Lo que más me llamó la atención mientras estudiaba publicidad (si, en todos los 5 años de carrera), fue la ley de Pareto.

 

Resumiendo, el principio de Pareto se refiere a que el 20% de algo, generalmente producirá el 80% del total. Aplicándolo a la población (su original uso), Pareto se refería a que el 20% de la sociedad de una nación, era la responsable de generar el 80% de ganancias del país.

 

Lo curioso, es que esta regla, con el paso de los años, ha aparecido varias veces en diferentes aspectos de nuestra sociedad. En crímenes, por ejemplo (una suerte de contra-ejemplo al anterior), si bien no es exacto, se cree que el 80% de los robos es cometido por el 20% de la población. Y si nos adentramos más en los robos, veremos que el 20% de ese 100%, también es el causante del 80% de los crímenes.

En la publicidad, se aplica de esta manera: El 20% de nuestros consumidores / usuarios, generará el 80% de las ganancias.

 

Aplicándolo a la vida

Y entendiendo el principio como tal, es fácil ver que también es aplicable a la vida de cada individuo. El principio del 80/20, entonces, nos dice que el 20% de nuestro tiempo al día,  es el que produce el 80% del trabajo que hacemos en el día.

Pero ojo que no se trata tampoco el incrementar ese 20% a un mayor porcentaje (si estamos hablando del tiempo), sino simplemente, el de tomarnos un momento para reflexionar en donde está ese 20% que es el que nos da el 80% de productividad en un día, y explotarlo al máximo. Es encontrar las tareas que nos hacen más felices, nos llenan mas, y producen más.

Pero no sólo lo veamos como tiempo. Apliquen, ahora, la ley de Pareto a las actividades, y verán que sucede lo mismo. 8 horas de trabajo? Lo más probable es que solamente 1.6 horas de toda la jornada laboral, sean realmente las productivas. Diferentes tareas o trabajos durante el día? También verán que el 20% de esas tareas, son las que producen el 80%. Y la idea, es tratar de maximizar, en este caso, el tiempo que aplicamos a dichas tareas.  Replicar las motivaciones, o la misma acción, y sacarle provecho.

Y finalmente, olvídense de los números. No significan nada, al menos, cuando lo queremos aplicar a nuestra vida, para ser más productivos. El mensaje que está realmente detrás de la Ley de Pareto, es simple:

1) Analizar y reflexionar sobre el día que ha pasado, y ver realmente qué es lo que hemos hecho.

2)  Identificar ese 20% aproximado que generó los mejores resultados

3) Tratar de enfocarnos más, de darle más tiempo, a dichas actividades

Una vez hecho esto, nos daremos cuenta, pues, que tenemos que elegir ese porcentaje que creará los mejores y mayores resultados, y enfocarnos en ello.

 

Un último ejemplo? Denle un vistazo a este artículo. Ahora, vean qué porcentaje del mismo es el verdaderamente relevante. Y notarán, pues, que es aproximadamente también el 20% del mismo.