1579

Este ingenioso reloj, creado por Zelf Koelman del Eindhoven University of Technology parece mezclar la idea de ver la hora, con un test de Rorschach. Apodado “Ferrolic”, el diseño partió por una fuerte fascinación por el “mágico” material de los ferro-fluídos.

Debido a su naturaleza impredecible, el aspecto de la atracción magnética causada por este material da la sensación o referencia de un “material vivo”, por cómo actúa

[gfycat data_id=”RewardingRedChameleon” data_autoplay=true]

 

Aquí un video con mayor detalle:

Según Koelman:

Hace unos años me enamoré de las mágicas características de un pequeño “blob” en una botella. Uno podía manipular la posición y forma de una gota flotante de Ferro Fluído con un imán. Las dinámicas y forma de este cuerpo líquido se asemejaban bastante a una entidad con vida. Decidí permitir que esta entidad viva su propia vida y tenga una función. Un año de investigación e ingeniería eventualmente resultaron en Ferrolic.

Y sí, pueden comprar los primeros prototipos (de los cuales existen 24), por el precio de 7,500 Euro, desde aquí