iPhone X en Perú: Primeras Impresiones

El día de ayer tuve la oportunidad, gracias a mi estimado amigo Bruno Ortiz (búscalo como Blogdenotas en YouTube), además de FexPress, quienes fueron los primeros en traer el teléfono al Perú, de probar el iPhone X brevemente. De tenerlo entre manos, de verlo en vivo. No esperaba que me sorprendiera tanto.

El iPhone X es el primer gran rediseño del iPhone desde hace 3 años, luego de que Apple lanzara el iPhone 6 y 6 Plus. Si bien cuenta con los mismos componentes internos del iPhone 8 y 8 Plus, trae muchas – necesarias – novedades a los equipos de Apple. No es secreto que, desde el año pasado, compañías como Samsung, HTC o Huawei han superado a Apple en ciertos aspectos del hardware, con mejores pantallas, mejores cámaras, mientras que Apple se ha mantenido con mejoras ligeras, nada revolucionarias. Apple se ha dedicado a mejorar considerablemente el rendimiento de sus teléfonos, colocándose a la vanguardia en cuanto a performance. Pero en pantalla, por ejemplo, no cabe duda que varios teléfonos con Android han sobrepasado a la empresa.

La mejor manera de resumir al iPhone X – ojo: no “X”, sino “diez” – es que se trata de un teléfono que por fin está a la altura de smartphones como el S8, pero con el excelente software de Apple. Por fin un teléfono que compite cara a cara con el de Samsung en términos de pantalla1, en diseño, pero que mantiene todas las cualidades que hacen de iOS el favorito de muchos. Otra manera de definir al iPhone X, es que se trata de la combinación del tamaño, de la ergonomía del iPhone 8 – mucho más manipulable – con la pantalla y espacio que nos da el iPhone 8 Plus.

A pesar de haber probado los mejores teléfonos con pantallas casi sin bordes (bezels, o biseles), como el Note 8, el S8+, el Huawei Mate 10 Pro, igual terminé sorprendido cuando tuve al iPhone X en mis manos. La diferencia con estos otros teléfonos, es que el iPhone X casi no tiene “barbilla” – el famoso chin – en la parte inferior, que hace que se vea mucho mejor.

Ahora, hablemos del “notch”, del cerquillo, del Face ID. Personalmente, luego de verlo y probarlo, no siento que me moleste, realmente. Por qué? Porque no veo a estas secciones a los costados como “parte” de la pantalla, sino como una extensión de la misma. Es decir, está ahí no para efectos prácticos, sino para efectos visuales.Recuerdan los bordes curvos del S8, que Samsung ha puesto para darnos la sensación de que la pantalla continúa? La pantalla a los costados del “notch”, de la parte superior del iPhone, es exactamente lo mismo. Otra analogía: recuerdan los televisores “ambilight” de Phillips, que proyectan luces de colores de acuerdo al contenido, para darnos una mayor sensación de inmersión? Este es el efecto que causa la pantalla. Por eso es que el notch no me molesta.

 >“La pantalla al costado del “notch” está ahí por efectos visuales, más que prácticos. No es, realmente, parte de la pantalla para aprovechar para contenido. Como ocurre con los bordes curvos del S8, por ejemplo.

Ahora, sobre Face ID. El poder desbloquear el teléfono con nuestro rostro me parece mucho, mucho mejor que el lector de huellas dactilares. En el S8 y, ahora, en el Note 8, utilizo desde siempre el desbloqueo con el Iris, que funciona muy bien. Y el Face ID, después de ver todas las demostraciones, parece ser una manera muy práctica de desbloquear el teléfono, mucho más intuitiva que poner nuestro dedo en un lector de huellas dactilares. Y Face ID es uno de los sistemas más precisos, debido a la tecnología que utiliza. Face ID es, en esencia, un “Kinect” en el teléfono. Recuerdan al Kinect? Ese aparato de Microsoft que se utilizaba para ubicar personas en un espacio tridimensional y permitirnos jugar? Pues Apple ha implementado el mismo sistema en la parte frontal del teléfono, proyectando cientos de miles de puntos infrarrojos en nuestro rostro que generan un mapa tridimensional de nuestro rostro, y luego es leído por el sensor infrarrojo. Es una compleja tecnología que le permite al iPhone detectar ligeros cambios en nuestro rostro y aún así identificarnos. Con lentes, con barba, con maquillaje, el iPhone X no tendrá problemas en identificarnos.

Pero bueno, dejemos el resto para la reseña. Mi primera impresión del iPhone X ha sido sumamente positiva. Hasta ayer, estaba casi 100% decidido en irme, este año, por el iPhone 8 Plus. Ahora? Ahora, después de tener al iPhone X entre manos, entiendo por qué muchos han estado esperando por este smartphone. Es, en esencia, lo mejor de ambos teléfonos, en uno. Pero no sólo eso: es también lo mejor que solemos ver en los teléfonos de Android, pero con iOS. Y eso, para muchos, justifica el costo de $1000.

Para mí? Todavía necesito pasar más tiempo con el teléfono para decidir.

  1. La pantalla del iPhone X, por cierto, es hecha por Samsung
No more articles