Al menos así lo dice un estudio realizado por el Doron Nof, profesor de Oceanografía de la Universidad de Florida.

Según Nof, una extraña combinación climática creó un fenómeno de congelamiento localizado, el cual, en Isral, se habrían formado en el Mar de Galilea (Lago Kinneret).

Un pedazo congelado del río sería difícil de distinguir del resto del agua que lo rodea. “Como científicos naturalistas, simplemente explicamos que procesos de congelamiento únicos probablemente sucedieron en esa región pocas veces durante los últimos 12,000 años. Le dejamos a otros la pregunta de si nuestra investigación explica o no el hecho bíblico”.

Otro intento de desacreditar al pobre Jesús, pero hey, la ciencia siempre está buscando el aspecto lógico de las cosas…

artículo completo aquí