A ellos no les bastó con comprarse sus lentes, treparse a un auto, subir a una montaña y apreciar el eclipse solar. No. Tuvieron que subirse a una avioneta, el primero de agosto de 2008, y capturar este eclipse solar total, visto desde el ártico canadiense, a 27,000 pies de altura.

Y por este video, se lo agradecemos.

 

 

via gizmodo

  • O_o! muy bueno! cómo nadie se le ocurrió algo así? (de paso que volando en contra.. el eclipse se desarrolla un poco más rápido)

  • Christian

    ke alucinante…