La marcha imperial, con un lector de diskettes

Por fin, un uso para las olvidadas disketteras: instrumentos musicales!