Video completo con todas las características

Una de las preguntas que recibo con mayor frecuencia está relacionada a qué teléfono comprar. Y muchas veces, esa pregunta está asociada con el iPhone de momento (iPhone X, iPhone 7, etcétera) o un teléfono con Android, como el Huawei P20, el Galaxy Note 9, entre otros. El problema es que esta pregunta está asociada usualmente al hardware del equipo, cuando en realidad, es con el software, con el sistema operativo y sus apps, donde estaremos pasando más tiempo. Por lo tanto, antes de decidirse por un equipo nuevo, realmente tenemos que preguntarnos: queremos usar iOS? O queremos usar Android? Hoy, en el video y artículo que lo acompaña, quería dejarles mi punto de vista sobre cómo están las cosas para ambos sistemas operativos.

Un poco de background

Yo uso iOS (en ese entonces, iPhone OS), desde el primer iPhone, aquel que no llegó a Latinoamérica – pero igual conseguí – y que ni siquiera podía conectarse a redes 3G. A Android empecé a usarlo un poco después de manera constante, con el Motorola Milestone como mi primer teléfono regular con Android, que venía con Android 2.2 (Froyo). Desde entonces, siempre he tenido a ambas plataformas conmigo; con el iPhone del momento, y un teléfono con Android. Si no es un teléfono que estoy reseñando, suelo colocar mi SIM Card en mi teléfono favorito del momento (por ahora, el P20 Pro; su cámara es insuperable). Así que estoy ampliamente familiarizado con ambas plataformas. Ya hice un tour de mis apps en Android:

Las mejores apps para Android

Y también en iOS:

Mis apps favoritas en iOS

A lo que voy, es: Me encantan ambas plataformas. Tengo la suerte de poder utilizar ambas a diario así que puedo darles mi perspectiva, la de un usuario que puede comparar las ventajas y desventajas de cada una de las dos plataformas. Y eso es exactamente lo que vamos a hacer hoy.

Ventajas de iOS vs Android

“simplemente, funciona”.

Esa frase resume básicamente lo que es usar un iPhone, o iOS como sistema operativo. “Simplemente, funciona”. Cliché? Quizás. Cierto? Definitivamente. Algo que podemos notar en el desarrollo del iPhone, comparándolo con Android, es el acercamiento que ambos han tenido en cuanto al sistema operativo. El iPhone, cuando se lanzó, ni siquiera era denominado “smart” por la gran mayoría de personas pues carecía de muchísimas cosas. La posibilidad de instalar apps, por ejemplo (vino al año siguiente de su debut, con el iPhone 3G); o el contar con un editor de texto, o una app de agenda completa. El iPhone se lanzó con lo mínimo necesario, pero cada app, cada rincón de la interfaz, funcionaba mejor que cualquier otro  teléfono del mercado. Y esta es la filosofía que se ha tratado de mantener con el paso de los años. iOS suele tardar en implementar funciones, cosas que otros teléfonos tienen hace años, pero cuando lo implementan, es porque ha pasado una serie de pruebas y ha sido implementado de la manera ideal. Como el multi-tasking, por ejemplo. Algo que Android tuvo desde su concepción, pero que hasta ahora, sigue siendo problemático (con apps que se aprovechan de esto y se mantienen en ejecución, causando un excesivo consumo de batería), recién fue implementado en iOS mucho después. Pero con restricciones tales, que no tuvieron un impacto negativo en la batería. iOS es, de por sí, mucho menos personalizable. No podemos definir apps para reemplazar las que vienen por defecto, en el caso del navegador, por ejemplo, pero a la vez, funciona tan bien, que casi nadie va a querer cambiarla. Pero el nivel de detalle y cuidado que se tiene  para implementar cada función, hace que sea una experiencia bastante placentera. 

Actualizaciones y valor de reventa

Otro punto a favor de iOS, es el soporte que Apple brinda a sus dispositivos con el paso del tiempo. Como sólo existe un fabricante de dispositivos con iOS, y Apple sólo vende productos de gama alta (no hay iPhone de $100 o $200, a menos que sean modelos antiguos, que en su época fueron de gama alta), es mucho más fácil para la empresa mantener a sus teléfonos actualizados. Basta con tomar la más reciente actualización, iOS 12, para darnos cuenta del contraste que existe con plataformas rivales:

El iPhone 5S, lanzado hace 5 años atrás, recibirá la actualización al sistema operativo actual (iOS 12), cuando sea lanzado. 

Piensen en ello por un momento. Un teléfono del  2013 sigue recibiendo actualizaciones en el 2018. Y este teléfono, sobre todo usuarios que no exigen demasiado, sigue siendo más que capaz de correr todas las apps necesarias de mensajería y redes sociales, además de YouTube. Contrasten esto con otros teléfonos lanzados con Android en el 2013, como el Galaxy Note 3, el LG G2, el HTC One, el Motorola Moto X, el Nexus 5, o el Nokia Lumia 1020. Cuántos de estos teléfonos siguen siendo actualizados hoy en día? Pues ninguno. Muchos teléfonos con Android no reciben actualizaciones jamás (ejem LG ejem), y nos tenemos que considerar afortunados si es que recibimos una versión adicional del sistema operativo. Esto está cambiando, por suerte, para Android, pero aún no hay garantías de tener un teléfono actualizado. Esto, por supuesto, trae graves riesgos de seguridad, pero es algo que no comentaremos en este artículo

Esto ayuda también al valor de reventa del iPhone. Usualmente, si tenemos al iPhone bien conservado, y debido a que podemos seguir utilizándolo por años, podemos tranquilamente vender un iPhone al año siguiente al 70-80% del precio que pagamos y no tendremos problema en venderlo.  No podemos decir lo mismo de la mayoría de teléfonos con Android, que suelen perder el valor rápidamente debido al casi inmediato abandono de sus fabricantes, lo que hace al iPhone una mejor inversión.

Mejores Apps, más Accesorios

Debido, nuevamente, a que tenemos un único fabricante de iPhones, y un número bastante limitado de teléfonos cada año, los desarrolladores tienen que lidiar con menos variables cuando se crea una app. No se tienen que preocupar, por ejemplo, de una enorme variedad de resoluciones de pantalla, de teléfonos con versiones antiguas del sistema operativo porque no pueden ser actualizados, de miles de combinaciones posibles de procesador, almacenamiento y más. Un desarrollador de iOS simplemente tiene que pensar en una cantidad mínima de variables, lo que hace el proceso de desarrollo mucho más veloz y eficiente. Es por esto que muchas de las apps más populares, como Instagram, Twitter, Facebook, funcionan mejor en iOS. Incluso apps de la misma Google  – que desarrolla Android, el sistema operativo competidor – suelen ofrecer funciones nuevas primero en iOS, como el “Dark Mode” de YouTube. Esto no es una ley universal y hay apps que funcionan mejor en Android, por supuesto, pero en la gran mayoría de casos, iOS suele tener la mejor calidad de apps

Y si juegan, la mayoría de juegos está disponible primero en iOS. Fortnite está hace meses en en App Store, compatible con teléfonos de hace 3 años, mientras que en Android, se lanzará recién como un título exclusivo para Samsung por 4 meses (!), hasta estar disponible, por fin, a fin de año para todos.

 El tener menos teléfonos y mantener, casi siempre, un diseño parecido un par de años en promedio, hace que el conseguir accesorios sea mucho más sencillo. Cosas como Cases, estuches con batería, parlantes, adaptadores para auto y más, abundan para iPhones, mientras que encontrar uno de calidad y que se vea bien para teléfonos con Android (sobre todo los menos populares) es a veces, una odisea. Fabricantes grandes como Samsung o Huawei no tienen este problema, pero buena suerte encontrando un estuche para este HTC U11.

Estas, creo yo, son las principales ventajas de iOS por sobre Android.    Ahora veamos el otro lado de la tortilla!

Ventajas de Android vs iOS

Más opciones de elección, más variedad de precios

Esta es la gran fortaleza de Android. Al ser un sistema operativo que está disponible para más fabricantes, esto significa que podemos encontrar mayor variedad en los teléfonos. Necesitan un teléfono con teclado físico? Pues ahí tenemos al Blackberry KeyOne (el lanzado Key2). Un teléfono con la mejor experiencia multimedia? Para eso existe el S9, con la mejor pantalla del mercado. Toman notas constantemente? El Note 9  y su S-Pen son imbatibles. Toman muchas fotos? No hay ningún teléfono en el mercado – en Android o iOS – , que supere la calidad de fotos que toma el P20 Pro.

Y esto también se traduce a cierta variedad en el software. Cada fabricante adapta a Android de acuerdo a sus necesidades, mejorando muchas veces lo que Google ofrece. Samsung, por ejemplo, ofreció la opción de correr dos apps en simultáneo (una en la parte superior de la pantalla, otra en la parte inferior) muchísimo antes de que Google lo implementara en Android por defecto. La pantalla en “Stand By” de los teléfonos de Motorola (Moto Display) sigue siendo más útil que la que vemos en Android.  Es por eso que muchas veces, terminamos acostumbrándonos a cierta variante de Android creada por un fabricante. Imagínense al Android de Google como la “receta básica” de Lomo Saltado, donde cada fabricante lanza su versión, mejorándolo con sus propios ingredientes, y tendrán una buena idea de cómo es que funciona Android en general para estos fabricantes.

Esto también se traduce en una gran variedad de precios para los equipos. En iOS, estamos obligados a comprar un teléfono de gama alta si queremos el equipo del año. En Android? Tenemos teléfonos en todo rango de precio, como el excelentísimo Moto G6 Plus que ofrece quizás el 90% de los teléfonos de gama alta, a la mitad de precio.

Más Personalización y Acceso al Sistema

Esto es también bastante claro. No les gusta Chrome como navegador (guácala)? Instalen Brave, Samsung Internet Browser, Firefox, Microsoft Edge. Detestan Gmail? Prueben Astrobot, Outlook. No les gusta el Launcher? Usen Microsoft Launcher, Nova, Action Launcher. Detestan los iconos? Instalen un pack de iconos y cambien el look de su teléfono por completo. Prefieren tener un escritorio libre de iconos? Pónganlos en el App Drawer. Llenen el homescreen de Widgets. Hagan lo que quieran.

Android nos da la libertad de hacer al teléfono realmente nuestro gracias a este nivel de personalización

Android también nos da un acceso mucho más completo al teléfono, similar a lo que esperaríamos de una computadora. Basta con descargar un explorador de archivos (mi favorito: Solid Explorer) para tener acceso a todas las carpetas del teléfono, como si se tratara de Windows o MacOS. En iOS cada app tiene un acceso restringido a sus propios archivos y un acceso más “universal” bajo “Files”, pero esto recién ha sido implementado en iOS 10 y pocas apps lo usan. Esto significa que trabajar en el mismo archivo con múltiples apps puede ser un dolor de cabeza. En Android no. Basta con simplemente navegar a la carpeta en donde está el archivo, y podemos empezar a trabajarlo al instante.

Otra cosa donde me parece que Android destaca, es en la compatibilidad con accesorios. Puedo conectar mi micrófono USB (via un adaptador USB – C) y utilizarlo sin problemas para grabar podcasts desde Android. Puedo conectar discos duros, lectores de tarjetas de memoria, adaptadores Ethernet, y funcionarán. En iOS esto es un dolor de cabeza, pues necesitamos un adaptador Lightning a USB que requiere estar conectado a un toma-corriente (si, leyeron bien) para poder funcionar. De la misma manera, muchos teléfonos con Android ofrecen un lector de tarjetas SD incorporado, lo cual ayuda bastante en esta era de videos en 4K y HFR (high frame rate). En iOS estamos limitados al almacenamiento interno del equipo. Este ha mejorado, por supuesto (antes Apple vendía teléfonos con 16 GBs de almacenamiento, que no alcanzaba para nada, y ahora el mínimo es 64 GBs), pero no podemos expandirlo de ninguna manera.

iOS vs Android. Vale la pena cambiar?

Teniendo todo esto en cuenta… vale la pena cambiar? Yo creo, personalmente, que la experiencia final de ambas plataformas es bastante similar en ambos casos. Por eso es que este artículo se ha concentrado en las ventajas que tanto Android como iOS ofrecen. 

Si no están felices con sus teléfonos actuales, cuestiónense, primero, por qué es que no están satisfechos. La cámara no toma las fotos que esperaban? O el teléfono se ha puesto demasiado lento? Pero a la vez, disfrutan de la variedad de apps que tienen? Si la repuesta a ello tiene que ver a cómo el sistema operativo se comporta (no encuentran los archivos, el la batería del teléfono es irregular – buena un día, pésima al día siguiente -, no les gusta no poder reordenar sus iconos a gusto o no poder compartir fácilmente archivos), entonces ahí es donde deberían considerar cambiarse de iOS a Android, o de Android a iOS. No es algo que recomiendo para la gran mayoría, sin embargo, pues ambos sistemas operativos son bastante capaces y el hecho de haber pasado años con un sistema operativo, significa que tendremos que pasar días, semanas, o meses, re-acostumbrándonos a hacer cosas básicas. 

Tengan en cuenta algo: la mayoría de apps populares, las de Google (Gmail, YouTube, Maps, Google Photos), Facebook, Instagram, están en ambas plataformas y por lo general, funcionan casi igual. 

Por eso, antes de considerar cambiar de plataforma, consideren cambiar de teléfono dentro de la misma plataforma. No están felices con la calidad de fotos que tienen? Prueben el P20 o P20 Pro. Quieren la mejor pantalla? Vayan por el Note 9. En el caso del iPhone, si están con un modelo anterior, consideren cambiarlo por un modelo nuevo. Y si están con un modelo nuevo (como el iPhone X) y no están contentos, pues ahí si valdría la pena considerar un “switch” de plataforma. Pero tengan en cuenta que ambos sistemas operativos, si bien comparten similitudes y nos permiten alcanzar los mismos objetivos, la manera en la que conseguimos dichos objetivos puede variar significativamente.

Yo? Personalmente, soy feliz con ambas plataformas. Hay cosas que hago en Android que me tomarían una eternidad en iOS, y lo mismo ocurre con otras tareas que en iOS me toman un santiamén, pero que en Android son todo un dolor de cabeza. Tengo la suerte de no tener que elegir, y la verdad, llevo tantos años con las dos plataformas, que no podría separarme de ninguna.  

Y la verdad, es algo que ustedes también podrían considerar. Hoy en día vemos tal nivel en teléfonos de gama media en Android, y los teléfonos de Apple se mantienen funcionando por tantos años, que no hay razón por la cual deberían comprar un tope de gama del año, sin por el mismo precio, pueden comprar dos teléfono y usarlos lado a lado.