La Crisis de Huawei y Estados Unidos / Google, EXPLICADA (VIDEO)

Las cosas entre el gobierno estadounidense y Huawei empeoraron considerablemente. Ayer, viéndose forzado por el régimen de Trump, Google no podría ofrecer sus servicios y apps en teléfonos de Huawei. Google aclaró que seguiría brindando soporte para dispositivos existentes, manteniéndose callado sobre dispositivos seguros. Es decir, los teléfonos actuales no perderán acceso a apps como YouTube, Gmail, y otras propiedades de Google, pero es dudoso que futuros teléfonos, como el Mate X, el Mate 30 o P40 puedan usar servicios o apps de Google si la situación se mantiene como está. Huawei ha dado una respuesta similar, mencionando productos actuales pero sin mención de productos por venir, terminando su postura con “continuaremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para brindar la mejor experiencia a todos los usuarios a nivel global”. Usuarios de Huawei no tienen nada que temer por ahora, algo que ha sido confirmado por ambas empresas. Pero… ¿Qué sucederá a futuro? Y ¿Cómo es que se llegó a este punto?

 Cómo se inició el conflicto?

El conflicto entre Huawei y el gobierno norteamericano tiene años, y el reciente bloqueo es la más reciente acción en una cadena de sucesos. El Gobierno de Estados Unidos teme dejar en manos de Huawei la construcción de la infraestructura 5G en su país, debido a los fuertes lazos que la empresa podría tener con el presidente Xi Qinping y el gobierno chino. En China, las empresas están obligadas, por ley, a cooperar con el gobierno. No dejarle a una empresa extranjera, sobre todo proveniente de un país con el cual se tienen delicadas relaciones actualmente, construir las redes 5G, que serán cruciales para el futuro, tiene mucho sentido.

Lo que no tiene mucho sentido, son las otras acusaciones soltadas por el gobierno norteamericano. Constantemente ha mencionado que Huawei representa un peligro para la “seguridad nacional” pero, hasta ahora, Trump y su régimen no han logrado darnos pruebas de ello. De lo único que se cuenta con pruebas, es un juicio hecho por T-Mobile en el 2012 donde empleados de la marca fotografiaron y tomaron medidas de “Tappy” un robot que simulaba movimientos humanos para probar la resistencia de los dispositivos. Si, la única prueba real son fotos de un robot que tocaba pantallas y botones de smartphones.

En contraste, Estados Unidos tiene un conocido programa de espionaje, que fue puesto al descubierto, llamado PRISM. Desarrollado por la NSA o National Security Agency de Estados Unidos, Prims se encargó de recolectar información personal, grabar llamadas sin conocimiento o consentimiento de personas, por años. La NSA incluso solicitó de empresas como Google información de sus usuarios sin informar a nadie al respecto. Y tal y como ocurre ahora, Google no pudo hacer más que agachar la cabeza y aceptar lo que el régimen norteamericano de ese entonces exigió.

Estados Unidos acusó a Huwei de espiar para el gobierno Chino, pero sin pruebas para respaldar dicha acusación, y en base a ello, el impredecible Trump ha firmado una orden ejecutiva añadiendo a la empresa y otras más al “Entity List”, que básicamente prohíbe que negocios noteamericanos vendan a Huawei tecnología o comunicación sin antes pasar por una revisión gubernamental.

Ojo: ambos países tienen un historial de espionaje bastante complejo y turbio. Pero hasta ahora, no hay pruebas de que Huawei haya estado colaborando con el gobierno chino, que es la base en la que Estados Unidos plantea todos sus miedos y acusaciones.

Todo este dilema ocurre, además, mientras China y Estados Unidos tienen una Guerra Comercial donde se han impuesto altas tarifas a miles de productos para reajustar negociaciones entre ambos países. Es decir, esta movida por parte de Trump podría ser un intento de forzar u obtener mayor poder en las negociaciones. Las dos grandes economías mundiales están compitiendo entre sí y, lamentablemente, todo el mundo sufre las consecuencias.

Qué pasará con Huawei?

Toda Guerra Comercial es temporal. Ambos países hacen ajustes para demostrar poder e influencia, pero suele llegarse a un acuerdo por ambas partes. Pero no olvidemos que se trata de uno de los gobiernos más impredecibles que ha tenido Estados Unidos hasta ahora, y no sabemos exactamente qué puede hacer alguien como Trump al mando.

En el mejor de los casos, China y Estados Unidos llegarían a un acuerdo y Huawei sería quitado del “Entity List” para continuar haciendo negocios con Google y todo volvería a la normalidad. Aunque siempre con el conocimiento de que esto podría ocurrir nuevamente en cualquier momento. Huawei podría entonces comercializar futuros teléfonos con nuevas versiones de Android, tal y como lo ha ido haciendo hasta ahora.

En el peor de los casos, esta guerra comercial entre ambos países se extendería por más tiempo, forzando a Huawei a usar la versión libre de Android. Google mantiene el núcleo de Android como “Open Source” o código abierto. Pero mucho de Android depende también de productos y servicios de Google, como Google Play Services. Muchas apps, de hecho, requieren Google Play Services para funcionar, que no estaría disponible en teléfonos de Huawei. Por lo tanto, futuros teléfonos de Huawei vendrían con una versión más limitada de Android a corto plazo, sin acceso a servicios o apps de Google. Y lo más crítico, sin acceso a las apps del Play Store. Huawei tendría que lanzar una versión de Android totalmente independiente de Google, tal y como Amazon hace con sus tablets.

Eventualmente, creo que esta acción por parte del Gobierno Norteamericano, y lo rápido que Google ha acatado una orden del régimen de Trump, no han hecho más que distanciar a ambas compañías. Lo que creo que pasará a futuro, es que Huawei redoblará esfuerzos en desarrollar su alternativa a Android, integrándose verticalmente como ha hecho Apple, para no depender de Google, pues hemos visto qué sucede cuando se depende de un tercero para algo tan crítico, como lo es el Sistema Operativo.

Pero el asunto es que, para teléfonos actuales, hasta el recientemente lanzado P30 Pro, nada cambiará a corto plazo. Google se ha comprometido a seguir brindando soporte a través de Google Play y Google Play Protect, y Huawei también ha dicho en un statement que esto no cambiará. Los productos actuales de Huawei están a salvo.

La gran incógnita, sin embargo, recae sobre los futuros productos de Huawei; sobre el Mate X, sobre el Mate 30 Pro. Qué ocurrirá con estos teléfonos? Qué tan desarrollado está el plan de contingencia de Huawei para reemplazar a Android? Esto es algo de lo que, seguramente, nos enteraremos en las próximas semanas.

 Preguntas que le hice a Huawei sobre el tema:

¿Qué pasa con teléfonos actuales modernos como el P30 Pro? Ya no recibirán una actualización a Android 10 recientemente anunciada por Google?

Los productos que hemos vendido, y que actualmente se encuentran a la venta, no serán afectados. Podrán continuar utilizando estos dispositivos como normalmente lo han hecho. Puntualmente sobre esa actualización a Android 10 aún no hay una repuesta concreta. Lo que sí podrán hacer los usuarios es recibir actualizaciones de sus aplicaciones de Google. De igual forma, las aplicaciones que no sean de Google, no tendrán ningún inconveniente. De igual forma se recibirán los parches de seguridad de Google.

¿Qué pasa con teléfonos anunciados, pero no lanzados como el Mate X? Saldrán estos con Android?

Huawei continuará brindando actualizaciones de seguridad y servicios post venta a todos los productos de smartphones y tablets existentes de Huawei y Honor, cubriendo aquellos que ya han sido vendidos y se encuentran en stock globalmente.

Huawei mencionó que tenía un “plan de contingencia” para un caso como este, con su propio sistema operativo. Está este OS basado en Android? O es un sistema nuevo?

Android es un sistema de código abierto, y Huawei ha hecho contribuciones significativas a su desarrollo y crecimiento alrededor del mundo. Continuaremos dándole prioridad al desarrollo y uso del ecosistema de Android.

¿Con respecto a laptops, cómo afecta esto a la Matebook X Pro, Matebook 13 y 14? Y cómo afectará la imposibilidad de usar procesadores de Intel a la marca?

Huawei continuará brindando actualizaciones de seguridad y servicios post venta a todos los dispositivos de Huawei y Honor (smartphones, tablets) que existen en la actualidad, cubriendo a aquellos que han sido vendidos y que se encuentran en stock en todo el mundo.

Más Noticias
El Departamento de Justicia inicia investigación contra el posible MONOPOLIO de FACEBOOK y otros