DSC00835Huawei está fortaleciendo su presencia en el mercado con el paso de los años. Este año no sólo nos presentó a su poderoso Mate 7 a inicios del año, sino también incursionó en el mercado de gama media con el P8 Lite, en un intento de competir directamente con el Moto G.

El teléfono que tuve la oportunidad de probar en esta oportunidad,fue su abanderado, el Huawei P8, sucesor directo del P7.

Con el P8, tenemos un teléfono que cumple con todos los “checks” que podemos esperar en un teléfono de gama alta: tenemos un muy buen performance, 3 GBs de RAM para poder saltar entre múltiples apps sin que estas tengan que carga nuevamente desde cero, y una cámara de 13 megapixeles con algunos modos únicos de fotografía.

No ofrece nada realmente innovador, pero sí un paquete bastante sólido que lo hacen una digna alternativa de smartphone, sobre todo porque lo podemos encontrar a un precio mucho más cómodo que la mayoría de smartphones de gama alta. Es, pues, un equipo que ofrece un rendimiento y características que tranquilamente pueden competir contra los “flagships” de otras marcas como Samsung, LG, a un precio mucho menor

 

Características Técnicas

DSC00837

 Características Huawei P8
CPUKirin Octa-Core (2 / 1.5 Ghz)
Pantalla 5.2” Full HD (1920×1080)
Cámara 13 MPx trasera, 8 MPx frontal
Memoria 3 GBs
 Almacenamiento16 / 64 GBs, MicroSD
Batería 2680 mAh, no removible
Dimensiones 144.9 x 72.1 x 6.4 mm
Peso144 gr
 Extras Flash Duo-Tono, sensor de nudillos

Diseño

DSC08676

El Huawei P8 mantiene un diseño similar al P8 Lite, pero reemplaza todo el plástico utilizado en ese modelo, por vidrio y metal. Como resultado, tenemos un teléfono bastante rectangular pero que, gracias a los bordes redondeados, resulta cómodo de sostener.

DSC00841

El modelo que reseñamos venía en dos todos: blanco por delante, color “champagne” en la parte trasera y costados. La parte trasera y costados está hecha en aluminio, y por delante, tenemos Gorilla Glass 3. En la mano derecha tenemos los botones de Volumen y Power, con los slots para un nano-SIM y una tarjeta microSD en el mismo lado. El teléfono resulta ser bastante delgado, con 6.4mm de grosor solamente.

DSC08678

Particularmente, el diseño del teléfono no me pareció nada especial, sino más bien, un P8 Lite con mejores materiales de por medio. La pantalla también tiene notorios bordes negros alrededor de la misma, como una suerte de marco, que le quita un poco el atractivo. Personalmente, prefiero aún el look y materiales usados en el P7 del año pasado.

Pantalla

DSC08671

La pantalla se ve muy bien, incluso bajo el sol. Es brillante, clara, nítida, y gracias a algunas implementaciones de software por parte del EMUI (Emotion UI, modificaciones a Android por parte de Huawei), podemos jugar con variaciones de color de temperatura para ajustarlo a nuestro gusto.

Algo que no me gustó y que ya mencioné en el punto anterior, es que la pantalla está rodeada por unos bordes negros alrededor de la misma. Pero aparte de esto, no tengo otra queja; se ve sumamente bien, y no tiene nada que envidiarle a pantallas Quad HD. Quizás no con el mismo nivel de saturación de colores a los que un panel AMOLED nos tiene acostumbrados, pero no sí tiene buenos ángulos de visibilidad, y buena reproducción natural de tonos.

Cámara

DSC08670

Como cámara, tenemos una de 13 megapixeles principal que cuenta con un lente f/2 y estabilización óptica de imagen. Se trata de un sensor desarrollado por Sony, y que, gracias a la implementación de OIS, puede tomar muy buenas fotos incluso bajo poca luz.

El software de la cámara es bastante versátil, ofreciéndonos varios modos de captura, incluyendo un modo “Burst” que captura gran cantidad de fotos en determinado momento, dejándonos elegir la mejor luego; un modo HDR; otro modo “All Focus” que nos deja cambiar el enfoque luego de haber tomado la foto.

DSC08665

Los modos más originales? Los “Super Night” y “Light Painting”. Uno de los aspectos más promocionados del equipo, es que podemos “pintar con luz” si es que lo sostenemos en un trípode. Y el modo “Super Night” utiliza la misma técnica, pero para conseguir escenas de noche limpias de ruido, y con interesantes efectos en el agua. Ambos efectos se consiguen gracias a que la cámara del P8 es capaz de mantener el lente abierto por varios segundos; es decir, conseguir una exposición de 10 o más segundos. Al hacer esto, deja que el sensor de la cámara continúe recibiendo luz y, por lo tanto, consiga capturar imágenes que serían imposibles en otros teléfonos. Y déjenme decirles que funciona bastante bien. Si, el “Light Painting” es entretenido por unos 10 minutos y nada más. Pero la posibilidad de capturar paisajes nocturnos sin ruido con el smartphone hacen que sea un modo de captura notable. Incluso sin activar este modo de Super Night, el rendimiento nocturno de la cámara del P8 es notable, gracias a la estabilización óptica de imagen

Por otro lado, tenemos también una cámara frontal de 8 megapixeles, y un lente angular de 26mm que funciona bastante bien para el uso que todos le damos a las cámaras frontales hoy en día: tomarnos selfies. Huawei nuevamente implemente el modo “Beauty Face” que borra en tiempo real imperfecciones faciales como manchas o arrugas.

Fotos de ejemplo:

 Rendimiento y Batería (Autonomía)

DSC00844

El Huawei P7 presentó algunos problemas de autonomía y rendimiento, atribuidos principalmente al procesador Kirin 920 – manufacturado por Huawei. Tareas que resultaban demasiado demandantes, terminaban por aniquilar la batería del P7, además de hacer que el teléfono se sintiera lento.

En el P8, tenemos una nueva versión del Kirin, el 930, que mejora considerablemente el rendimiento del teléfono. No alcanza el nivel de performance que ofrece el S6 Edge con su procesador Exynos, pero ofrece un performance lo suficientemente bueno para correr cualquier juego, app que probé.

Lo mejor de todo, es que la batería ha mejorado considerablemente frente al P7. A pesar de ser de sólo 2680 mAh, la mayoría de días terminaba con 30%–40% de batería restante, incluso con mi uso intensivo.

 

Software

Huawei viene con EMUI, o EmotionUI 3.1. Esta versión de su modfiicación de Android sigue el proceso de quitar algunas de las modificaciones y cambios, dándonos, quizás, la versión más “limpia” de Android que ha hecho Huawei a la fecha.

Afortunadamente, a pesar de los diversos cambios visuales que vemos en el P8, el rendimiento del equipo se mantiene, y el sistema operativo no se siente tan pesado como, por ejemplo, sucede con los smartphones de Samsung y su terrible TouchWiz.

No soy muy fan de EMUI, y menos de las infrecuentes actualizaciones que Huawei parece realizar a sus smartphones. El P7, por ejemplo, sigue estancado aún en Android 4.4. Y el P8 está en Android 5.0. Si están buscando una experiencia de Android puro, o actualizaciones frecuentes, ignoren al P8.

EMUI tiene buenas cosas que siempre destaco, como su panel de notificaciones que me sigue gustando más que el del Android “puro”, y los avisos de rendimiento para cerrar aplicaciones que están consumiendo recursos innecesariamente.

 

Conclusión: Un excelente teléfono a un precio muy razonable.

DSC00840

 

Huawei nos demuestra, con el P8, que no es necesario gastar una millonada para obtener un decente teléfono de gama alta. Tal y como mencionamos en el comienzo de la reseña: quizás no tenga el procesador más veloz, la pantalla con más pixeles, pero lo que el P8 ofrece, es una experiencia bastante sólida en general.

Si pueden conseguirlo a un buen precio con sus respectivas operadoras, el Huawei P8 es una muy buena opción.