la noche, las máquinas que funcionan a electricidad demorarían todavía en llegar.

Regresemos a Tesla, en la primera década de 1900 el demostró que la transmisión inalámbrica de energía y datos no es solo viable, sino completamente posible ya que él realizó experimentos sobre eso durante años.

Nikola Tesla en su laboratorio sentado en medio de rayos… literalmente.

La idea era, que mediante la Torre Tesla o Wardenclyffe (llamada así por la localidad en donde se encontraba) se transmitiría datos y electricidad a todo el planeta, de manera gratuita. En Wireless Telegraphy and Telephony en 1908 Tesla dijo:

“… será posible para un hombre de negocios en Nueva York dictar instrucciones y tenerlas por escrito de forma instantánea en su oficina de Londres o en cualquier otro sitio. Podrá llamar desde su escritorio y hablar a cualquier teléfono suscrito en el planeta, sin cambio alguno en los equipos existentes. Un instrumento barato, no más grande que un reloj, permitirá a su portador escuchar en cualquier lado, en el mar o en tierra, música o canciones, o un discurso de un líder político, dictado en cualquier otro sitio, distante. Del mismo modo, cualquier dibujo, caractér, o impresión puede ser transferida de un lugar a otro…”. (“The Future of the Wireless Art,” Wireless Telegraphy and Telephony, 1908, pg. 67–71.)

Díganme, ese no puede ser el discurso del CEO de cualquier empresa de comunicaciones hoy en día? Wow! el tipo era un genio!

Lamentablemente, y por intereses económicos liderados por J.P. Morgan (para mí, el primer gran corrupto “moderno” de la historia de EEUU) la Torre Tesla nunca entró en funcionamiento, fue dinamitada en 1917 y el nombre de Tesla fue embarrado, al grado que varios de sus inventos fueron atribuidos a otros inventores de su época.

La Torre Tesla a punto de ser terminada.

Al día de hoy, todavía seguimos dependiendo de cables para transmitir electricidad a nuestras máquinas y pagamos mensualmente un monto de dinero por eso, y recién desde hace 10 años la transmisión de datos inalámbricos es popular, pero tampoco gratuita, como era la idea de Tesla.

Se imagina Ud, como viviríamos ahora sí la Torre de Wardenclyffe hubiera funcionado y su tecnología desarrollada? Que tendríamos ahora? Teletransportación? Jetpacks? Velocidad Warp? La imaginación es nuestro límite.

Afortunadamente, gracias al crowfunding y a Elon Musk se construirá un museo (y una Torre) que rendirá un merecido homenaje a nuestro inventor geek favorito.

Como dato, Tesla contribuyó en diferente medida al desarrollo de la robótica, el control remoto, el radar, las ciencias de la computación, la balística, la física nuclear, y la física teórica. Finalmente, en 1943, la Corte Suprema de los Estados Unidos lo acreditó como el inventor de la radio. Se hizo un poquito de justicia!

wpid-featuredImage.png