La luz de la pantalla de las Macbook Pros falla por un error de diseño (FLEXGATE)

La razón principal por la que decidí abandonar las Macbooks y reemplazarla por la Matebook X Pro (dejando atrás MacOS después de más de una década para volver a Windows, esta vez a Windows 10), fue el terrible teclado de las nuevas Macbook Prosç. En un intento de hacer las laptops lo más delgadas posible, Apple ha sacrificado el teclado, que era relativamente decente en sus laptops (hasta el modelo del 2015), a un teclado rígido, incómodo, y que termina fatigando después de escribir por más de media hora. Pero además de ser incómodo, este teclado tenía una falla crítica: debido a lo delgado que es, cualquier partícula de polvo podía inutilizar ciertas teclas después de un periodo de uso. La solución inicial de Apple? Usar botellas de aire comprimido. Eventualmente arreglaron esto con la tercera generación del teclado el año pasado, pero lamentablemente, el teclado sigue siendo tan incómodo como siempre

Ahora ha salido a la luz un nuevo error de diseño en estas nuevas Macbook Pro con Touchbar (del 2016 hacia adelante) donde, nuevamente, para hacer la laptop lo más delgada posible, Apple optó por usar cables más frágiles para la retro-iluminación de la pantalla. Estos cables, después de cierta cantidad de uso, terminan cediendo, rompiéndose y causando esto:

Conocido como el “Stage Light Effect”, según iFixit, quienes identificaron la falla:

El problema es bastante simple: la generación actual de computadoras portátiles MacBook Pro (2016 a la fecha) utiliza cables flexibles para conectar la pantalla a una placa controladora de pantalla debajo de la barra táctil (Touch Bar). Estos cables envuelven el tablero, donde están asegurados por un par de cubiertas con resorte, y están sujetos al esfuerzo de doblarse con cada apertura y cierre de la computadora portátil. Dentro de un tiempo aparentemente corto, esos cables están comenzando a fatigarse y desgarrarse. En general, el cable de retro-iluminación es el primero en malograrse, lo que produce los síntomas infames de “luz de escenario” y, finalmente, se desvanece por completo cuando se abre la computadora portátil más de 40 °.

Cuando debutó por primera vez, el diseño parecía estar bien. Pero como siempre, el diablo está en los detalles. Apple optó por cables flexibles delgados y frágiles en lugar de los cables de alambre más resistentes utilizados en diseños anteriores que podrían enrutarse a través de la bisagra en lugar de enrollarse alrededor de ella, ayudando a mitigar el estrés de las repetidas aperturas y cierres.

iFixit
este es el cable problemático

El problema es que, por temas de diseño, Apple ha puesto este cable como parte de la pantalla, por lo que es imposible sólo reemplazar el cable (que costaría unos $6), requiriendo el cambio total de la pantalla (que son $600). Así es: el cable no puede ser reemplzado.

El problema ha empezado a afectar a un montón de personas porque el acto de abrir y cerrar una laptop es, bueno, bastante común. Aquí pueden verlo en acción:

Esta falla parece afectar solo a la Macbook Pro. La Macbook Air utiliza un diseño de cable diferente, aunque podría tener una vulnerabilidad similar.

La nueva generación de Macbook Pros: plagada de problemas.

Con esto pueden darse una buena idea de por qué decidí saltar a Windows 10 y a la Matebook X Pro, al menos de momento. Windows 10 me da la flexibilidad de cambiar a cualquier laptop que necesite. Si me mantenía en MacOS, estaba prácticamente obligado a una Macbook / Macbook Pro. Y esta, la generación de Macbook Pro con Touch Bar, me parece terrible. Un intento de Apple de darnos algo “nuevo” y vistoso on su pantalla táctil en lugar de teclas, pero que no aporta nada útil.

Por qué una empresa que hace tan bien las cosas con sus móviles y tablets, con el iPhone y iPad, puede producir productos que no logran satisfacer a clientes de hace una década?

Mucho tiene que ver con la dependencia de Apple en Intel. Al haberse estancado Intel por años sin ofrecer saltos significativos en rendimiento, Apple no puede ofrecernos estos saltos en performance como los vemos en el iPhone o iPad (ambos dispositivos, increíblemente, superar en varias tareas a procesadores de Intel actuales de escritorio!). Al no poder ofrecer un salto en rendimiento adeucado, o una reducción en el procesador que le permita a Apple hacer computadoras más livianas y ligeras, tiene que diseñar en torno a las limitaciones de un partner tan mediocre como Intel, lo que debe haber ocasionado la actual generación de Macbook Pros: un salto poco perceptible en rendimiento pero con la “novedad” del Touch Bar, la pantalla táctil, que no aportó absolutamente nada al mercado profesional.

Por eso no recomiendo comprar Macbook Pros actuales. Su teclado es terrible, y todavía encontramos varias fallas posibles en su diseño como este de acá, el de la pantalla, que puede afectarnos por darle un uso normal a la laptop. La generación de diseño de las Macbook Pro con Touch Bar ha sido un error, Por lo que yo esperaría a que Apple haga un nuevo rediseño a sus laptops.

Pero el verdadero momento donde volveremos a ver brillar a las Macbooks? Será cuando Apple por fin se deshaga del peso muerto que es Intel, y produzca, como con iPhones y iPads, sus propios procesadores.

Más Noticias
iPhone 11 vs iPhone 11 Pro. Cuál vale la pena? O mejor dicho… alguno vale la pena?