iPad Pro, tras 2 meses de uso como máquina principal

Hace poco se cumplieron ya dos meses desde que empecé a utilizar al iPad Pro como computadora principal. Esto quiere decir que el 95% de los artículos, incluyendo el proceso de gestación (lluvia de ideas en Trello, drafts y finalmente, redacción en mi app favorita, Ulysses) durante los últimos 2 meses, ha sido realizado con el iPad Pro. El iPad, en pocas palabras, ha reemplazado al resto de computadoras que cumplían la misma tarea. Y lo increíble del proceso, es que me siento mucho más cómodo redactando y elaborando los artículos en el iPad, que en la Macbook, o en mi PC de Escritorio.

 Un día común con el iPad Pro

Por qué sucede esto? El iPad Pro es un dispositivo mucho más portátil y cómodo. Puedo llevarlo conmigo hacia donde sea. Este artículo, por ejemplo, se inició mientras esperaba que terminaran unas tomas de apoyo de unos videos que estamos grabando en conjunto con Toulouse Lautrec (soy Consultor de su carrera de Diseño y Desarrollo para Medios Digitales, denle un vistazo al currículum, es excelente). Luego lo continué en el camino a casa.

Mientras preparaba el almuerzo, el iPad Pro dejó por un momento de ser mi máquina de trabajo para servir como mi reemplazo de TV, mostrándome los videos más recientes de mis suscripciones en YouTube. Durante el almuerzo lo usé como equipo de sonido con Spotify (tiene unos parlantes excelentes!). Post almuerzo, lo utilicé momentáneamente para reposar un poco, jugando un par de juegos: Severed, que es simplemente espectacular, y un poco de estrategia con Door Kickers (si extrañaban el nivel táctico de los clásicos juegos de Rainbox Six, adorarán Door Kickers)

Después de un break (algo prolongado), continué con el artículo, añadiendo algunos detalles extra mientras que, con la opción de multi-tasking, me mantenía informado con noticias (uso Reeder), revisaba mi Facebook Messenger y mi e-mail, entre otras cosas. Para mi, el iPad Pro se ha convertido en la máquina ideal, una capaz de suplir todas las necesidades del día.

Les describo un poco un día común con el iPad Pro, para que vean cómo se trata de una experiencia totalmente diferente. Con una laptop, incluso con ultra-delgadas como la nueva Macbook 12″, siempre pienso dos veces antes de llevarla conmigo (realmente la necesitaré? trabajaré en el tiempo libre si la llevo?). En cambio, con el iPad Pro, al ser tan portátil, tan fácil de llevar a todos lados, y al cumplir tantas funciones (si no la uso para trabajar, probablemente la use para jugar algo en tiempos muertos, o avanzar algún libro que tenga pendiente).

iOS 10 es la clave

“Claro…” me dirán. “Pero todo esto lo puedo hacer con cualquier tablet con Android o Windows”. Pero tras haber probado docenas de tablets con Android en sus diferentes versiones, la experiencia es totalmente diferente. Lamentablemente, las tablets han pasado a ser algo secundario para Google; no existe una verdadera priorización de apps para tablets en Android y por lo tanto, casi todas las apps disponibles para la plataforma son simplemente apps de Android estiradas para ocupar todo el espacio de la pantalla. Las apps no aprovechan el espacio extra, no ofrecen una interfaz diferente que realmente saque el provecho del espacio extra como ocurre en iOS. Basta con ver cómo se comportan las apps de Twitter en ambas plataformas, por ejemplo, para darse cuenta el poco interés de los desarrolladores de mejorar las apps en tablets para Android. No ayuda el hecho de que el mercado de tablets con Android está casi muerto.

Windows 10 es diferente. El problema de este sistema operativo, es que todavía se notan las raíces de un sistema operativo construido inicialmente para estar en una PC de escritorio. Existe una dualidad que hace que sea incómodo, muchas veces, usarlo como tablet. Sin embargo, es definitivamente una mejor opción en tablets que Android.

Pero ninguno de los dos ha conseguido la experiencia de usuario que ofrece el iPad Pro con iOS 10. A pesar de que parezca algo sencillo, la manera que las apps se adaptan para utilizarlas en “Split Screen” o pantalla dividida sin perder funcionalidad, hacen que el iPad se convierta en una verdadera herramienta de trabajo. Puedo tener Ulysses – la app que uso para publicar artículos – abierta ocupando un tercio de la pantalla mientras que YouTube, Safari o Reeder están ocupando los otros 2 tercios. Sí, esto es posible en otras plataformas (y Android 7.0 por fin lo permitirá también), pero ninguna lo implementa de manera tan impecable como lo hace iOS. Esto se debe, nuevamente, a que iOS nació como un sistema operativo móvil, un sistema operativo sencillo, adaptado a interacciones táctiles. Y esto es lo que lo hace diferente a las otras plataformas.

Quizás con Android 7.0 Nougat por fin veremos aplicaciones para tablets de calidad para Android, y quizás veamos tablets poderosas que aprovechen del multi-tasking. Pero ahora, en este momento, el iPad Pro tiene una clara ventaja frente al resto.

El teclado

El teclado del iPad Pro (tengo el Keyboard Case oficial) me parece excelente. El iPad que utilizo es el de 9.7 y, consecuentemente, tiene un teclado más pequeño que un teclado “full size”. Tenía mis dudas al inicio, sobre todo porque las teclas se veían bastante pequeñas. Pero estas dudas desaparecieron en el instante en que empecé a utilizarlo. Me encanta el teclado; no tiene mucho “travel”, es decir, las teclas no descienden mucho ni requieren de demasiada presión, pero yo las encuentro firmes, y muy cómodas para escribir. Diría, incluso, que lo prefiero al teclado de la Macbook Pro, que ahora se siente algo endeble y poco preciso. No supera la experiencia de tipeo de mi Das Keyboard, pero si es bastante cómodo.

La Pantalla

Otra grata sorpresa que me llevé con el iPad Pro de 9.7″, es la excelente pantalla que tiene el dispositivo. Se trata de un LCD que tiene el mismo espacio de color (rango de color) que la industria cinematográfica. La reproducción de tonalidades es espectacular; es, de lejos, la mejor pantalla que he visto en cualquier dispositivo a la fecha.

Otra genialidad que ha sido implementada en el iPad Pro 9.7 (y que esperaba ver en el iPhone 7, pero, lamentablemente, no sucedió), es que Apple ha implementado una tecnología llamada “True Tone”. Esto significa que cuando estamos bajo una iluminación más cálida, la pantalla también presenta el color blanco más cálido en un lugar de azulado, haciendo que la pantalla se vea mejor y no nos canse tanto la vista. Es como si la pantalla, en lugar de estar emitiendo una luz artificial, estuviera reflejando la luz del ambiente; como si se tratara de una hoja de papel.

He notado que gracias a esto, trabajar en el iPad por horas, no cansa la vista como sucede con un monitor convencional. Esto, junto con “Night Shift”, hacen que trabajar, de día o de noche en el iPad Pro, sea un placer.

Lamentablemente, esto lo encontrarán sólo en el iPad Pro de 9.7″. Esperemos que Apple lo implemente pronto en sus Macs, iPhones y otros iPads, pues después de ver esta pantalla, resulta difícil utilizar otras.

Los Parlantes

El iPad Pro es el primer iPad en traer cuatro parlantes estéreo. El motivo? Que podamos sostener al iPad en cualquier orientación, y aún así podremos obtener sonido estéreo, sin importar que esté en vertical u horizontal. Lo que sorprende es la potencia de los parlantes; es la primera vez que uso una tablet que no requiere de parlantes auxiliares para tener un buen sonido. Son muchas la veces en las que he abierto Spotify o Apple Music, sin conectarlo a ningún parlante Bluetooth, para disfrutar de música. Además de volumen, logra reproducir sonidos bajos y medios de manera bastante decente.

Estos parlantes son un excelente complemento a la pantalla cada vez que queremos ver una película por Netflix, por ejemplo.

No, no es un reemplazo a un proyector + home theater, pero para ver algo mientras almorzamos o cenamos, o ver algo antes de dormir, recostados sobre la cama, estos parlantes y la calidad de sonido que obtenemos de ello supera a cualquier laptop o tablet que he probado hasta ahora; es un verdadero centro de entretenimieto.

Qué le falta al iPad Pro?

Ya les comenté cómo el iPad Pro lo he utilizado para elaborar prácticamente todos mis artículos del blog en los últimos 3 meses. Todo, desde la concepción, hasta la toma de fotos (la cámara del iPad Pro es excelente), y edición de las mismas (con Snapseed, Lightroom, VSCO y Over), hacen que el proceso de creación de artículos sea mucho más fluido. Más natural.

La movilidad el iPad Pro me permite crearlos donde sea. Estoy terminando este artículo, que empecé en la grabación de videos en el set de TV de la Toulouse, ahora en un café a tres cuadras de mi casa. Nunca dudo en llevar conmigo al iPad Pro porque sé que, de alguna u otra manera, lo utilizaré.

Pero lo que le falta al iPad Pro, hasta ahora, es una buena manera de editar videos. Una buena aplicación de edición de videos como Final Cut Pro, que me permita generar contenido de videos. Esta es la única limitación, y motivo por el cual aún dependo de mi Macbook Pro, o de la iMac, cada vez que saco un video para mi canal de YouTube (suscríbanse, por cierto!). El poderoso hardware del iPad Pro es capaz de editar video; lo que falta, es una buena aplicación de edición; algo que aún no existe.

Pero esto, me imagino, vendrá con el tiempo. El iPad Pro es el iPad que siempre quise cuando, en Junio del 2010, desempaqué por primera vez el modelo original. Sabía que un dispositivo así tenía la capacidad de transformar la manera en la que trabajábamos, de por fin liberarnos de dispositivos pesados, de darnos la opción de ser productivos desde donde sea. El iPad Pro es una verdadera herramienta de trabajo y, en mi caso, se ha convertido en un reemplazo casi completo de mi laptop.

No hay dispositivo más versátil, más completo, y sobre todo, que encaje tan bien en mi flujo de trabajo.

  • Jaime Mena

    hola,Arturo y un pantalla UHD 4K? y porque no la pantalla mas grande? y que tal el rendimiento de la bateria?

    • La batería es excelente, puedo trabajar tranquilamente TODO el día, y terminar el día con 30-40%; iOS está mucho mejor optimizado y el procesador A9X consume menos energía que los de Intel.

      El motivo por el cual me fui por el de 9.7, es que siempre estoy buscando el balance entre usabilidad y portabilidad. El de 12.9 se veía tentador, pero me di cuenta que limitaría los lugares a los que lo llevaría. Y siendo uno de los factores principales de mi salto al iPad el hecho de que quería llevarlo conmigo a todos lados, sin cuestionar nunca si valía la pena o no llevarlo, creo que nunca me cuestioné, realmente, entre ambos.

      • Jaime Mena

        Gracias

  • Carlos Herrera

    Hola Arturo! Justo estoy pensando o comprarme una Laptop nueva o un iPad Pro. Quería saber si para usar Office (Excel, Word y Power Point) se puede trabajar en el iPad? Ahí se tiene que hacer algun pago con Office?

    • No es necesario hacer un pago por Office siempre y cuando te compres el iPad Pro de 9.7; Microsoft tiene una extraña política en donde tablets de menos de 10″ no deben pagar por Office 365.

      Igual las apps de Office para iOS son bastante potentes, pero hay ciertas funciones (y fórmulas de Excel) que aún no están totalmente disponibles en iOS. Si necesitas un uso básico / intermedio de Office, la versión de iOS es genial.

  • nhoz

    Hola Arturo, si soy un usuario que solamente consume contenido y el único trabajo serio que hago es excel ¿qué me estoy perdiendo si elijo un iPad Pro en lugar de una laptop?

  • Diego

    ¿Y tiene alguna opción para conectarse a un fileserver de la oficina? ¿Usas algún mouse?